DO­LO­RO­SO Y TUR­BU­LEN­TO

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Ha­ce un mes pa­re­cía ir abrién­do­se pa­so la idea de que la so­lu­ción al pro­ble­ma de la deu­da de la eu­ro­zo­na iba a exi­gir un es­fuer­zo por par­te de deu­do­res y acree­do­res: pa­re­cía di­fí­cil que to­da la deu­da pu­die­ra ser de­vuel­ta en los pla­zos y con­di­cio­nes pac­ta­dos. Du­ran­te los úl­ti­mos días, sin em­bar­go, al­gún pres­ti­gio­so co­men­ta­ris­ta y al­gún al­to car­go del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo han de­fen­di­do, en un tono en ex­tre­mo con­tun­den­te, la te­sis con­tra­ria: que el im­pa­go es in­con­ce­bi­ble; que la úni­ca so­lu­ción acep­ta­ble es que ca­da cual pa­gue lo que de­be; y que la úni­ca vía pa­ra que los deu­do­res pue­dan pa­gar es que lle­ven a ca­bo de una vez las lla­ma­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les.

Es­ta pos­tu­ra es­tá bien pa­ra las ter­tu­lias; hay que ad­mi­tir, por otra par­te, que es la úni­ca que pue­den adop­tar en pú­bli­co los res­pon­sa­bles de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Pe­ro no es muy pro­ba­ble que los acon­te­ci­mien­tos si­gan el cur­so que di­cha pos­tu­ra re­co­mien­da.

Sim­pli­fi­can­do un po­co, ir de­vol­vien­do la deu­da sig­ni­fi­ca trans­fe­rir par­te de lo que pro­du­ci­mos a nues­tros deu­do­res, na­cio­na­les o ex­tran­je­ros. Es­to se lo­gra por una com­bi­na­ción de cre­ci­mien­to (que ge­ne­ra los re­cur­sos) y de aus­te­ri­dad, pri­va­da y, so­bre to­do, pú­bli­ca (que no con­su­me esos re­cur­sos). Pe­ro es­ta vez el cre­ci­mien­to tar­da en lle­gar, por­que lo tie­ne to­do en con­tra: la ne­ce­si­dad de de­vol­ver sus deu­das de­pri­me el con­su­mo de las fa­mi­lias; las po­bres ex­pec­ta­ti­vas y la fal­ta de cré­di­to fre­nan la in­ver­sión; los com­pro­mi­sos de re­duc­ción del dé­fi­cit obli­gan a cor­tar el gas­to pú­bli­co; nues­tra per­te­nen­cia a la zo­na eu­ro nos pri­va del re­cur­so a la de­va­lua­ción, e im­pi­de que el sec­tor ex­te­rior ani­me al res­to. ¿Có­mo sa­lir de és­ta?

En un as­pec­to hay que ad­mi­tir que los de­fen­so­res de la lí­nea dura tie­nen bas­tan­te ra­zón: la úni­ca for­ma de lo­grar que nues­tra eco­no­mía es­té en si­tua­ción de com­pe­tir con las de nues­tros so­cios es ir di­ri­gien­do nues­tros re­cur­sos ha­cia usos más pro­duc­ti­vos, e ir em­pleán­do­los del mo­do más acer­ta­do po­si­ble: es­tos son, pre­ci­sa­men­te, los ob­je­ti­vos de las me­di­das es­truc­tu­ra­les que re­co­mien­dan. Lo que ocu­rre es que, en sus ini­cios, la apli­ca­ción de esas me­di­das im­pli­ca des­pi­dos, cie­rres de plan­tas y, so­bre to­do, un pe­río­do en que los sa­la­rios han de cre­cer me­nos que la pro­duc­ti­vi­dad: só­lo así se lo­gra la re­cu­pe­ra­ción de

De­be­mos di­ri­gir los re­cur­sos ha­cia los usos más pro­duc­ti­vos y em­plear­los del mo­do más acer­ta­do po­si­ble

las ex­por­ta­cio­nes; só­lo así po­de­mos reac­ti­var nues­tra eco­no­mía. Se tra­ta, na­tu­ral­men­te, de un pe­río­do que se­rá lar­go y do­lo­ro­so: en Ale­ma­nia, el pro­ce­so de di­ges­tión de la reuni­fi­ca­ción lle­vó una dé­ca­da.

Mien­tras, el tiem­po pa­sa sin que se adi­vi­ne una so­lu­ción al

Con las me­di­das de cam­bios es­truc­tu­ra­les nos es­pe­ra un pe­río­do que se­rá lar­go y do­lo­ro­so

pro­ble­ma de la deu­da, las co­sas no se que­dan quie­tas. La si­tua­ción no me­jo­ra, sino que tien­de a agra­var­se: nues­tros acree­do­res des­con­fían de nues­tra ca­pa­ci­dad de pa­go; pa­ra cu­rar­se en sa­lud, nos co­bran más por fi­nan­ciar­nos; la ma­yor car­ga de in­tere­ses reavi­va las du­das so­bre nues­tra ca­pa­ci-

Nues­tros acree­do­res des­con­fían de nues­tra ca­pa­ci­dad de pa­go y pa­ra cu­rar­se en sa­lud, nos co­bran más

dad de pa­go, y vuel­ta a em­pe­zar.

