¿CRI­SIS OCU­PA­CIO­NAL?: SÍ, PE­RO DE EM­PLEO JU­VE­NIL

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jo­sep Oliver

Catedrático de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na

La pér­di­da de em­pleo de los jó­ve­nes de 16 a 34 años, el co­lec­ti­vo más afec­ta­do por la pre­ca­rie­dad, emer­ge co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta re­ce­sión. Así, del to­tal de 2,1 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo des­trui­dos des­de el ter­cer tri­mes­tre del 2007 al cuar­to del 2010 (una caí­da del 10,4%), la par­te del león co­rres­pon­de a ocu­pa­dos jó­ve­nes, de en­tre 16 y 34 años , con un re­tro­ce­so acu­mu­la­do enor­me (del 26,2%), y con especial in­ci­den­cia en el co­lec­ti­vo de me­nor edad (caí­da del -46% pa­ra los de 16 a 24 años y del -19% pa­ra los de 25 a 34).

Y ahí las di­fe­ren­cias en­tre na­ti­vos e in­mi­gran­tes son de po­co ca­la­do: los re­tro­ce­sos del 27% pa­ra los pri­me­ros y del 22% pa­ra los se­gun­dos. De es­ta for­ma, la caí­da del em­pleo del -10,4% re­fle­ja una dis­tri­bu­ción muy asi­mé­tri­ca del ajus­te ocu­pa­cio­nal: con pér­di­das su­pe­rio­res al 26% en los jó­ve­nes y man­te­ni­mien­to en los de 35 a 64 años.

Y los da­tos de la EPA del pri­mer tri­mes­tre del 2011 con­ti­núan mos­tran­do los mis­mos tra­zos: el 90% del em­pleo des­trui­do en­tre di­ciem­bre del 2010 y mar­zo del 2011 (unos 258.000 pues­tos de tra­ba­jo) lo han vuel­to a su­frir los in­ver­ti­do di­ne­ro en for­mar a esos jó­ve­nes que no apro­ve­chas, si bien no creo que sea al­go que pue­da per­du­rar pa­ra siem­pre”, afir­ma Ángel Laborda, director del ga­bi­ne­te de co­yun­tu­ra de Fun­cas, la fun­da­ción de las ca­jas de aho­rros. Laborda aler­ta que si la si­tua­ción se pro­lon­ga 10 años co­mo pa­só tras la cri­sis del pe­tró­leo a fi­na­les de los 70 sí que pue­de ser preo­cu­pan­te. “Es­pe­re­mos que no”, apun­ta.

David Mu­ri­llo, pro­fe­sor de so­cio­lo­gía de Esa­de, cree que “la si­tua­ción ac­tual abre opor­tu­ni­da­des, pues­to que se fo­men­ta la mi­gra­ción y la for­ma­ción”. La mi­gra­ción es una op­ción pa­ra los mé­di­cos, en­fer­me­ros o ar­qui­tec­tos que in­ten­ten desa­rro­llar su ca­rre­ra mien­tras que la for­ma­ción es pa­ra los jó­ve­nes ex­pul­sa­dos del mer­ca­do de tra­ba­jo des­pués de ha­ber “col­ga­do” los es­tu­dios ha­ce 10 años.

Mien­tras en el 2008 emi­gra­ron 36.000 es­pa­ño­les, en el 2010 lo hi­cie­ron 101.256, se­gún Ad­van­ta­ge Con­sul­to­res. El por­cen­ta­je de más del 40% de jó­ve­nes es­pa­ño­les en pa­ro du­pli­ca la me­dia eu­ro­pea, lo que uni­do a las lla­ma­das he­chas des­de paí­ses co­mo Ale­ma­nia es te­rreno abo­na­do pa­ra la emi­gra­ción. La can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel cuan­ti­fi­có en has­ta me­dio mi­llón el nú­me­ro de per­fi­les téc­ni­cos que po­dría ne­ce­si­tar el mer­ca­do ale­mán en los pró­xi­mos años. Es­ta mis­ma se­ma­na, el Sin­di­ca­to de Ar­qui­tec­tos ad­vir­tió que sie­te de ca­da 10 pro­fe­sio­na­les del sec­tor se es­tá plan­tean­do emi­grar, se­gún una en­cues­ta. De ese por­cen­ta­je una par­te im­por­tan­te se­rán jó­ve­nes.

