Los di­rec­ti­vos man­tie­nen la son­ri­sa

El 82% de los eje­cu­ti­vos ca­ta­la­nes es­tá sa­tis­fe­cho en su tra­ba­jo pe­se a la cri­sis, se­gún un es­tu­dio de Ea­da

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

La co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca no pa­re­ce con­tri­buir a que los tra­ba­ja­do­res se sien­tan sa­tis­fe­chos con su em­pleo, ni si­quie­ra aque­llos que ocu­pan car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad y que jus­ta­men­te por ello tie­nen que li­diar ca­da día muy de cer­ca con los pro­ble­mas de la em­pre­sa. Y, sin em­bar­go, los di­rec­ti­vos ca­ta­la­nes es­tán con­ten­tos en su tra­ba­jo, o al me­nos eso di­cen. Se­gún un es­tu­dio de la es­cue­la de ne­go­cios Ea­da, en Ca­ta­lun­ya un 73% de los em­plea­dos ase­gu­ra es­tar “sa­tis­fe­cho” con su em­pleo, pe­ro el por­cen­ta­je al­can­za el 82% en­tre los di­rec­ti­vos. Ade­más, un 69% di­ce sen­tir­se or­gu­llo­so de su com­pa­ñía y un 61% se­ña­la que in­clu­so se sien­te iden­ti­fi­ca­do con los va­lo­res de su or­ga­ni­za­ción.

“El en­torno in­flu­ye cla­ra­men­te: cuan­do hay mu­cho pa­ro, los tra­ba­ja­do­res se sien­ten gra­ti­fi­ca­dos por con­ser­var su em­pleo, es­pe­cial­men­te si tra­ba­jan en em­pre­sas don­de par­te de la plan­ti­lla ha si­do des­pe­di­da”, ar­gu­men­ta Ali­ne Ma­su­da, pro­fe­so­ra de Ea­da y au­to­ra del es­tu­dio. Es­ta in­ter­pre- ta­ción coin­ci­de con la de Víc­tor Ca­ru­lla, so­cio director de Head­way Exe­cu­ti­ve Search, que opi­na que el gra­do de sa­tis­fac­ción que ex­pre­san los di­rec­ti­vos “es­tá con­di­cio­na­do por la si­tua­ción eco­nó­mi­co-la­bo­ral ac­tual, ya que si bien si­gue ha­bien­do mu­chos di­rec­ti­vos que es­tán bus­can­do un cam­bio aun sien­do cons­cien­tes del mo­men­to que vi­vi­mos, la ma­yo­ría es­tá agra­de­ci­da y sa­tis­fe­cha con el me­ro he­cho de te­ner un tra­ba­jo”. En es­te sen­ti­do, Ca­ru­lla apun­ta que en el en­torno ac­tual cual­quier di­rec­ti­vo “lle­va más de dos años des­pi­dien­do o vien­do a dia­rio có­mo des­pi­den a com­pa­ñe­ros, ami­gos y fa­mi­lia­res, y el he­cho de que la em­pre­sa si­ga con­fian­do en él pe­se a to­dos los re­cor­tes es mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción”. Y más te­nien­do en cuen­ta que, co­mo des­ta­ca An­na Fornés, di­rec­to­ra de la Fun­da­ció Fac­tor Hu­mà, “en la ac­tual co­yun­tu­ra ser di­rec­ti­vo es más di­fí­cil que nun­ca, por lo que hay que ser muy bueno pa­ra con­ser­var el pues­to”.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas in­trín­se­cas a los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad se­rían otro po­si­ble fac­tor ex­pli­ca­ti­vo de es­te apa­ren­te es­ta­do de mo­ti­va­ción; es­tos pro­fe­sio­na­les tie­nen un ma­yor po­der de de­ci­sión y, se­gún Ma­su­da, eso tam­bién con­tri­bu­ye a la sa­tis­fac­ción la­bo­ral. En es­te sen­ti­do, un 77% de los di­rec­ti­vos con­sul­ta­dos se­ña­la­ron que te­nían au­to­no­mía en la to­ma de de­ci­sio­nes en su em­pre­sa y un 61% te­nía au­to­no­mía pa­ra es­co­ger su pro­pio ho­ra­rio la­bo­ral. Un ho­ra­rio que, con la cri­sis, tien­de a alar­gar­se más de lo ha­bi­tual, al­go que sin em­bar­go pa­re­ce no afec­tar de­ma­sia­do a la mo­ti­va­ción de los di­rec­ti­vos. “Aho­ra to­ca tra­ba­jar más que nun­ca y eso no es mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción, pe­ro son cons­cien­tes de que aho­ra les to­ca arri­mar el hom­bro por­que es­tá en sus ma­nos que las co­sas va­yan me­jor o peor”, ar­gu­men­ta An­na Fornés.

