LOS ORÍ­GE­NES DE LA BAN­CA MO­DER­NA

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

Los ban­cos no es­tán de mo­da. Pa­re­ce co­mo si las atá­vi­cas pro­cla­mas con­tra la usu­ra hu­bie­ran re­sur­gi­do re­con­ver­ti­das en acu­sa­cio­nes de co­di­cia in­con­tro­la­da y de inep­ti­tud do­lo­sa. Tam­bién los su­per­vi­so­res han re­ci­bi­do su cuota de crí­ti­cas, sea por de­ja­dez o por co­lu­sión. Sin em­bar­go, unos y otros han cum­pli­do y cum­plen una fun­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía ac­tual.

En sus orí­ge­nes, la mo­der­ni­za­ción ban­ca­ria fue de la mano de la di­fu­sión de los bi­lle­tes (pa­pel mo­ne­da) a me­dia­dos del si­glo XIX. El Banc de Bar­ce­lo­na fue el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de esa mo­der­ni­za­ción en el ca­so catalán. Abrió sus puer­tas en agos­to de 1845 en los al­re­de­do­res de la pla­za de la Mer­cè, cen­tro neu­rál­gi­co de la ciu­dad en la épo­ca. Fue una ini­cia­ti­va de un gru­po de co­mer­cian­tes e in­dus­tria­les a cu­yo fren­te es­ta­ban Ma­nuel Gi­ro­na, Jo­sep M. Se­rra i Mu­ñoz y Jo­sep Ra­fael Plan­do­lit, to­dos ellos con co­no­ci­das ca­sas de comercio en la ciu­dad.

Pe­ro, ¿ne­ce­si­ta­ba Bar­ce­lo­na un ban­co? La ciu­dad era un her­vi­de­ro. Al puer­to lle­ga­ban bar­cos car­ga­dos de al­go­dón que ali­men­ta­ban las in­dus­trias ins­ta­la­das en el la­be­rin­to de ca­lles apre­ta­das den­tro de unas mu­ra­llas que to­da­vía tar­da­rían en ser de­rri­ba­das. In­dus­tria­les y co­mer­cian­tes re­que­rían fi­nan­cia­ción pa­ra sus ac­ti­vi­da­des. Los pres­ta­mis­tas pri­va­dos ofre­cían es­tos ser­vi­cios a unos ti­pos de in­te­rés que ron­da­ban el 8%. El Banc de Bar­ce­lo­na se pro­po­nía pres­tar­los a no más del 6%. Ade­más, se ha­bían co­men­za­do a crear las pri­me­ras com­pa­ñías anó­ni­mas y sus ac­cio­nes po­dían uti­li­zar­se co­mo ga­ran­tía de cré­di­to si exis­tía una ins­ti­tu­ción que los ad­mi­tie­se. El ban­co se pre­sen­ta­ba a la vez co­mo una ins­ti­tu­ción ne­ce­sa­ria y co­mo un pin­güe ne­go­cio.

Has­ta que en 1856 se pro­mul­gó una nue­va ley de Ban­cos de Emi­sión, en Es­pa­ña ac­tua­ron só­lo cua­tro so­cie­da­des anó­ni­mas ban­ca­rias: los ban­cos de San Fer­nan­do e Isabel II, en Ma­drid (fu­sio­na­dos en 1847) y los de Bar­ce­lo­na y Cá­diz. La vo­lun­tad del Es­ta­do de li­mi­tar la com­pe­ten­cia en es­te ám­bi­to res­pon­día a dos cues­tio­nes. La pri­me­ra te­nía que ver con el mie­do: el te­mor a per­der el con­trol so­bre los nue­vos me­dios de pa­go, los bi­lle­tes, y a des­en­ca­de­nar fuer­zas que los con­tem­po­rá­neos veían co­mo im­pre­vi­si­bles; la se­gun­da res­pon­día a las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción del pro­pio Es­ta­do, en per­ma­nen­te aho­go fi- nan­cie­ro. A cam­bio del pri­vi­le­gio otor­ga­do, to­dos los ban­cos de emi­sión se vie­ron im­pe­li­dos a con­ce­der cré­di­to a los go­bier­nos de turno, aun­que siem­pre fue el Ban­co de San Fer­nan­do (lue­go re­nom­bra­do Ban­co de Es­pa­ña) el prin­ci­pal sos­tén fi­nan­cie­ro del Es­ta­do.

