“La ges­tión de la ener­gía es una asig­na­tu­ra de las TIC”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

El en­cuen­tro ha­bía si­do con­cer­ta­do con una pre­mi­sa: la ener­gía y la in­for­ma­ción son los dos pi­la­res de la eco­no­mía con­tem­po­rá­nea. Y de­bía em­pe­zar con una pre­gun­ta por la co­rre­la­ción en­tre am­bos. Pe­ro Fu­kus­hi­ma al­te­ró la agen­da de la con­ver­sa­ción con Ro­ber­ta Bi­glia­ni, res­pon­sa­ble pa­ra Eu­ro­pa de Energy In­sight, di­vi­sión de la con­sul­to­ra IDC, más co­no­ci­da por sus es­tu­dios del mer­ca­do de las TIC. Los es­tra­gos del desas­tre ja­po­nés han re­per­cu­ti­do en Eu­ro­pa: se ha reabier­to el debate so­bre la ener­gía nu­clear.

¿Qué va a cam­biar des­pués de Fu­kus­hi­ma?

Apar­te del im­pac­to emo­cio­nal y de la dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca que se han reavi­va­do es­tas se­ma­nas, el pro­ble­ma eco­nó­mi­co es el mis­mo que an­tes del 11 de mar­zo: la de­man­da de elec­tri­ci­dad cre­ce, cier­to que un po­co ate­nua­da el año pa­sa­do por la cri­sis, y se­gui­rá cre­cien­do inexo­ra­ble­men­te. Que el mun­do ne­ce­si­ta al­ter­na­ti­vas ener­gé­ti­cas no hay quien lo dis­cu­ta, y la si­tua­ción en Libia ha agra­va­do los pro­ble­mas de su­mi­nis­tro de pe­tró­leo. Las mi­ra­das se vuelven ha­cia las ener­gías lim­pias.

Pues eso, ¿qué es­ce­na­rio con­tem­pla IDC Energy In­sight?

Co­mo sa­be­mos bien, us­ted en Es­pa­ña y yo en Ita­lia, las ener­gías re­no­va­bles re­quie­ren in­cen­ti­vos pa­ra al­can­zar un ni­vel com­pe­ti­ti­vo con las fuen­tes con­ven­cio­na­les. En la so­lar, la pa­ri­dad de cos­tes no es­tá muy le­jos, prin­ci­pal­men­te en el sur de Eu­ro­pa. La eó­li­ca es una tec­no­lo­gía ma­du­ra, y hay mu­cho in­te­rés en ex­plo­tar su va­rian­te offs­ho­re en el mar del Nor­te, lo que exi­gi­ría enor­mes in­ver­sio­nes cu­ya fi­nan­cia­ción es­tá en el ai­re. Hay más po­si­bi­li­da­des, co­mo la bio­ma­sa, en­tre otras, pe­ro to­das las re­no­va­bles tie­nen un ras­go in­trín­se­co: no ha­brá re­torno de la in­ver­sión si no se ga­ran­ti­za un pre­cio. Los me­ca­nis­mos va­rían de país en país, pe­ro tie­nen en co­mún que el di­ne­ro ha de pro­ce­der de los in­gre­sos de las ener­gías con­ven­cio­na­les. Y es­te es un as­pec­to cru­cial en el ac­tual con­tex­to fi­nan­cie­ro.

Te­mo ha­ber­la apar­ta­do de la co­rre­la­ción en­tre ener­gía e in­for­ma­ción.

A eso voy. Las ener­gías lim­pias in­tro­du­cen un gra­do de com­pli­ca­ción adi­cio­nal. Una pe­cu­lia­ri­dad de la elec­tri­ci­dad, an­te la im­po­si­bi­li­dad de al­ma­ce­nar­la, es que el sis­te­ma de­be man­te­ner­se en equi­li­brio; ahí tie­ne us­ted la pri­me­ra com­pli­ca­ción, y la co­rre­la­ción por la que pre­gun­ta.

Y, por tan­to, es ur­gen­te

Afor­tu­na­da­men­te, nues­tras so­cie­da­des han in­ver­ti­do mu­cho pa­ra que las re­des exis­ten­tes sean lo bas­tan­te ro­bus­tas pa­ra in­te­grar el cre­ci­mien­to de las re­no­va­bles en los úl­ti­mos años, pe­ro hay cier­tas si­tua­cio­nes que sub­ra­yan la ur­gen­cia. En Di­na­mar­ca, y en al­gún mo­men­to tam­bién en Ale­ma­nia, la ge­ne­ra­ción de ener­gía eó­li­ca lle­gó a ser tan al­ta que, ma­te­má­ti­ca­men­te, el pre­cio del pro­duc­to pa­só a ser ne­ga­ti­vo, lo que de he­cho equi­val­dría a pa­gar al con­su­mi­dor por con­su­mir. Y lue­go es­tá la com­ple­ji­dad in­he­ren­te al fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos, en los que se ar­bi­tra la dis­po­ni­bi­li­dad de ener­gía de dis­tin­tas fuen­tes en ca­da mo­men­to.

