Ayun­ta­mien­tos al bor­de del co­lap­so

El des­plo­me de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios re­plan­tea el pro­ble­ma so­bre la de­fi­cien­te fi­nan­cia­ción lo­cal y abre la puer­ta a nue­vos y do­lo­ro­sos re­cor­tes, que lle­ga­rán inexo­ra­ble­men­te des­pués de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La­lo Agus­ti­na

Pe­dro Arahue­tes, alcalde de Se­go­via des­de el 2003, as­pi­ra a ser re­ele­gi­do en el car­go el 22 de ma­yo, cuan­do los más de 8.000 mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les ele­gi­rán a sus gestores pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años. Cree que no le van a pa­sar fac­tu­ra las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do des­de el pin­cha­zo de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria en el 2008 y la cri­sis que se desató a con­ti­nua­ción, cuan­do con­cep­tos co­mo con­so­li­da­ción fis­cal, deu­da so­be­ra­na y dé­fi­cit pú­bli­co pa­sa­ron a lle­nar día tras día las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos y los mi­nu­tos del te­le­dia­rio. El ate­rri­za­je brus­co de la eco­no­mía ha de­ja­do mu­chos dam­ni­fi­ca­dos.

En el ca­so de Se­go­via, se­gún cuen­ta Arahue­tes, la cri­sis le obli­gó a re­cor­tar en un 20% el gas­to en las sub­ven­cio­nes a ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y de­por­ti­vas, ade­más de ba­jar el suel­do de los al­tos car­gos del con­sis­to­rio. “Es do­lo­ro­so, y, ¡cla­ro que nos gus­ta­ría or­ga­ni­zar las me­jo­res fies­tas o se­guir im­pul­san­do el de­por­te, o tan­tas co­sas más!, pe­ro la reali­dad es que no hay di­ne­ro”. Al mis­mo tiem­po que Se­go­via, los pró­xi­mos al­cal­des de Bar­ce­lo­na, Ma- drid, To­le­do, Castro Ur­dia­les, Ta­fa­lla, Maó, Alcorisa y el res­to de ayun­ta­mien­tos del país ten­drán que ha­cer lo mis­mo.

No só­lo, ni fun­da­men­tal­men­te, pa­ra cua­drar el dé­fi­cit pú­bli­co, sino, so­bre to­do, pa­ra evi­tar el co­lap­so. Co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ha­cien­da de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP), el alcalde de Se­go­via si­túa la raíz del pro­ble­ma en que en Es­pa­ña si­guen pen­dien­tes de de­fi­nir tan­to las com­pe­ten­cias co­mo la fi­nan­cia­ción de los ayun­ta­mien­tos. “Los prin­ci­pa­les par­ti­dos del país lo re­co­no­cen –él es del PSOE–, pe­ro al fi­nal el debate se eter­ni­za y na­die le po­ne el cas­ca­bel al ga­to”.

El diag­nós­ti­co es­tá cla­rí­si­mo. La des­cen­tra­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y pre­su­pues­ta­ria desa­rro­lla­da des­de la tran­si­ción ha per­mi­ti­do con­so­li­dar, pe­se a las di­fi­cul­ta­des, el es­ta­do de las au­to­no­mías. Los ayun­ta­mien­tos, en cam­bio, mal­vi­ven con unos po­cos im­pues­tos pro­pios –so­bre bie­nes in­mue­bles (IBI) y el de cons­truc­cio­nes, ins­ta­la­cio­nes y obras (ICIO)– y las ta­sas, que gra­van la re­co­gi­da de ba­su­ras y otros ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les. Es­to su­po­ne al­re­de­dor del 80% de los in­gre­sos de un con­sis­to­rio y el res­to pro­vie­ne de las trans­fe­ren­cias del Es­ta­do, las dipu­tacio­nes y au­to­no­mías.

El hun­di­mien­to del la­dri­llo ha arra­sa­do con ca­si to­do. Los in­gre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.