De es­ta for­ma, la apa­ri­ción de la ban­ca mo­der­na es­tu­vo vin­cu­la­da por una par­te a las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción de una eco­no­mía que es­ta­ba co­men­zan­do a sa­cu­dir­se las ré­mo­ras del an­ti­guo

El Banc de Bar­ce­lo­na se pre­sen­ta­ba a la vez co­mo una ins­ti­tu­ción ne­ce­sa­ria y co­mo un pin­güe ne­go­cio

ré­gi­men y, a la vez, a la de­ses­pe­ra­da si­tua­ción de un Es­ta­do en per­ma­nen­te pe­li­gro de quie­bra. Las dos fuer­zas es­tu­vie­ron en el ori­gen de nues­tro ac­tual sis­te­ma ban­ca­rio.

Por lo que ha­ce al Banc de Bar­ce­lo­na, su apa­ri­ción fue to­do un éxi­to: apor­tó mo­der­ni­dad a la eco­no­mía, in­tro­du­cien­do sin mu­cha di­fi­cul­tad los bi­lle­tes y las cuen­tas co­rrien­tes co­mo ins­tru­men­tos de pa­go y fa­ci­li­tan­do las transac­cio­nes, y fa­vo­re­ció el ac­ce­so al cré­di­to de una am­plia ca­pa de co­mer­cian­tes e in­dus­tria­les que pu­die­ron apro­ve­char las con­di­cio­nes ofre­ci­das por el ban­co pa­ra me­jo­rar sus ne­go­cios. La ciu­dad acep­tó de bue­na ga­na los nue­vos bi­lle­tes co­mo me­dio de pa­go. El ban­co de­bía ase­gu­rar su con­ver­ti­bi­li­dad en mo­ne­da me­tá­li­ca y su acep­ta­ción de­mues­tra que el mun­do de los ne­go­cios con­fia­ba en las per­so­nas que di­ri­gían el Ban­co co­mo ga­ran­tes de esa res­pon­sa­bi­li­dad.

Esa con­fian­za se pu­so a prue­ba du­ran­te la gra­ve cri­sis que se pro­du­jo a raíz de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa de fe­bre­ro de 1848. En aque­llos mo­men­tos, mu­chos te­ne­do­res de bi­lle­tes acu­die­ron a las ofi­ci­nas del ban­co pa­ra can­jear­los por oro. An­te esa si­tua­ción, y a fal­ta de un ban­co cen­tral que ac­tua­ra co­mo pres­ta­mis­ta de úl­ti­mo re­cur­so, fue­ron los di­rec­ti­vos de la en­ti­dad quie­nes, con sus for­tu­nas pri­va­das, in­yec­ta­ron li­qui­dez al ban­co pa­ra sal­var­lo de la ban­ca­rro­ta.

El com­pro­mi­so de los di­rec­ti­vos con el ban­co no era, na­tu­ral­men­te, de­sin­te­re­sa­do. La pre­sen­cia en los ór­ga­nos de go­bierno de un su­per­vi­sor (el co­mi­sa­rio re­gio) –cu­yo pa­pel fue más bien de­co­ra­ti­vo– no im­pi­dió que el ban­co fa­vo­re­cie­ra los in­tere­ses de sus di­rec­ti­vos. Es­tas prác­ti­cas se da­ban en­ton­ces en ban­cos de to­das las la­ti­tu­des. Nao­mi La­mo­reaux, en su clá­si­co es­tu­dio so­bre el in­si­der len­ding en los ban­cos de Nue­va In­gla­te­rra, con­si­de­ra que es­tas con­duc­tas no de­ben en­ten­der­se co­mo irre­gu­la­res, sino co­mo pro­pias de épo­cas en las que só­lo el co­no­ci­mien­to per­so­nal pro­por­cio­na­ba in­for­ma­ción fia­ble.

Es­te pro­ce­der sin du­da al­gu­na fa­vo­re­ció la di­fu­sión del fe­rro­ca­rril y el desa­rro­llo de otras

La mo­der­ni­za­ción ban­ca­ria fue de la mano de la di­fu­sión de los bi­lle­tes a me­dia­dos del si­glo XIX

im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas im­pul­sa­das por los di­rec­ti­vos del ban­co, pe­ro tam­bién fa­ci­li­tó su in­ter­ven­ción a tí­tu­lo pri­va­do y en con­di­cio­nes muy ven­ta­jo­sas en las ope­ra­cio­nes que el Es­ta­do pro­po­nía al ban­co, re­la­cio­na­das con la emi­sión de deu­da pú­bli­ca o con ne­ce­si­da­des de te­so­re­ría. Era la ca­ra y cruz de un mo­do de ha­cer ne­go­cio que en unos ca­sos fa­vo­re­cía a au­tén­ti­cos em­pren­de­do­res arries­ga­dos y en otros a pu­ros bus­ca­do­res de ren­tas.

