Pac­to pa­ra el 2011 y pa­ra lle­gar al dé­fi­cit ce­ro en el 2014

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Los ayun­ta­mien­tos no son el pro­ble­ma pa­ra el con­trol del dé­fi­cit pú­bli­co en Es­pa­ña, que cons­ti­tu­ye aho­ra mis­mo la prio­ri­dad en cuan­to a los ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos del Go­bierno. Pe­ro tam­bién preo­cu­pan al Eje­cu­ti­vo, que ha tra­ta­do en los úl­ti­mos me­ses de pa­liar sus ne­ce­si­da­des, sin com- pro­me­ter la es­ta­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas. El pa­sa­do sep­tiem­bre, el Go­bierno lle­gó a un acuer­do con la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias por el que se in­cre­men­ta­ron las apor­ta­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral des­de los 13.200 a los 14.400 mi­llo­nes en el 2011. Y ha­ce só­lo una se­ma- na, los mis­mos ac­to­res pac­ta­ron red­cir el dé­fi­cit de los ayun­ta­mien­tos has­ta el 0,3% del PIB en el 2012 y el 0% en el 2014. Sin em­bar­go, tan­to unos co­mo otros sa­ben que que­da pen­dien­te el gran acuer­do: apro­bar una ley que de­fi­na las com­pe­ten­cias y re­suel­va la fi­nan­cia­ción de los ayun­ta­mien­tos. sos pro­ve­nien­tes de la cons­truc­ción –ha­ce tres años se ini­cia­ban 700.000 vi­vien­das en Es­pa­ña y aho­ra ape­nas se em­pie­zan 100.000– se han eva­po­ra­do. Y con la cri­sis cas­ti­gan­do a em­pre­sas y fa­mi­lias es mal mo­men­to pa­ra su­bir im­pues­tos.

“Cual­quier ini­cia­ti­va pa­ra in­cre­men­tar el va­lor ca­tas­tral o su­bir el IBI pue­de te­ner con­se­cuen­cias gra­ves –apun­ta Va­len­tí Pich, pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios de Eco­no­mis­tas–, por lo que los ayun­ta­mien­tos de­be­rán re­plan­tear­se los ser­vi­cios que pres­tan, ra­cio­na­li­zar su es­truc­tu­ra con la eli­mi­na­ción de con­sor­cios y em­pre­sas pú­bli­cas e im­ple­men­tar mé­to­dos de ges­tión efi­cien­te”.

Ca­si na­da. ¿Com­pli­ca­do? Bas­tan­te, aun­que, de he­cho, mu­chos ayun­ta­mien­tos ya han em­pe­za­do a ha­cer co­sas. Pe­ro ha­ce fal­ta más. Un in­ter­ven­tor de un mu­ni­ci­pio des­ta­ca­do del área de Bar­ce­lo­na que pre­fie­re el ano­ni­ma­to aña­de a lo se­ña­la­do por Pich un te­ma es­pi­no­so: los gas­tos de per­so­nal. “Las plan­ti­llas de mu­chos ayun­ta­mien­tos es­tán hin­cha­das, por lo que si se re­du­cen el 20% de los gas­tos en suel­dos al per­so­nal fi­jo, even­tua­les y car­gos de con­fian­za, los ser­vi­cios no se re­sen­ti­rían”.

El te­mor real es que, si no se adop­tan me­di­das, pue­de ha­ber ten­sio­nes de te­so­re­ría im­por­tan­tes a par­tir de aho­ra. El Go­bierno apro­bó una ley el año pa­sa­do por la que to­das las pó­li­zas de te­so­re­ría de los ayun­ta­mien­tos de­be­rán ser can­ce­la­das an­tes del pró­xi­mo 31 de di­ciem­bre. “Es­to es im­po­si­ble de cum­plir –di­ce el ci­ta­do in­ter­ven­tor–, por lo que si no hay nue­vas so­lu­cio­nes, se mul­ti­pli­ca­rán los ca­sos de ayun­ta­mien­tos que no pue­dan pa­gar sus nó­mi­nas”.

Los que ya es­tán afec­ta­dos por las ten­sio­nes son los pro­vee­do­res. Es una de­nun­cia que se vie­ne re­pi­tien­do des­de ha­ce me­ses: los ayun­ta­mien­tos pa­gan tar­de, muy tar­de, y lle­van a ve­ces a una si­tua­ción crí­ti­ca a de­ce­nas de mi­les de au­tó­no­mos y pe­que­ñas em­pre­sas de ser­vi­cios que a ve­ces no pue­den ob­te­ner fi­nan­cia­ción ban­ca­ria con la que cu­brir­se de los re­tra­sos de la ad­mi­nis­tra­ción.

An­to­ni Ca­ñe­te, por­ta­voz de la Pla­ta­for­ma Mul­ti­sec­to­rial con­tra la Mo­ro­si­dad y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Pi­mec, de­nun­cia que las ci­fras co­no­ci­das no per­mi­ten ver la reali­dad del pro­ble­ma. Los ayun­ta­mien­tos y el res­to de cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les tie­nen una deu­da de 35.442 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos por el Ban­co de Es­pa­ña. Pe­ro a es­ta can­ti­dad hay que su­mar­le lo que de­ben a las em­pre­sas y au­tó­no­mos que tra­ba­jan pa­ra ellos.

“Na­die da cré­di­to a la gran ma­yo­ría de los ayun­ta­mien­tos, con

El catedrático Javier Suá­rez Pan­die­llo di­ce que es­to só­lo se pue­de arre­glar con “ges­tión, ges­tión y ges­tión”

lo que si no pue­den en­deu­dar­se por arri­ba (la ban­ca), lo ha­cen por aba­jo (los pro­vee­do­res)”, di­ce Ca­ñe­te. La ley de Mo­ro­si­dad es, de mo­men­to, pa­pel mo­ja­do. En sus pri­me­ros me­ses de apli­ca­ción, el pla­zo de pa­go de los con­sis­to­rios ha em­peo­ra­do, se­gún la ci­ta­da pla­ta­for­ma, y ha pa­sa­do de 154 a 157 días.

No que­da más que vol­ver al prin­ci­pio. “Te­nien­do en cuen­ta las ten­sio­nes en el con­trol del dé­fi­cit pú­bli­co del Es­ta­do y el de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, es­to só­lo se arre­gla con ajus­tes fuer­tes en los gas­tos y con ges­tión, ges­tión y ges­tión”, apun­ta Javier Suá­rez Pan­die­llo, catedrático de Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Oviedo. La fór­mu­la pa­ra evi­tar la rui­na pa­sa por com­bi­nar bue­nas do­sis de ra­cio­na­li­dad, efi­cien­cia y un con­trol ex­haus­ti­vo del gas­to. Aun­que hay ex­cep­cio­nes, es­tas prác­ti­cas no abun­dan en los ayun­ta­mien­tos. A par­tir de aho­ra, se­rán im­pre­si­cin­di­bles.

DA­NI DUCH/AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.