El May­fair catalán

Los Tus­quets-Trias de Bes: una sa­ga de ban­que­ros, es­cri­to­res, ar­tis­tas, ar­qui­tec­tos y edi­to­res

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Cuen­tan que el himno del Con­gre­so Eu­ca­rís­ti­co de 1952 (“... de ro­di­llas, Se­ñor, an­te el Sa­gra­rio...”) era un can­to go­zo­so, a pe­sar de to­do. Así so­nó el día de su ce­re­mo­nia de clau­su­ra, en bo­ca de la grey ca­tó­li­ca bar­ce­lo­ne­sa reuni­da en el cru­ce de Dia­go­nal con la ave­ni­da de la Vic­to­ria (la ac­tual Pe­dral­bes) y así de­bió tro­nar, muy cer­ca de allí, en la azo­tea del pa­la­ce­te Aba­dal, una jo­ya del nou­cen­tis­me, obra de Adolf Flo­ren­sa, el au­tor in­dis­cu­ti­ble del Ca­sal del Met­ge o de las ca­sas Cam­bó de Via Laie­ta­na. Hoy, el pa­la­ce­te, se­de del Ban­co Mediolanum, es el mis­mo aun­que su azo­tea, aho­ga­da por el zum­bi­do per­ma­nen­te del caos cir­cu­la­to­rio, ya no es­tá tan so­la; a su la­do, tie­ne un pris­ma de cris­tal oscuro y bri­llo dia­man­tino do­ta­do de un tra­ga­luz cen­tral que alum­bra con ra­yos so­la­res el pa­tio de ope­ra­cio­nes de la en­ti­dad de cré­di­to, al es­ti­lo de los hed­ge funds de May­fair, el ba­rrio lon­di­nen­se de los ex­clu­si­vos miem­bros del círcu­lo de Gi­ne­bra. El pre­si­den­te del ban­co en Es­pa­ña, Car­les Tus­quets i Trias de Bes, ha ten­di­do un puen­te mi­rí­fi­co en­tre la al­ta Dia­go­nal de Bar­ce­lo­na y la bru­mo­sa ciu­dad mi­la­ne­sa de Ba­si­glio, se­de de su ca­sa ma­triz, Mediolanum, el ho­gar de sus fun­da­do­res, los Do­ris ( Mas­si­mo

El pre­si­den­te de Mediolanum en Es­pa­ña fun­dó su an­te­ce­den­te, Fi­banc, y ha reac­ti­va­do el ne­go­cio de la mano del gru­po ita­liano Do­ris fue el con­se­je­ro de­le­ga­do de Fi­banc) y un han­gar de su se­gun­do ac­cio­nis­ta, el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Silvio Ber­lus­co­ni.

Tus­quets le ven­dió a los Do­ris y al pa­trón del AC Mi­lan sus ac­cio­nes de Fi­banc (la fi­cha an­te­rior del ban­co) sin per­der el ric­tus es­ta­tu­ta­rio ni la va­ra de man- do; fue ha­ce va­rios años, an­tes de que se pro­du­je­ra la cre­pi­ta­ción eró­ti­ca de Il Ca­va­lie­re. Su abue­lo pa­terno, Fran­cesc Tus­quets Prats, ven­dió en los 50 la Ban­ca Tus­quets al San­tan­der de Emi­lio Bo­tín y Saéz de Sau­tuo­la, cuan­do el gru­po de ori­gen cán­ta­bro de­ci­dió que que­ría te­ner clien­tes ca­ta­la­nes y se dio cuen­ta de que só­lo po­día su­pe­rar la es­tre­chez re­gu­la­to­ria de aque­llos años ad­qui­rien­do fi­chas lo­ca­les. La Ban­ca Tus­quets ha­bía si­do fun­da­da en 1899, el mis­mo año de la crea­ción del FC Bar­ce­lo­na, obra de

Tus­quets ven­dió a los gru­pos ita­lia­nos de los Do­ris y de Silvio Ber­lus­co­ni sus ac­cio­nes de Fi­banc

