Idea de rit­mo

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - To­más Pa­re­des

Con el tí­tu­lo ge­ne­ral de Una idea del rit­mo, has­ta el 27 de ma­yo, García Na­vas en­se­ña una se­lec­ción de su tra­ba­jo de 2009/10. Di­bu­jos, grá­fi­cos, tin­ta so­bre pa­pel y gran­des lien­zos, goua­che y téc­ni­cas mix­tas, con­tra­po­nien­do un ejer­ci­cio de hue­llas he­chas con es­que­jes de som­bra a la ex­plo­sión de lo sig­nos co­mo per­chas del co­lor. Es evi­den­te una idea del rit­mo, “una gra­fo­dan­za”, di­ce el au­tor, “don­de los su­ce­sos abs­trac­tos se su­ce­den en el rit­mo co­mo úni­ca fi­na­li­dad, con vo­lun­tad de di­so­lu­ción, en el in­te­rior del mis­mo”.

Más allá de esa pers­pec­ti­va,

La mai­son fran­ce­sa se ha apli­ca­do en la edi­ción del Jé­ro­boam pa­ra los no­vios. Sus maes­tros jo­ye­ros han crea­do a mano una lu­jo­sa fun­da en oro blan­co, que cum­ple una fun­ción de­co­ra­ti­va y. ade­más, ayu­da a la con­ser­va­ción del es­pu­mo­so. En la eti­que­ta, los or­fe­bres gra­ban los nom­bres de los re­cién ca­sa­dos y la fe­cha de la bo­da. To­do vie­ne ser­vi­do en un ele­gan­te es­tu­che ne­gro. Res­pec­to a la ela­bo­ra­ción de los Vin­ta­ge de Dom Pé­rig­non, se­gún ex­pli­ca la mar­ca, su com­po­si­ción com­bi­na la in­ten­sa y mas­cu­li­na uva pi­not noir con la fe­me­ni­na Char­don­nay.

La edi­ción es li­mi­ta­da y, se­gún in­for­man des­de la ca­sa fran­ce­sa, es­tán dis­po­ni­bles las úl­ti­mas uni­da­des. El lo­te com­pues­to del Wed­ding Jé­ro­boam jun­to a las 120 bo­te­llas des­ti­na­das a con­su­mir en­tre los co­men­sa­les cues­ta 20.000 eu­ros y só­lo se sir­ve ba­jo pe­di­do te­le­fó­ni­co en la ofi­ci­na de la mar­ca en Es­pa­ña.

Dom Pé­rig­non, una de las más pres­ti­gio­sas mar­cas de cham­pán fran­cés, se dis­tin­gue de otras eti­que­tas en que no se ela­bo­ra ca­da año, sino con la ven­di­mia de los me­jo­res años y to­das las uvas uti­li­za­das pa­ra la ela­bo­ra­ción del vino fue­ron co­se­cha­das en el mis­mo año. Mu­chos cham­pa­nes, por el con­tra­rio, no son de épo­ca, lo que sig­ni­fi­ca que el es­pu­mo­so se fa­bri­ca a par­tir de uvas co­se­cha­das en va­rios años. La pri­me­ra co­se­cha de Dom Pé­rig­non, que to­ma el nom­bre de un mon­je be­ne­dic­tino, fue de 1921 y só­lo fue pues­ta a la ven­ta en 1936, des­pués de la Gran De­pre­sión.

DOM PÉ­RIG­NON WED­DING JÉ­RO­BOAM

120 bo­te­llas Vin­ta­ge 2002 y un veo, en ese caos or­de­na­do her­mo­sí­si­mo de sig­nos, una epi­fa­nía. Pa­ra Ramón Llull, “la sig­ni­fi­ca­ción es la re­ve­la­ción de los se­cre­tos que son mos­tra­dos con el signo”. El signo es sín­to­ma de una reali­dad in­vi­si­ble, la ma­ni­fes­ta­ción por me­dio de ele­men­tos plás­ti­cos de una en­ti­dad ocul­ta. En esa mis­ma di­rec­ción es­tu­vie­ron Ro­din y Gus­ta­ve Mo­reau. Max Ernst y Du­buf­fet ha­blan de “in­mer­sión en lo psí­qui­co pro­yec­ta­do en la ma­te­ria”, al re­fe­rir­se a sus in­ves­ti­ga­cio­nes grá­fi­cas.

Jo­sé García Na­vas (Gra­na­da, 1946) se ra­di­ca en Bar­ce­lo­na, don­de se for­ma; fue pro­fe­sor de di­bu­jo de la es­cue­la Eli­sa­va y, des­de 1990, pro­fe­sor ti­tu­lar de la Es­cue­la Téc­ni­ca Su­pe­rior de Ar­qui­tec- tu­ra. Co­men­zó a ex­po­ner en 1984 y es­ta es su dé­ci­mo sex­ta in­di­vi­dual, des­de 1992.

Los di­bu­jos, suer­te de su­ti­les pre­sen­ti­mien­tos de in­quie­tud o de be­lle­za. Las pin­tu­ras, fon­dos re­ver­be­ran­tes de blan­cor, ta­tua­dos por una ma­ra­ña de sig­nos, con sen­ti­do, lim­pios los co­lo­res, obe­de­cen a un rit­mo, pe­ro so­bre to­do a una con­fe­sión de par­te, po­li­sé­mi­ca, que ali­men­ta el ri­to y el mi­to de la pin­tu­ra. Una llu­via de co­me­tas ro­jos, sal­pi­ca­dos de otras cro­mías, co­mo música mis­te­rio­sa y pro­pia de un fir­ma­men­to par­ti­cu­lar, hor­tus con­clu­sus, má­gi­co, que nos en­vuel­ve en la cla­ri­dad de su sen­ci­lla se­duc­ción. Pre­cios: de 2.300 eu­ros los di­bu­jos a 7.900 los for­ma­tos ma­yo­res.

‘ABS­TRAC­CIÓN EN RO­JO’ (2010)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.