LA COS­TO­SA SU­PER­VI­VEN­CIA DEL EU­RO

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS -

El eu­ro ha si­do una cons­truc­ción muy am­bi­cio­sa des­de el pri­mer mo­men­to. La in­tro­duc­ción de la mo­ne­da úni­ca per­se­guía tres fi­na­li­da­des fun­da­men­ta­les: di­na­mi­zar la eco­no­mía de los paí­ses que la adop­ta­ran, de ma­ne­ra que se con­si­guie­ran ta­sas de cre­ci­mien­to más ele­va­das; la pro­fun­di­za­ción del mer­ca­do fi­nan­cie­ro de la eu­ro­zo­na a par­tir de una mo­ne­da po­ten­te y creí­ble; y la con­ver­gen­cia de ta­sas de cre­ci­mien­to y de com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses del eu­ro. Es­tos ob­je­ti­vos no se han con­se­gui­do o se han lo­gra­do a ni­ve­les bas­tan­te por de­ba­jo de lo que se pre­ten­día.

Uno de los ins­tru­men­tos pa­ra con­se­guir es­tos ob­je­ti­vos era la es­pe­ra­da ca­pa­ci­dad que se atri­buía a una mo­ne­da úni­ca, el eu­ro, pa­ra so­me­ter a los paí­ses miem­bros a una dis­ci­pli­na eco­nó­mi­ca ca­paz de sin­cro­ni­zar sus eco­no­mías con las exi­gen­cias de una di­vi­sa fuer­te y es­ta­ble. Al­gu­nos paí­ses miem­bros del eu­ro han fun­cio­na­do con es­ta dis­ci­pli­na (Ale­ma­nia, Aus­tria, Ho­lan­da, paí­ses nór­di­cos) por­que su cul­tu­ra eco­nó­mi­ca ya se ajus­ta­ba a las exi­gen­cias del eu­ro. Otro gru­po de paí­ses (Gre­cia, Ir­lan­da, Por­tu­gal y Es­pa­ña) han uti­li­za­do el eu­ro pa­ra fi­nan- ciar una ex­pan­sión ba­sa­da en la deu­da sin aten­der a los cam­bios es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rios.

La cri­sis fi­nan­cie­ra no ha he­cho otra co­sa que traer a la su­per­fi­cie de for­ma vio­len­ta es­ta di­vi­sión de la eu­ro­zo­na en dos gru­pos de paí­ses con com­por­ta­mien­tos dis­tin­tos e in­com­pa­ti­bles a me­dio y lar­go pla­zo. Los mer­ca­dos, que du­ran­te años con­si­de­ra­ron, muy equi­vo­ca­da­men­te se­gún han pro­ba­do los he­chos, que en la zo­na eu­ro el ries­go de un bono ale­mán era igual que el de un bono grie­go, han reac­cio­na­do an-

Los mer­ca­dos erra­ron al con­si­de­rar que el ries­go de un bono ale­mán era igual que el de un bono grie­go

te la reali­dad de lo ocu­rri­do y han em­pe­za­do a dis­cri­mi­nar agre­si­va­men­te en­tre paí­ses cu­yo ries­go ha­bían con­si­de­ra­do que era prác­ti­ca­men­te el mis­mo. Es­te es el error de cálcu­lo de los mer­ca­dos que es­tá en la ba­se de la ac­tual cri­sis de la eu­ro­zo­na.

El de­to­nan­te de es­te cam­bio de ac­ti­tud de los mer­ca­dos se pro­du­jo en ma­yo del pa­sa­do año cuan­do Gre­cia tu­vo que acu­dir a la ayu­da de sus so­cios de la zo­na eu­ro pa­ra po­der ha­cer fren­te al pa­go de su deu­da. En ese mo­men­to, ha­bía dos op­cio­nes. Una de ellas era de­jar que Gre­cia ca­ye­ra y re­es­truc­tu­ra­ra su deu­da con la con­si­guien­te mer­ma de su va­lor pa­ra los in­ver­so­res; la otra, que los so­cios de la eu­ro­zo­na pro­ce­die­ran a un res­ca­te fi­nan­cie­ro ( bail-out) de Gre­cia. Se op­tó por la úl­ti­ma de las dos op­cio­nes, que ga­ran­ti­za­ba que no ha­bría nin­gún re­cor­te de los de­re­chos de los acree­do­res, y se creó un Fon­do Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (Feef) pa­ra ha­cer fren­te a otros po­si­bles ca­sos co­mo el de Gre­cia.

Hay di­ver­sas ra­zo­nes por las que se op­tó por el sis­te­ma de res­ca­tes. Por un la­do, es­ta­ba en jue­go la cre­di­bi­li­dad del eu­ro y de­bía evi­tar­se que la in­te­gra­ción eu­ro­pea en su con­jun­to su­frie­ra los efec­tos de­vas­ta­do­res del im­pa­go de la deu­da de uno de sus paí­ses miem­bros. Por otro la­do, la di­fí­cil e in­com­ple­ta re­cu­pe­ra­ción del sis­te­ma ban­ca­rio eu­ro­peo po­día ver­se gra­ve­men­te afec­ta­da si Gre­cia y lue­go otros paí­ses de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea fuer­te­men­te en­deu­da­dos se de­cla­ra­ban in­sol­ven­tes. Es­tas son las ra­zo­nes más po­de­ro­sas que lle­va­ron a la se­ño­ra Mer­kel, a pe­sar de la opi­nión con­tra­ria a los res­ca­tes del pue­blo ale­mán, a adop­tar­los e ins­ti­tu­cio­na­li­zar­los.