Las le­yes ban­ca­rias de 1856 co­lo­ca­ron al Banc de Bar­ce­lo­na en una si­tua­ción de­li­ca­da. Pe­se a man­te­ner le­gal­men­te su pri­vi­le­gio emi­sor, esa ba­rre­ra de en­tra­da se vio res­que­bra­ja­da con la ac­tua­ción de las nue­vas so­cie­da­des de cré­di­to y ca­jas de gi­ro y ban­ca. Ta­lo­nes, ór­de­nes de pa­go y obli­ga­cio­nes al por­ta­dor emi­ti­das por es­tas ins­ti­tu­cio­nes cir­cu­la­ban y eran acep­ta­das co­mo bi­lle­tes. Es­ta atí­pi­ca si­tua­ción per­sis­tió du­ran­te una dé­ca­da, pe­ro, en ma­yo de 1866, arras­tra­das por la cri­sis pa­de­ci­da por las com­pa­ñías fe­rro­via­rias, sus­pen­die­ron pa­gos la gran ma­yo­ría de las en­ti­da­des de cré­di­to de Bar­ce­lo­na. A ni­vel es­pa­ñol, tam­bién fue­ron po­cos los ban­cos que su­pe­raron la cri­sis, en­tre ellos los pre­de­ce­so­res de los ac­tua­les San­tan­der y BBVA.

Tras la cri­sis, el Banc de Bar­ce­lo­na só­lo pu­do dis­fru­tar del ejer­ci­cio efec­ti­vo del mo­no­po­lio del cré­di­to en la ciu­dad du­ran­te ocho años. En mar­zo de 1874, Jo­sé Eche­ga­ray de­cre­tó la uni­fi­ca­ción del pri­vi­le­gio de emi­sión en­tre­gán­do­se­lo al Ban­co de Es­pa­ña. La con­tra­par­ti­da vol­vía a ser un ge­ne­ro­so cré­di­to pa­ra un go­bierno en una si­tua­ción fi­nan­cie­ra agó­ni­ca, re­sul­ta­do de años de ines­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y del cos­te de la lu­cha con­tra el al­za­mien­to car­lis­ta. El Banc de Bar­ce­lo­na de­ci­dió man­te­ner­se co­mo ban­co co­mer­cial sin de­re­cho de emi­sión y así per­vi­vió has­ta su quie­bra en 1920.

Es­te fue, a gran­des ras­gos, el pro­ce­so que con­fi­gu­ró el mar­co de re­fe­ren­cia del sis­te­ma ban­ca­rio que hoy es­tá en el cen­tro del debate. Lo in­ne­ga­ble es que la fi­gu­ra de un Es­ta­do dé­bil, que gas­ta­ba más de lo que re­cau­da­ba y que no era ca­paz de es­ca­par a las pre­sio­nes de los lob­bies de in­tere­ses, con­fi­gu­ró un sis­te­ma muy in­ter­ve­ni­do pe­ro a la vez po­co efi­cien­te. La efi­cien­cia de la ban­ca se ca­rac­te­ri­za por con­se­guir un des­tino pro­duc­ti­vo a sus re­cur­sos. Si la ma­yor ren­ta­bi­li­dad pa­ra sus cau­da­les se en­cuen­tra en los al­tos ti­pos de in­te­rés pa­ga­dos por un Es­ta­do siem­pre en di­fi­cul­ta­des, o en la in­ver­sión en ope­ra­cio­nes po­co trans­pa­ren­tes, se com­pren­de que las em­pre­sas no ob­ten­gan el cré­di­to que ne­ce­si­tan, que lo bus­quen cos­to­sa­men­te por otros de­rro­te­ros y que fi­nal­men­te al­gu­nas de­ci­dan que no les re­sul­ta ren­ta­ble in­no­var y cre­cer. En de­fi­ni­ti­va, que la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial se vea des­in­cen­ti­va­da. Y es­to es vá­li­do pa­ra el pa­sa­do, pe­ro tam­bién pa­ra el pre­sen­te.

FOTOTECA.CAT – G.SE­RRA

El Banc de Bar­ce­lo­na abrió sus puer­tas en agos­to de 1845 en los al­re­de­do­res de la pla­za de la Mer­cè

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.