La úni­ca for­ma de de­te­ner es­ta es­pi­ral es ofre­cien­do ga­ran­tías de li­qui­dez, co­mo ha­ce un Ban­co cen­tral en un Es­ta­do; fun­ción que só­lo de ma­ne­ra im­per­fec­ta po­drá desem­pe­ñar el fu­tu­ro fon­do de asis­ten­cia de la eu­ro­zo­na, el ESM, que, ade­más, no es­pe­ra es­tar en ope­ra­ción has­ta 2013. Mien­tras tan­to, pa­sa­re­mos al­gu­nos apu­ros en la bús­que­da de fi­nan­cia­ción ex­te­rior: re­cien­tes mo­vi­mien­tos en nues­tro sec­tor fi­nan­cie­ro in­di­can que al­gu­nas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras quie­ren cu­rar­se en sa­lud re­for­zan­do su ba­se de ca­pi­tal pa­ra li­brar­se de la ne­ce­si­dad de acu­dir a los mer­ca­dos. En­ca­ra­mos, pues, un pe­río­do tur­bu­len­to.

To­do es­to pa­re­ce un cas­ti­go ex­ce­si­vo; pe­ro es que, si ha­bla­mos del país en pri­me­ra per­so­na del plu­ral –ad­mi­tien­do así la par­te de res­pon­sa­bi­li­dad que nos co­rres­pon­de– ¡he­mos he­cho tan­tas ton­te­rías! La pren­sa in­gle­sa da, con sor­na bien di­si­mu­la­da, una no­ti­cia so­bre la plan­ta desa­li­ni­za­do­ra de To­rre­vie­ja, en Ali­can­te, se­gun­da ma­yor del mun­do y pri­me­ra de Eu­ro­pa: lle­va año y me­dio pen­dien­te de su pues­ta en mar­cha, por­que el go­bierno cen­tral no ha re­ci­bi­do de la au­to­no­mía la pre­cep­ti­va au­to­ri­za­ción me­dioam­bien­tal. La plan­ta ha cos­ta­do tres­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros, y pue­de que, cuan­do es­té en mar­cha, el agua po­ta­ble pro­du­ci­da re­sul­te de­ma­sia­do ca­ra pa­ra el po­si­ble con­su­mi­dor: ha­brá que ir pen­san­do en una sub­ven­ción. ¿Có­mo tan­to desa­tino?

El cro­nis­ta lo atri­bu­ye a la vie­ja pe­lea en­tre el PP va­len­ciano –de­fen­sor acé­rri­mo del tras­va­se del Ebro– y el PSOE ma­dri­le­ño, após­tol de la teo­lo­gía de la desa­li­ni­za­ción. Pe­lea de la que ya ha­bía oí­do uno ha­blar, pe­ro que uno su­po­nía no iba a te­ner con­se­cuen­cias tan one­ro­sas. No se tra­ta, na­tu­ral­men­te de un ca­so úni­co; así que des­cen­da­mos por un mo­men­to de las al­tu­ras ma­cro­eco­nó­mi­cas, de esas gran­des ci­fras que son res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno, y pen­se­mos en los ca­na­les que no van a re­gar na­da, en los AVEs que no van a nin­gu­na par­te, en las ca­rre­te­ras va­cías, ele­men­tos to­dos que han si­do te­naz­men­te de­fen­di­dos por las par­tes in­tere­sa­das, mu­chas ve­ces sin más ar­gu­men­tos que su in­te­rés, o que una op­ción ideo­ló­gi­ca (el fe­rro­ca­rril es de iz­quier­das, la ca­rre­te­ra de de­re­chas) sin es­tu­dios pre­vios; ¿có­mo va­mos a pre­ten­der que se nos to­men en se­rio? ¿Que con­fíen en no­so­tros?

“Fuer­za se­rá en to­dos los si­glos re­co­no­cer que quie­res di­ri­jan los des­ti­nos de la pa­tria co­rres­pon­den a las in­te­li­gen­cias más al­tas que sea ca­paz de dar de sí la Na­ción. Y si no me es per­mi­ti­do de­cir que las de ma­yo­res es­crú­pu­los, sí agre­ga­ré que las de ma­yor hon­ra­dez”. Eso es­cri­bía el re­ge­ne­ra­cio­nis­ta os­cen­se Lu­cas Mallada, a fi­na­les del si­glo die­ci­nue­ve. ¿No le pa­re­ce al lec­tor que Mallada era tam­bién un gran hu­mo­ris­ta?

ROSER VILALLONGA / AR­CHI­VO

Las desa­li­ni­za­do­ras han si­do uno de los re­fe­ren­tes en obras pú­bli­cas del go­bierno del PSOE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.