¿SO­LU­CIO­NES?, TO­DOS SO­MOS RES­PON­SA­BLES

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

So­cio director de e-Mo­ti­va, con­sul­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos es­pe­cia­li­za­da en ges­tión es­tra­té­gi­ca del com­pro­mi­so

Ha­ce cin­co años, tras una con­fe­ren­cia que im­par­tí en un pue­blo del Pe­ne­dès ti­tu­la­da “El fu­tu­ro que les es­pe­ra a nues­tros hi­jos”, el alcalde me trans­mi­tía una gra­ve preo­cu­pa­ción de los pa­dres de la zo­na: “Nues­tros jó­ve­nes no quie­ren es­tu­diar, a los 18 años en­tran en el ca­va y ga­nan mil eu­ros, se com­pran un co­che y van de dis­co­te­cas. Mien­tras, los que van a la uni­ver­si­dad es­tu­dian el fin de se­ma­na, sin di­ne­ro pa­ra sa­lir”.

La preo­cu­pa­ción del alcalde ha si­do una cons­tan­te du­ran­te los años an­te­rio­res a la cri­sis. En- con­trar un tra­ba­jo de mi­leu­ris­ta era fá­cil y mu­chos jó­ve­nes op­ta­ron por de­jar los es­tu­dios. Con la cri­sis se han que­da­do sin tra­ba­jo y sin es­tu­dios, es la lla­ma­da ge­ne­ra­ción ni-ni, una de las se­cue­las más preo­cu­pan­tes de la ac­tual si­tua­ción, que nos acom­pa­ña­rá du­ran­te años y que su­po­ne un for­mi­da­ble re­to pa­ra to­dos: fa­mi­lias, po­de­res pú­bli­cos, agen­tes so­cia­les, em­pre­sas y so­bre to­do los pro­pios jó­ve­nes.

Si las cau­sas es­tán cla­ras, las con­se­cuen­cias son gra­ves. Jó­ve­nes que no po­drán cons­truir un pro­yec­to de vi­da só­li­do, fa­mi­lias de­ses­pe­ra­das con los hi­jos en ca- sa, em­pre­sas que en cuan­to re­mon­te la cri­sis no en­con­tra­rán mano de obra cua­li­fi­ca­da y, fi­nal­men­te, unos po­de­res pú­bli­cos que no sa­brán qué ha­cer con los mi­les de jó­ve­nes que ya es­tán en la ca­lle en­gro­san­do una nue­va es­tir­pe de des­em­plea­dos, los jó­ve­nes pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción.

Los jó­ve­nes han de de­jar de sen­tir­se víc­ti­mas pa­ra pa­sar a ser los pro­ta­go­nis­tas de su fu­tu­ro

¿So­lu­cio­nes? Ni rá­pi­das ni fá­ci­les, y to­dos so­mos res­pon­sa­bles. En pri­mer lu­gar, los pro­pios jó­ve­nes, que han de de­jar de sen­tir­se víc­ti­mas pa­ra pa­sar a ser los pro­ta­go­nis­tas res­pon­sa­bles de su fu­tu­ro, re­to­mar los es­tu­dios y es­for­zar­se pa­ra sa­lir de la si­tua­ción. Y los de­más te­ne­mos que ayu­dar­los. Las fa­mi­lias, exi­gien­do y apo­yan­do (en es­te or­den). Los po­de­res pú­bli­cos y los agen­tes so­cia­les, crean­do las vías pa­ra in­cen­ti­var la for­ma­ción y los ins­tru­men­tos pa­ra fa­ci­li­tar la re­in­ser­ción la­bo­ral. Na­die di­jo que fue­ra fá­cil, pe­ro no es im­po­si­ble y es im­pe­ra­ti­vo in­ten­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.