La fie­bre por el mandarín in­va­de Cos­ta Ri­ca

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Jo­sé Me­lén­dez

Una epi­de­mia asiá­ti­ca arre­me­te so­bre Cos­ta Ri­ca y, co­mo gran mo­da del si­glo XXI, pe­ne­tra en los ce­re­bros de in­fan­tes, estudiantes uni­ver­si­ta­rios, jó­ve­nes eje­cu­ti­vas, ve­te­ra­nos em­pre­sa­rios, apren­di­ces de di­plo­ma­cia y una lar­go lis­ta de “víc­ti­mas”: la fie­bre por apren­der mandarín, el idio­ma de China.

Los cos­ta­rri­cen­ses ob­ser­van que el des­em­bar­co eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de China en Cos­ta Ri­ca arras­tra al mandarín, cla­ve pa­ra con­cer­tar ne­go­cios y sin in­ter­me­dia­rios. Al ser de com­pli­ca­do apren­di­za­je, es pre­fe­ri­ble apren­der­lo des­de temprana edad. “Te­ne­mos alum­nos de sie­te años en ade­lan­te”, afir­mó Mi­ke Kuo, na­ci­do en Tai­wán, ra­di­ca­do ha­ce 22 años en Cos­ta Ri­ca y pro­fe­sor de mandarín del Ins­ti­tu­to Orien­tal Con­fu­cio, de es­ta ciu­dad. “Es más fá­cil sen­tar­se a ne­go­ciar con un chino en mandarín”, di­jo a Di­ne­ro, al in­for­mar que el ins­ti­tu­to tie­ne 180 estudiantes, la ma­yo­ría eje­cu­ti­vos de firmas pri­va­das y em­plea­dos del Go­bierno.

“Nos sen­ti­mos más en con­fian­za y más en fa­mi­lia al ne­go­ciar con mandarín. Es más fá­cil, tam­po­co in­dis­pen­sa­ble”, con­fir­mó el em­pre­sa­rio chino Wu Chon Li, ge­ren­te de Wenz­hou Zun­bao Lock (que ex­por­ta lla­vi­nes), en otra entrevista en una re­cien­te “cum­bre em­pre­sa­rial” en­tre China y Cos­ta Ri­ca.

“Los ne­go­cios con China se van a ha­cer en mandarín”, co­men­tó Mó­ni­ca Bar­que­ro, quien a sus 20 años com­bi­na es­tu­dios en ad­mi­nis­tra­ción y comercio ex­te­rior con los de prin­ci­pian­te en chino en una es­cue­la pri­va­da, a la que pa­ga 67 dó­la­res al mes. “En tres años, uno que­da en un ni­vel pa­ra po­der en­ta­blar bien una con­ver­sa­ción de ne­go­cios”, di­jo. Las lec­cio­nes se ofre­cen en cen­tros pri­va­dos y pú­bli­cos, en especial en las prin­ci­pa­les ca­sas es­ta­ta­les de edu­ca­ción su­pe­rior.

La ava­lan­cha china arre­ció a fi­nes del si­glo XX, pe­ro el comercio cho­có con una tra­ba política: por dé­ca­das, Cos­ta Ri­ca man­tu­vo la­zos di­plo­má­ti­cos con Tai­wán, ca­li­fi­ca­da por Pe­kín co­mo pro­vin­cia re­ne­ga­da des­de el año 1949.

En el 2007, San Jo­sé rom­pió con Tai­péi y res­ta­ble­ció ne­xos con Pe­kín. China ya era en­ton­ces el quin­to so­cio co­mer­cial de Cos­ta Ri­ca. En di­ciem­bre del 2010, con un in­ter­cam­bio que su­peró los mil mi­llo­nes de dó­la­res, se con­so­li­dó co­mo el se­gun­do, pre­ce­di­do por Es­ta­dos Uni­dos. En el 2010, am­bas na­cio­nes fir­ma­ron un tra­ta­do de li­bre comercio que en­tra­ría en vi­gen­cia es­te año y re­afir­ma a Cos­ta Ri­ca co­mo no­veno so­cio eco­nó­mi­co de Pe­kín en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

Con unos 300 mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes al año, hay 75 em­pre­sas cos­ta­rri­cen­ses que ven­den 170 pro­duc­tos di­fe­ren­tes a China, co­mo compu­tado­ras, par­tes de compu­tado­ra, cue­ros, en­chu­fes, co­nec­to­res eléc­tri­cos, lám­pa­ras, ma­de­ras, ca­fé, li­co­res de ca­fé, cer­ve­za, car­nes de res, cer­do y po­llo, lác­teos, ver­du­ras, fru­tas o plan­tas or­na­men­ta­les. Las ex­por­ta­cio­nes chi­nas van des­de ro­pa, au­to­mó­vi­les y mo­to­ci­cle­tas has­ta ju­gue­tes, re­fri­ge­ra­do­res o co­ci­nas.

Cos­ta Ri­ca se re­afir­ma co­mo no­veno so­cio eco­nó­mi­co de Pe­kín en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be

“El co­no­ci­mien­to del mandarín es im­por­tan­te pa­ra es­ta­ble­cer ne­go­cia­cio­nes”, de­cla­ró la mi­nis­tra cos­ta­rri­cen­se de Comercio Ex­te­rior, Ana­be­lle Gon­zá­lez, a Di­ne­ro. “He vis­to a gran nú­me­ro de jó­ve­nes cos­ta­rri­cen­ses apren­dien­do mandarín en China, ha­cien­do pa­san­tías, y aquí en Cos­ta Ri­ca. Es una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que los mu­cha­chos van a te­ner el día de ma­ña­na”, aña­dió.

An­te la ne­ce­si­dad de re­for­zar sus ser­vi­cios a in­ver­sio­nis­tas de am­bos paí­ses, el cos­ta­rri­cen­se Kurt Niehaus, de Niehaus Aso­cia­dos, en­vió el año pa­sa­do a vi­vir a China a una de sus abo­ga­das, pa­ra que apren­da mandarín y asi­mi­le cos­tum­bres. Nin­gu­na es­tra­te­gia me­jor que po­der­se co­mu­ni­car con más efi­cien­cia en chino, en per­so­na o me­dian­te el co­rreo elec­tró­ni­co”, co­men­tó. “Es un va­lor aña­di­do”, in­sis­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.