“En Eu­ro­pa el sec­tor eléc­tri­co des­ti­na­rá es­te año más de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros a in­ver­sio­nes en TIC”

¿Qué efec­to ten­drá esa com­ple­ji­dad so­bre el mo­de­lo de ne­go­cio im­pe­ran­te y so­bre la re­gu­la­ción que es­tá en co­rres­pon­den­cia con ese mo­de­lo?

Es­tá cla­ro que la ca­de­na de va­lor de la ener­gía eléc­tri­ca va a cam­biar; en el es­que­ma con­ven­cio­nal (ge­ne­ra­ción-trans­mi­sión-dis­tri­bu­ción-co­mer­cia­li­za­ción), la pri­me­ra y la cuar­ta fa­se son los ne­go­cios com­pe­ti­ti­vos y, por tan­to, las más ex­pues­tas al cam­bio. Una fi­gu­ra que ha apa­re­ci­do en al­gu­nos mer­ca­dos es la del agre­ga­dor, aún no bien de­fi­ni­da pe­ro que po­dría ser útil pa­ra la in­tro­duc­ción de los co­ches eléc­tri­cos. Ima­gi­ne que us­ted es clien­te de Iber­dro­la, pe­ro va con su co­che eléc­tri­co a un pun­to de car­ga de En­de­sa. ¿Quién y có­mo le fac­tu­ra? ¿Se crea­rá un sis­te­ma de com­pen­sa­ción, co­mo en la ban­ca?

¿Cuál es el es­ta­do del con­cep­to de ‘smart grid’ o red in­te­li­gen­te?

Las re­des eléc­tri­cas ac­tua­les se ba­san en un pa­ra­dig­ma de pro­duc­ción en el que el nú­me­ro de pun­tos de in­put es li­mi­ta­do, y el flu­jo de ener­gía es uni­di­rec­cio­nal. El ho­ri­zon­te que pre­ve­mos in­tro­du­ce un nue­vo pa­ra­dig­ma mul­ti­di­rec­cio­nal, en el que la ener­gía pue­da par­tir des­de y lle­gar a cual­quier pun­to de co­ne­xión a la red. En otras pa­la­bras, las re­des del fu­tu­ro de­be­rán ser ca­pa­ces de com­bi­nar la dis­tri­bu­ción de ener­gía de dis­tin­tas fuen­tes e in­ter­ac­tuar con sis­te­mas de in­for­ma­ción di­gi­tal, que ser­vi­rán co­mo so­por­tes de efi­cien­cia y se­gu­ri­dad en el su­mi­nis­tro, e in­di­ca­do­res con­ti­nuos de pre­cio, in­clu­so a es­ca­la lo­cal. Por ello, una red in­te­li­gen­te ha de te­ner un ni­vel de au­to­ma­ti­za­ción pa­ra la mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta a tra­vés de sen­so­res y dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les, y un sis­te­ma de trans­fe­ren­cia de da­tos aso­cia­do a mo­de- los de de­ci­sión pa­ra ges­tio­nar la de­man­da en ca­da mo­men­to.

¿Hay ini­cia­ti­vas en mar­cha?

Por su­pues­to, hay va­rias es­ti­mu­la­das por la UE. Una de ellas, la más co­no­ci­da en Es­pa­ña, es la de En­de­sa en Má­la­ga, con la co­la­bo­ra­ción de IBM. Ha­ce días se anun­ció en Fran­cia un acuer­do en­tre Veo­lia y el ope­ra­dor mó­vil Oran­ge pa­ra ex­ten­der el pro­yec­to M20 City: aun­que es­tá cen­tra­do en la ges­tión de la de­man­da de agua, el con­cep­to es ex­ten­si­ble a la elec­tri­ci­dad. Y si us­ted re­cuer­da las in­ten­cio­nes de­cla­ra­das de Goo­gle, es­tas con­fir­man que la ges­tión de la ener­gía es ca­da vez más una asig­na­tu­ra de las TIC. Por cier­to, le in­tere­sa­rá sa­ber que se­gún nues­tras pre­vi­sio­nes, en Eu­ro­pa el sec­tor eléc­tri­co des­ti­na­rá es­te año más de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros a in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

Ro­ber­ta Bi­glia­ni, di­rec­to­ra pa­ra Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Áfri­ca de IDC Energy In­sight

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.