Los sé­niors se rein­ven­tan

Tras una ca­rre­ra di­rec­ti­va, los pro­fe­sio­na­les ven­den su ex­pe­rien­cia pa­ra pro­yec­tos con­cre­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ain­tza­ne Gastesi

En el 2049, uno de ca­da tres es­pa­ño­les ten­drá en­tre 45 y 70 años, lo que les con­vier­ti­rán en par­te fun­da­men­tal de la po­bla­ción ac­ti­va. Ac­tual­men­te, con la pre­ju­bi­la­ción o ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da con­ver­ti­das en nor­ma ha­bi­tual, el mer­ca­do de tra­ba­jo es­cu­pe más que nun­ca pro­fe­sio­na­les en­tre 50 y 60 años per­fec­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos y con ex­pec­ta­ti­vas de bus­car un nue­vo em­pleo. A es­te dato se su­ma el in­cre­men­to de la po­bla­ción ac­ti­va en la fran­ja su­pe­rior a los 45 años, que han pa­sa­do de 4.275.600 per­so­nas a prin­ci­pios del 2008 a 4.398.600 en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2010, de­bi­do bá­si­ca­men­te a la re­in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do de tra­ba­jao de amas de amas de ca­sa de­bi­do a la cri­sis.

“Los ma­yo­res de 50 años son un co­lec­ti­vo de di­fí­cil in­ser­ción y la cri­sis no ha he­cho más que acre­cen­tar sus di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de ac­ce­der a un em­pleo”, ar­gu­men­ta Isabel Ca­rre­ras, res­pon­sa­ble de la Fun­da­ción Randstad en Ca­ta­lun­ya, que ha­bla di­rec­ta­men­te de dis­cri­mi­na­ción por mo­ti­vo de la edad.

No obs­tan­te, se­gún se­ña­la Ve­ró­ni­ca Mon­te­si­nos, di­rec­to­ra en Bar­ce­lo­na de la con­sul­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos Hud­son, “se em­pie­za a di­fu­mi­nar el ran­go de edad en la bús­que­da de per­fi­les pro­fe­sio­na­les”. “Mien­tras an­tes, la ma­yo­ría de ofer­tas se con­cen­tra­ban en bus­car pro­fe­sio­na­les en la fran­ja de en­tre los 35 y 40 y po­cos años, aho­ra exis­te una pre­dis­po­si­ción a te- ner en cuen­ta tam­bién per­fi­les más ma­du­ros”, ar­gu­men­ta Mon­te­si­nos.

En­tre los di­rec­ti­vos, se­ña­la, la prin­ci­pal sa­li­da pro­fe­sio­nal que es­tán en­con­tran­do en es­te mo­men­to es la co­la­bo­ra­ción o in­te­ri­na­je pa­ra li­de­rar un pro­yec­to con- cre­to. “Pue­de ser el lan­za­mien­to de un pro­duc­to o un pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción en al­gún mer­ca­do es­pe­cí­fi­co, pe­ro nor­mal­men­te es por un tiem­po de­ter­mi­na­do, lo que pa­ra las em­pre­sas es una ven­ta­ja por­que no su­po­ne con­tra­tos a lar­go pla­zo y el gas­to es con­tro­la­do”, apun­ta.

“Las em­pre­sas pres­cin­den de los tra­ba­ja­do­res más ve­te­ra­nos prin­ci­pal­men­te por mo­ti­vos sa­la­ria­les y tam­bién por los cam­bios en la cul­tu­ra em­pre­sa­rial y la po­lí- ti­ca de pre­ju­bi­la­cio­nes ha in­cen­ti­va­do sus des­pi­dos”, ex­pli­ca Carlos Obe­so, director del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios La­bo­ra­les de Esa­de. En con­se­cuen­cia, sus op­cio­nes de en­con­trar un nue­vo em­pleo ac- tual­men­te se ba­san en su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al nue­vo en­torno. “Mu­chas de es­tas per­so­nas han he­cho to­da su ca­rre­ra en la mis­ma em­pre­sa o en el mis­mo sec­tor y el ma­yor error que pue­den co­me­ter es in­ten­tar re­pe­tir la mis­ma his­to­ria, o sea, bus­car un em­pleo en el mis­mo sec­tor y al mis­mo ni­vel”, ar­gu­men­ta Obe­so. “Vol­ver a te­ner un con­tra­to es di­fí­cil, por lo que mu­chos op­tan por la con­sul­to­ría o dar cla­ses”, con­cre­ta. Ci­ta el ca­so de un cono- ci­do que, tras tres años en el pa­ro su­pe­ra­dos los 55 años, fue con­tra­ta­do “gra­cias a los con­tac­tos de años de ca­rre­ra; mu­chas ofer­tas, más que a tra­vés del mer­ca­do tra­di­cio­nal, lle­gan por co­no­ci­dos o ami­gos, las re­la­cio­nes son bá­si­cas”, des­ta­ca el pro­fe­sor.

“Los per­fi­les más bus­ca­dos son di­rec­ción ge­ne­ral, di­rec­ción fi­nan­cie­ra o de ope­ra­cio­nes, car­go que pre­ci­san to­mar de­ci­sio­nes sin que tiem­ble el pul­so”, aña­de Ve­ró­ni­ca Mon­te­si­nos. Otro per­fil muy va­lo­ra­do, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad, es el co­mer­cial. De he­cho, un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Randstad re­ve­la que el 23% de los co­mer­cia­les tra­di­cio­na­les son ma­yo­res de 50 años.

El mer­ca­do la­bo­ral se mues­tra más abier­to a con­tem­plar per­fi­les ma­du­ros por­que tie­ne sus ven­ta­jas

“En ge­ne­ral se con­fía en el ta­len­to de más edad a la ho­ra de ges­tio­nar las ven­tas”, des­ta­ca el in­for­me. Al per­fil se adap­tan bien la fi­gu­ra tra­di­cio­nal de agen­te co­mer­cial, que tra­ba­ja co­mo au­tó­no­mo y vende pro­duc­tos mul­ti­car­te­ra, con ab­so­lu­ta li­ber­tad que se va­lo­ran por los re­sul­ta­dos.

Se­gún Ca­rre­ras, de la con­sul­to­ra Randstad, “las em­pre­sas que apues­tan por pro­fe­sio­na­les ma­du­ros com­prue­ban que es un co­lec­ti­vo con un al­to com­pro­mi­so, con un re­du­ci­do ab­sen­tis­mo y una mí­ni­ma ro­ta­ción, con lo que re­sul­tan in­tere­san­tes pa­ra di­fe­ren­tes pues­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.