PER­SO­NAS CON SA­LI­DA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Fi­ló­so­fo de for­ma­ción, y más tar­de doc­to­ra­do MBA con una te­sis so­bre Pe­ter Druc­ker

El mer­ca­do la­bo­ral, al­go ma­gro ac­tual­men­te, aco­ge a pro­fe­sio­na­les que cu­bren un ran­go de edad de más de 40 años. Los aca­dé­mi­cos los he­mos di­vi­di­do en cua­tro ge­ne­ra­cio­nes: la tra­di­cio­nal que ron­da aho­ra los 60 años; la del baby boom, de en­tre 45 y 60 años; la X des­de los 25 años a los 45, y la Y que aca­ba de ate­rri­zar en la reali­dad, su edad ron­da en­tre 18 y 25 años. En el horno es­pe­ra la Z.

No sé si a los Y los co­no­ce­mos tan bien co­mo a sus pre­de­ce­so­res. Lo que sí sé es que cuan­do em­pe­za­ron sus ca­rre­ras éra­mos un país ri­co y los so­ció­lo­gos de­cían de ellos que era la ge­ne­ra­ción me­jor for­ma­da de la his­to­ria: dis­fru­tan de una ele­va­da cua­li­fi­ca­ción aca­dé­mi­ca pa­sa­da por va­rias uni­ver­si­da­des eu­ro­peas; las nue­vas tec­no­lo­gías for­man par­te de su na­tu­ra­le­za y el in­glés es una asig­na­tu­ra apro­ba­da, a la que se unen a me­nu­do otras len­guas. Los des­cri­bían co­mo es­pe­ran­za­dos, cor­te­ses, de­ci­di­dos, que desean ha­cer equi­po con sus je­fes e in­cor­po­rar­se a una em­pre­sa. Les im­por­ta­ba el di­ne­ro más que a sus her­ma­nos ma­yo­res. Ade­más, desea­ban com­pa­ti­bi­li­zar su tra­ba­jo con otras prio­ri­da- des per­so­na­les. La úni­ca du­da es­tri­ba­ba en que qui­zá los hu­bié­se­mos con­sen­ti­do de­ma­sia­do. No te­nían la cul­pa de no ha­ber su­fri­do la es­ca­sez que ca­rac­te­ri­za las cri­sis eco­nó­mi­cas.

Pe­ro aho­ra ha­ce peor tiem­po. Co­mo el cam­bio ha si­do bru­tal, las ex­pec­ta­ti­vas ele­va­das que

Los jó­ve­nes de­ben apro­ve­char pa­ra cre­cer per­so­nal­men­te y es­tar a la al­tu­ra hu­ma­na de su for­ma­ción téc­ni­ca

abri­ga­ban van adap­tán­do­se ra­di­cal­men­te. Hay mu­chos me­nos tra­ba­jos cer­ca de ca­sa, su ca­li­dad tam­bién ha des­cen­di­do. Com­pi­ten con los de las otras ge­ne­ra­cio­nes que bus­can una ofer­ta, y que ya hoy es­tán dis­pues­tos a gran­des sa­cri­fi­cios de to­do gé­ne­ro.

La es­ca­sez la­bo­ral ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se una tem­po­ra­da, pe­ro los más jó­ve­nes no han de arru­gar­se, sino apro­ve­char­la pa­ra cre­cer per­so­nal­men­te y es­tar a la al­tu­ra hu­ma­na de su for­ma­ción téc­ni­ca. Es ho­ra de ha­cer sa­cri­fi­cios. Se da­rán cuen­ta de que no pa­sa na­da por ha­cer más por me­nos y en peo­res con­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.