Joan Gam­per y, cu­rio­sa­men­te, la en­ti­dad y el club han vi­vi­do coin­ci­den­cias re­mar­ca­bles. Des­pués de que el San­tan­der se hi­cie­ra con el con­trol de la ca­sa de cré­di­to fa­mi­liar, el ban­co de los Bo­tín fi­nan­ció la cons­truc­ción del Camp Nou ba­jo la pre­si­den­cia de Fran­cis­co Mi­ró Sans y, ca­si 30 años des­pués, Car­les Tus­quets, desem­pe­ñó el car­go de te­so­re­ro y pre­si­den­te de la co­mi­sión eco­nó­mi­ca del Ba­rça, en la pri­me­ra eta­pa de Jo­sep Lluís Nú­ñez. Des­de aque­lla ins­tan­cia, el pre­si­den­te de Mediolanum di­se­ñó una so­fis­ti­ca­da ope­ra­ción que apro­ve­chó la emi­sión de bo­nos ex­te­rio­res de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na pa­ra fi­char a Maradona por la mi­tad del va­lor del con­tra­to y or­ques­tó la fi­nan­cia­ción de la ter­ce­ra gra­de­ría del es­ta­dio, a tra­vés de un cré­di­to sin­di­ca­do. La vi­da fut­bo­lís­ti­ca del fi­nan­cie­ro, igual que su tra­yec­to­ria ban­ca­ria, se ha di­la­ta­do a la lar­go del tiem­po; tan­to, que in­clu­so lle­gó a per­te­ne­cer a la can­di­da­tu­ra Fo­rça Ba­rça de Lluís Bas­sat, es­tam­pa­da con­tra el des­tino fe­liz del atra­bi­lia­rio Joan La­por­ta, en ju­lio del 2003. Tus­quets ha­bía crea­do Fi­banc (ca­si una re­fun­da­ción sim­bó­li­ca de la ban­ca fa­mi­liar del fin de si- glo o, si se quie­re, una vuel­ta a los orí­ge­nes), en la se­gun­da mi­tad de los ochen­ta, cuan­do el Ban­co de Es­pa­ña de Ma­riano Ru­bio de­ci­dió aca­bar con el sta­tu quo del sec­tor do­mi­na­do has­ta en­ton­ces por los Sie­te gran­des (Ba­nes­to, Cen­tral, His­pano, San­tan­der, Bilbao...) y los Cin­co mag­ní­fi­cos (Gui­puz­coano, Za­ra­go­zano, Sa­ba­dell...). Ma­riano y Carlos Sol­cha­ga, en­ton­ces ti­tu­lar de Eco­no­mía, le con­ce­die­ron la nue­va mar­ca com­ple­ta­men­te con­ven­ci­dos de que su im­pul­sor pre­sen­ta­ba un ex­pe­dien­te sin má­cu­la, que da­ría gran­des ale­grías, fren­te a otras con­ce­sio­nes de aque­llos años car­ga­das de di­fi­cul­tad, co­mo la de Eu­ro­bank del Me­di­te­rrá­neo del ubi­cuo Joan Bilbao o la me­nos con­flic­ti­va de Bankpyme, aus­pi­cia­da por el pro­fe­sor Jané So­là. La tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de Tus­quets em­pe­zó en Ban­ca Ca­ta­la­na y si­guió en Ban­ku­nion (más tar­de fu­sio­na­da con el Ur­qui­jo, en­ton­ces de Cé­sar Alier­ta), don­de tu­vo de je­fe a Isi­dre Fai­né, el ac­tual pre­si­den­te de La Cai­xa, res­pon­sa­ble del des­pe­gue del jo­ven fi­nan­cie­ro en el du­ro mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano y ba­jo el es­tan­dar­te de Me­rril Lynch.

Sin aban­do­nar el golf y la na­ve­ga­ción, el ban­que­ro de la Dia­go­nal tra­ba­jó du­ro pa­ra le­van­tar la nue­va mar­ca y se sin­tió atraí­do por la pro­mo­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca sin­gu­lar (el con­jun­to Li­fe Ma­ri­na Ibi­za di­se­ña­do por Jean Nou­vel), tras la lle­ga­da de su mir­lo blan­co. La del pri­mer im­pul­so fue pa­ra él una eta­pa de ple­ni­tud, que coin­ci­dió con su lle­ga­da a la pre­si­den­cia del Cer­cle d'Eco­no­mía, en 1989, en un mo­men­to en que los fun­da­do­res del fo­ro de opi­nión abrie­ron la ins­ti­tu­ción a nue­vos em­pre­sa­rios y eco­no­mis­tas, en­tre los que es­ta­ban jun­to a Tus­quets, Pe­dro Fon­ta­na y el mis­mo Jo­sep Pi­qué, ex je­fe de la di­plo­ma­cia es­pa­ño­la. Enric Co­ro­mi­nas re­no­vó la jun­ta di­rec­ti­va a me­dio man­da­to pa­ra dar pa­so a la nue­va ge­ne­ra­ción y Tus­quets se abrió ca­mino ha­cia la pre­si­den­cia du­ran­te el man­da­to de Vi­cens Oller, con el res­pal­do de Fe­rrer Sa­lat (“me veo re­tra­ta-

CAR­LES TUS­QUETS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.