Es­tos días se cum­ple un año del res­ca­te de Gre­cia. Des­de en­ton­ces, se ha pro­du­ci­do el res­ca­te de Ir­lan­da y se es­tá ne­go­cian­do las con­di­cio­nes del de Por­tu­gal. La pri­me­ra con­clu­sión que ca­be ex­traer es que el res­ca­te de Gre­cia no ha pa­ra­do el efec­to do­mi­nó que se pre­ten­día evi­tar. Pe­ro, to­da­vía más gra­ve, es­tos res­ca­tes, le­jos de in­fun­dir con­fian­za a los mer­ca­dos, han desata­do una cre­cien­te des­con­fian­za. La deu­da de los paí­ses res­ca­ta­dos no ha de­ja­do de per­der va­lor en los mer­ca­dos o, lo que es lo mis­mo,

Los res­ca­tes, le­jos de in­fun­dir con­fian­za a los mer­ca­dos, han desata­do una cre­cien­te des­con­fian­za

el in­te­rés que se pa­ga por ella no ha de­ja­do de in­cre­men­tar­se. Es­tos son cla­ros in­di­ca­do­res de que los pla­nes de res­ca­te han fra­ca­sa­do. Y es­to ha ocu­rri­do por­que los mer­ca­dos sa­ben que es im­po­si­ble, de for­ma si­mul­tá­nea, re­du­cir drás­ti­ca­men­te el dé­fi­cit pú­bli­co, sa­near los ban­cos y pa­gar la deu­da al mis­mo tiem­po que se so­me­te a la eco­no­mía a un se­ve­ro plan de aus­te­ri­dad. En un ar­tícu­lo an­te­rior en es­tas pá­gi­nas ( Los pla- nes de res­ca­te no son la so­lu­ción, 30 de enero de 2011), ex­pli­qué có­mo es­te en­fo­que ya ha­bía fra­ca­sa­do en la lu­cha con­tra la deu­da latinoamericana en los años 80 del si­glo pa­sa­do.

En la cum­bre de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno del pa­sa­do 24 y 25 de mar­zo, los paí­ses de la eu­ro­zo­na han plan­tea­do una se­rie de ac­tua­cio­nes pa­ra re­for­zar la coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y evi­tar que se re­pi­tan las di­ver­gen­cias de com­por­ta­mien­to que han sa­cu­di­do los ci­mien­tos de la zo­na eu­ro. Así, por ejem­plo, se re­fuer­za el pac­to de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to (PEC), es­pe­cial­men­te in­cor­po­ran­do un se­gui­mien­to del ni­vel de deu­da de ca­da país.

En la cum­bre de mar­zo tam­bién se de­ci­dió adop­tar el lla­ma­do pac­to del eu­ro plus, que bus­ca ha­cer fren­te a los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que han crea­do di­ver­gen­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre los paí­ses de la eu­ro­zo­na. En es­te sen­ti­do, se po­ne el acen­to en as­pec­tos ta­les co­mo la ne­ce­si­dad de re­la­cio­nar los in­cre­men­tos de sa­la­rios con los de la pro­duc­ti­vi­dad. El acuer­do de mar­zo tam­bién es­ta­ble­ce el me­ca­nis­mo eu­ro­peo de es­ta­bi­li­dad (MEE), des­ti­na­do a to­mar del re­le­vo del que se creó a raíz de la cri­sis grie­ga, el Feef.

LA EFI­CA­CIA DE LOS ACUER­DOS

La pre­gun­ta re­le­van­te es la de si es­tos acuer­dos se­rán más efi­ca­ces que los res­ca­tes pa­ra lo­grar res­ta­ble­cer la con­fian­za en el eu­ro. Per­so­nal­men­te, abri­go mu­chas du­das de que lo sean por tres ra­zo­nes. La pri­me­ra es la ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va de pla­nes an­te­rio­res com­pa­ra­bles (PEC ori­gi­nal, la es­tra­te­gia de Lis­boa del 2000), to­dos ellos in­ca­pa­ces de mo­di­fi­car en la di­rec­ción pac­ta­da la con­duc­ta eco­nó­mi­ca de los paí­ses miem­bros. En se­gun­do lu­gar, la di­ná­mi­ca ac­tual fue di­se­ña­da e im­pues­ta por la can­ci­ller Mer­kel y el pre­si­den­te Sar­kozy, pe­ro el fu­tu­ro po­lí­ti­co de am­bos es ca­da día más in­cier­to. En ter­cer lu­gar, no hay su­fi­cien­te apo­yo de la opi­nión pú­bli­ca de los paí­ses do­mi­nan­tes pa­ra que la Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria se con­vier­ta en una gran zo­na de trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias en­tre los paí­ses que se con­si­de­ran vir­tuo­sos ha­cia los que ven co­mo de­rro­cha­do­res.

El eu­ro se creó pa­ra ayu­dar y be­ne­fi­ciar a la eco­no­mía eu­ro­pea. Pe­ro si lle­ga un mo­men­to en el que los ciu­da­da­nos per­ci­ben que el cos­te eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial de man­te­ner el eu­ro su­pera cla­ra­men­te sus ven­ta­jas, hi­po­té­ti­cas y reales, se­rá muy di­fí­cil que el eu­ro so­bre­vi­va o que la zo­na eu­ro per­ma­nez­ca en su for­ma­to ac­tual.

ALASTAIR MI­LLER / BLOOMBERG

Los ob­je­ti­vos que lle­va­ron a la crea­ción del eu­ro no se han con­se­gui­do o se han lo­gra­do a ni­ve­les bas­tan­te por de­ba­jo de lo que se pre­ten­día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.