La pri­ma ex­tra de Sar­kozy

Las em­pre­sas que pa­guen di­vi­den­dos de­be­rán dar al­go a sus tra­ba­ja­do­res

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Lluís Uría

No ce­de­ré”. Es, jun­to con “no to­le­ra­ré” y otras fór­mu­las análo­gas, una de las frases pre­fe­ri­das de Nicolas Sar­kozy cuan­do quie­re ha­cer ga­la de fir­me­za y de­ter­mi­na­ción. Es de­cir, ca­si siem­pre. La úl­ti­ma vez que el pre­si­den­te fran­cés ex­pre­só de es­te mo­do su vo­ca­ción de in­tran­si­gen­cia fue el 19 de abril en un ac­to con los obre­ros de una fun­di­ción en las Ar­de­nas, a quie­nes pro­me­tió que el Es­ta­do obli­ga­rá a las gran­des em­pre­sas con be­ne­fi­cios a ne­go­ciar el pa­go de una pri­ma a sus tra­ba­ja­do­res. “Es nor­mal que los asa­la­ria­dos y los obre­ros a quie­nes se pi­die­ron es­fuer­zos du­ran­te la cri­sis se be­ne­fi­cien de la re­cu­pe­ra­ción, es un prin­ci­pio so­bre el que no ce­de­ré”, di­jo, es­pe­ran­do un aplau­so que sin em­bar­go no lle­gó.

Sar­kozy se ha­bía re­ser­va­do rea­li­zar el anun­cio de la bue­na nue­va en la mis­ma re­gión don­de arran­có su cam­pa­ña elec­to­ral en di­ciem­bre del 2006, con la ban­de­ra del po­der ad­qui­si­ti­vo y el fa­mo­so le­ma de “tra­ba­jar más pa­ra ga­nar más”. “Yo no os de­cep­cio­na­ré, no os men­ti­ré, no os trai­cio­na­ré”, di­jo en­ton­ces... La es­cuá­li­da cre­di­bi­li­dad del pre­si­den­te en los son­deos de opi­nión –por de­ba­jo del 30%– y la en­tra­da en cu­ña del ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal en las zo­nas obre­ras de­mues­tra has­ta qué pun­to de­silu­sio­nó aque­llas ex­pec­ta­ti­vas. “¿Có­mo se atre­ve Nicolas Sar­kozy a vol­ver a las Ar­de­nas, re­gión sím­bo­lo de sus men­ti­ras y de su fra­ca­so eco­nó­mi­co y so­cial, pa­ra ha­cer nue­vas pro­me­sas cuan­do to­das las pre­ce­den­tes han que­da­do sin fu­tu­ro?”, ata­có la pri­me­ra se­cre­ta­ria del PS, Martine Aubry.

A un año de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Sar­kozy ne­ce­si­ta im­pe­ra­ti­va­men­te re­cu­pe­rar el res­pal­do del elec­to­ra­do po­pu­lar, que le con­du­jo al Elí­seo en el 2007, si quie­re des­men­tir a las en­cues­tas que le dan por se­gu­ro per­de­dor. El pre­si­den­te arran­có su man­da­to ha­cien­do un re­ga­lo a los más ri­cos –el lla­ma­do es­cu­do fis­cal, que li­mi­tó al 50% de las ren­tas to­ta­les lo que ca­da fran­cés de­bía pa­gar por to­dos sus im­pues­tos– y lo va a ter­mi­nar de mo­do se­me­jan­te: su­pri­mien­do el otro­ra sa­cro­san­to es­cu­do fis­cal, que tan­to da­ño le ha he­cho en la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro com­pen­san­do a los más pu­dien­tes con una re­ba­ja del Im­pues­to de la So­li­da­ri­dad so­bre la Fortuna (ISF). Di­fí­cil, en ta­les cir­cuns­tan­cias, eri­gir­se de nue­vo en la voz de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Es en es­te con­tex­to en que ha na­ci­do la con­tro­ver­ti­da idea de la “pri­ma” a los asa­la­ria­dos anun­cia­da por Sar­kozy en las Ar­de­nas, cu­yo al­can­ce pro­me­te ser más li­mi­ta­do y di­lui­do que la fir­me­za de las pa­la­bras del pre­si­den­te que­ría dar a en­ten­der. A fal­ta de que el Go­bierno con­cre­te la me­di­da en un pro­yec­to de ley an­tes del ve­rano, la ini­cia­ti­va ha si­do pre­sen­ta­da ba­jo tan­tas ver­sio­nes co­mo mi­nis­tros han ha­bla­do de ella. La más osa­da fue la del res­pon­sa­ble del Pre­su­pues­to, Fra­nçois Ba­roin, quien ha­bló de una pri­ma obli­ga­to­ria de 1.000 eu­ros.

Al fi­nal, na­da más le­jos. Só­lo

La ini­cia­ti­va del pre­si­den­te fran­cés ha irri­ta­do tan­to a los em­pre­sa­rios co­mo a los sin­di­ca­tos

las gran­des em­pre­sas que re­par­tan di­vi­den­dos en­tre sus ac­cio­nis­tas, y que au­men­ten es­te año –nó­te­se la pre­ci­sión– ese di­vi­den­do, se ve­rán obli­ga­das no ya a pa­gar sino a ne­go­ciar con los sin­di­ca­tos el pa­go de una pri­ma que el Go­bierno ha re­nun­cia­do fi­nal­men­te a ci­frar. Pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas es­to se­rá op­cio­nal, aun­que la pri­ma –si se pa­ga– es­ta­rá exen­ta de car­gas so­cia­les. Los ex­per­tos con­si­de­ran que só­lo unos 9 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, en el me­jor de los ca­sos, se be­ne­fi­cia­rán de tal me­di­da.

La ini­cia­ti­va ha te­ni­do la vir­tud, por así de­cir, de irri­tar a los em­pre­sa­rios y a los sin­di­ca­tos a la vez. Es­tos úl­ti­mos ven en la pri­ma ex­traor­di­na­ria de Sar­kozy un se­ñue­lo, un en­ga­ño pa­ra no abor­dar la cues­tión del au­men­to de los sa­la­rios. “¡Esos 1.000 eu­ros son el mon­tan­te de la pa­pe­le­ta de vo­to!”, iro­ni­zó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CGT, Ber­nard Thi­bault.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.