En to­do ca­so, los re­sul­ta­dos del es­tu­dio no pa­re­cen re­fle­jar una po­si­ble me­jo­ra en el tra­to de las em­pre­sas ha­cia sus di­rec­ti­vos. “Las com­pa­ñías no han cam­bia­do, en to­do ca­so son los tra­ba­ja­do­res quie­nes ven con me­jo­res ojos aho­ra a su em­pre­sa por­que no les que­da más re­me­dio”, apun­ta Ma­su­da. Ca­ru­lla re­cuer­da que,

El en­torno in­flu­ye: los pro­fe­sio­na­les se sien­ten gra­ti­fi­ca­dos por el me­ro he­cho de con­ser­var su pues­to

de he­cho, “las po­lí­ti­cas so­cia­les de las com­pa­ñías se han vis­to mer­ma­das por ajus­tes en cos­tes y me­nor ca­pa­ci­dad pre­su­pues­ta­ria”, lo cual in­clu­ye con fre­cuen­cia re­cor­tes en la re­tri­bu­ción di­ne­ra­ria y en es­pe­cies de los pues­tos eje­cu­ti­vos.

Otro dato cu­rio­so del es­tu­dio de Ea­da es que ape­nas el 37% de los di­rec­ti­vos cree que po­drá desa­rro­llar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en su ac­tual em­pre­sa, pe­ro só­lo uno de ca­da tres tie­ne in­ten­ción de cam­biar de em­pleo a cor­to pla­zo. “Son cons­cien­tes de las di­fi­cul­ta­des que en­tra­ña ac­tual­men­te la bús­que­da de un nue­vo em­pleo: mu­chos de los que se hu­bie­ran plan­tea­do un cam­bio la­bo­ral en es­ta épo­ca se ha con­ven­ci­do a sí mis­mo o se ha de­ja­do con­ven­cer por fa­mi­lia­res y ami­gos, que les han de­sa­con­se­ja­do cual­quier cam­bio hoy si su si­tua­ción no es crí­ti­ca –des­ta­ca Víc­tor Ca­ru­lla–. Otra co­sa es que sur­ja una bue­na opor­tu­ni­dad o ese tren que ra­ra vez pa­sa dos ve­ces: en ese ca­so se­gu­ro que mu­chos es­ta­rían dis­pues­tos a un cam­bio, aun­que con más mie­do y por tan­to más con­di­cio­nes que en otros tiem­pos”. Es­ta si­tua­ción, sin em­bar­go, aca­ba­rá tan pron­to amai­ne la cri­sis. “To­dos los es­tu­dios in­di­can que el mo­ti­vo prin­ci­pal que re­tie­ne a un pro­fe­sio­nal en una em­pre­sa es la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llo de ca­rre­ra: cuan­do ven­gan tiem­pos me­jo­res, los que no la ten­gan bus­ca­rán un em­pleo me­jor”, au­gu­ra An­na Fornés.

CORBIS

Los di­rec­ti­vos tie­nen ma­yor au­to­no­mía en la to­ma de de­ci­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.