Cuan­do el cré­di­to se aca­ba

Los ex­per­tos no pre­vén pro­ble­mas pa­ra re­fi­nan­ciar deu­da, pe­ro sí pa­ra cap­tar más re­cur­sos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - L. Agus­ti­na

El con­jun­to de los en­tes lo­ca­les de­be a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras más de 35.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún los da­tos del Ban­co de Es­pa­ña co­rres­pon­dien­tes al cie­rre del 2010. De es­ta ci­fra, los más de 8.000 ayun­ta­mien­tos del país cuen­tan con fi­nan­cia­ción por 28.000 mi­llo­nes, con Ma­drid co­mo mu­ni­ci­pio más en­deu­da­do con cer­ca de una cuar­ta par­te del to­tal. El res­to de los ayun­ta­mien­tos se en­cuen­tra a una gran dis­tan­cia de la me­tró­po­li go­ber­na­da por Al­ber­to Ruiz Ga­llar­dón.

En cual­quier ca­so, las ci­fras glo­ba­les y la ra­pi­dez con la que se han al­can­za­do asus­tan a to­dos me­nos a los ex­per­tos. La agen­cia de calificación de ries­gos Fitch, por ejem­plo, otor­ga muy bue­na no­ta cre­di­ti­cia a los seis ayun­ta­mien­tos que han con­tra­ta­do sus ser­vi­cios. El me­jor es Bar­ce­lo­na, que cuen­ta con una no­ta de AA+, a só­lo un es­ca­lón de la má­xi­ma calificación que da la agen­cia a los emi­so­res de deu­da. San Sebastián, A Co­ru­ña y Vi­go cuen­tan con una no­ta de AA, mien­tras que Pam­plo­na y Ma­drid se en­cuen­tran en un pel­da­ño in­fe­rior con su AA-. En to­dos los ca­sos, son no­tas má­xi­mas, en la par­te al­ta de un ran­king de bue­nos pa­ga­do­res, siem­pre se­gún el cri­te­rio de Fitch.

Pa­ra Guil­hem Cos­tes, res­pon­sa­ble de aná­li­sis pa­ra el sec­tor pú­bli­co lo­cal de es­ta fir­ma en Es­pa­ña y Por­tu­gal, es­tas bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes se ex­pli­can por­que “los ayun­ta­mien­tos es­pa­ño­les siem­pre han te­ni­do una deu­da a muy lar­go pla­zo que no van a te­ner pro­ble­mas de re­no­var cuan­do afron­ten los ven­ci­mien­tos co­rres­pon­dien­tes”. Cos­tes ob­ser­va co­mo uno de los fac­to­res po­si­ti­vos un cam­bio en la con­cien­cia de los al­cal­des, “que ya se han da­do cuen­ta de que es fac­ti­ble co­brar al­go por ca­da ser­vi­cio que pres­tan a los ciu­da­da­nos”. Es­te co­pa­go pue­de ayu­dar a re­equi­li­brar las cuen­tas de ca­ra al fu­tu­ro. Más a cor­to pla­zo, los mer­ca­dos se en­cuen­tran re­la­ti­va­men­te tran­qui­los de­bi­do a que “el vo­lu­men de deu­da que hay que re­no­var en el pre­sen­te ejer­ci­cio es muy li­mi­ta­do”, se­gún Cos­tes.

Los ana­lis­tas sub­ra­yan que se ha pues­to freno a una de­ri­va pe­li­gro­sa. Al Go­bierno le preo­cu­pa­ba que se in­cre­men­ta­ra el im­por­te ab­so­lu­to de la deu­da de los ayun­ta­mien­tos, que pa­só de los 12.500 mi­llo­nes en 1995 a 24.000 mi­llo­nes –el do­ble– en el 2007 y aún subió en ca­si 5.000 mi­llo­nes más en los tres años de la cri­sis. Pa­ra evi­tar que es­ta es­ca­la­da se pro­lon­ga­ra, el Eje­cu­ti­vo prohi­bió el año pa­sa­do que se in­cre­men­ta­ra la deu­da ne­ta de los con­sis­to­rios.

La me­di­da re­sul­ta­ba im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar que la pe­lo­ta de la deu­da aca­ba­ra lle­ván­do­se a al­guien por de­lan­te y, so­bre to­do, man­dó un men­sa­je inequí­vo­co: no se po­drá in­cre­men­tar el dé­fi­cit por­que no se con­ta­rá con los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra fi­nan­ciar­lo. En es­tas cir­cuns­tan-

La agen­cia Fitch tie­ne a seis de las ma­yo­res ciu­da­des es­pa­ño­las con al­tas no­tas de calificación cre­di­ti­cia

cias, la úni­ca op­ción ha si­do aca­tar los cam­bios.

Los des­equi­li­brios en­tre los in­gre­sos y los gas­tos ro­za­ron los 22.000 mi­llo­nes en los úl­ti­mos cua­tro años, con el pi­co más al­to en el 2010, cuan­do el dé­fi­cit lle­gó al bor­de de los 7.000 mi­llo­nes de eu­ros ¿El mo­ti­vo? La cri­sis im­pac­tó en los ayun­ta­mien­tos con una es­truc­tu­ra y una di­ná­mi­ca de gas­tos im­por­tan­te a la que no se pu- do ha­cer fren­te con unos in­gre­sos ca­da vez más men­guan­tes.

“El pro­ble­ma de la fi­nan­cia­ción de los ayun­ta­mien­tos se ha agra­va­do con la cri­sis, pe­ro no arran­ca de ahí”, di­cen des­de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP). Los con­sis­to­rios cons­ti­tu­yen el es­la­bón de la ad­mi­nis­tra­ción más pró­xi­mo al ciu­da­dano y esa cer­ca­nía –jun­to con la proximidad elec­to­ral– ha con­di­cio­na­do una ges­tión fi­nan­cie­ra que de­bía y de­be co­rre­gir­se.

La aflo­ra­ción del dé­fi­cit y el in­cre­men­to de la deu­da han si­do las so­lu­cio­nes a cor­to pla­zo. “Pe­ro aho­ra hay que pen­sar en la sos-

En el fu­tu­ro no se­rá po­si­ble con­tar con ma­yor deu­da o con los pro­vee­do­res pa­ra cu­brir el dé­fi­cit lo­cal

te­ni­bi­li­dad fu­tu­ra, aun­que tam­bién hay que re­co­no­cer que es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil cam­biar el sis­te­ma”, ase­gu­ra el eco­no­mis­ta Va­len­tí Pich. No hay otra op­ción. La ban­ca y los in­ver­so­res –jun­to con los pro­vee­do­res– han he­cho po­si­ble lle­gar has­ta aquí. En el fu­tu­ro no se­rá po­si­ble con­tar ni con unos ni con otros pa­ra fi­nan­ciar la ac­ti­vi­dad or­di­na­ria de los ayun­ta­mien­tos es­pa­ño­les.

J.M.CENCILLO

Ri­ta Bar­be­rá, al­cal­de­sa de Va­len­cia, se­gun­da ciu­dad con más deu­da de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.