El otro gran gru­po que cons­ti­tu­ye la ge­ne­ra­ción per­di­da es el de los jó­ve­nes con baja for­ma­ción. Se di­vi­de en dos tam­bién: los que no pue­den ac­ce­der a un em­pleo y los que han si­do ex­pul­sa­dos. “An­tes del 2007, la gen­te de­ja­ba la ca­rre­ra y se iba a la cons­truc­ción o al sec­tor ser­vi­cios a co­brar un suel­do tan al­to que le pa­sa­ba la mano por la ca­ra a su pro­fe­sor de uni­ver­si­dad”, re­cuer- jó­ve­nes, con re­duc­cio­nes de su ocu­pa­ción cer­ca­nas a 80.000 pa­ra los de 16 a 24 años y de más de 153.000 pa­ra los de 25 a 34 años.

La cri­sis nos de­ja una ver­sión, mu­cho más dura, de ese mer­ca­do de tra­ba­jo dual al que tan adic­tos nos he­mos mos­tra­do en el pa­sa­do, con ines­ta­bi­li­dad má­xi­ma en

La cri­sis nos de­ja una ver­sión mu­cho más dura de ese mer­ca­do la­bo­ral dual al que tan adic­tos he­mos si­do

da David Mu­ri­llo. Aho­ra mu­chos de aque­llos jó­ve­nes es­tán en la ca­lle y sin for­ma­ción. Se­gún Cris­ti­na Ber­me­jo, se­cre­ta­ria con­fe­de­ral de ju­ven­tud de Co­mi­sio­nes Obre­ras, “es ne­ce­sa­ria la for­ma­ción con­ti­nua y la re­cu­pe­ra­ción de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal pa­ra de­vol­ver­los al mer­ca­do”. Pa­ra la sin­di­ca­lis­ta, la re­for­ma la­bo­ral apro­ba­da no ayu­da a crear em­pleo in­de­fi­ni­do. “Se pre­ca­ri­zan las prác­ti­cas y se fo­men­tan los em­pleos tem­po­ra­les”, se­ña­la Ber­me­jo.

David Mu­ri­llo sos­tie­ne que “el as­cen­sor so­cial fun­cio­na cuan­do hay un Es­ta­do de bie­nes­tar ro­bus­to”. Ese as­cen­sor so­cial lle­va­ba a que cuan­do un jo­ven en­tra­ba a tra­ba­jar co­mo obre­ro no cua­li­fi­ca­do en un res­tau­ran­te o en un ta­ller po­día aca­bar sal­tan­do a otro pues­to. Aho­ra la au­sen­cia de mo­vi­li­dad la­bo­ral im­pi­de esa pro­gre­sión ló­gi­ca, con lo que el as­cen­sor so­cial es­tá prác­ti­ca­men­te

OP­CIO­NES

Las al­ter­na­ti­vas pa­ra los jó­ve­nes son emi­grar a otros paí­ses o for­mar­se

pa­ra­li­za­do.

Se­gún CC.OO. el pro­ble­ma no es los al­tos ni­ve­les de for­ma­ción su­pe­rior de los jó­ve­nes. “No ha­bla­mos de per­so­nas so­bre­ca­li­fi­ca­dos sino per­so­nas in­fra­ocu­pa­das por­que a na­die le so­bra una ti­tu­la­ción”, pre­ci­sa Ber­me­jo.

Camil Ros, de UGT Ca­ta­lun­ya, cree que “más que ge­ne­ra­ción per­di­da de jó­ve­nes ha­bría que ha­blar de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes per­di­das, en­tre ellas las de per­so­nas de más de 45 años que su­fren pa­ro pro­lon­ga­do”. Aun­que son un co­lec­ti­vo que su­fre una ta­sa de des­em­pleo me­nor, qui­zás tie­nen más pro­ble­mas que los jó­ve­nes pa­ra vol­ver a en­con­trar un tra­ba­jo. Lo que sí ame­na­za a los jó­ve- los jó­ve­nes y ma­yor pro­tec­ción pa­ra los de ma­yor edad. No ca­be du­da que es­te ses­go per­mi­te ab­sor­ber me­jor el cos­te so­cial de la cri­sis, al pro­te­ger del des­em­pleo a los que tie­nen car­gas fa­mi­lia­res.

Pe­ro la mar­gi­na­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo de to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes les va a su­po­ner una pér­di­da de ca­pa­ci­da­des inevi­ta­ble, con ne­ga­ti­vos im­pac­tos so­bre el fu­tu­ro pro­duc­ti­vo del país. La re­for­ma la­bo­ral, y la de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, no pue­de ol­vi­dar es­te in­jus­to re­par­to de car­gas in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. Nues­tro fu­tu­ro es­tá com­pro­me­ti­do.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.