Pri­va­ti­za­cio­nes ex­prés en Por­tu­gal

El FMI y la UE obli­gan a Lis­boa a ace­le­rar las ven­tas pa­ra re­cau­dar 5.500 mi­llo­nes de eu­ros

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - An­xo Lugilde

Poul Thom­sen, el je­fe de la de­le­ga­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en la ne­go­cia­ción del res­ca­te lu­so, ase­gu­ra que una de las cues­tio­nes que más le sor­pren­die­ron en Por­tu­gal fue la ele­va­da pre­sen­cia que el sec­tor pú­bli­co man­tie­ne en la eco­no­mía. “Hay de­fi­ni­ti­va­men­te de­ma­sia­do Es­ta­do en Por­tu­gal”, de­cla­ró en una entrevista en el Diá­rio de No­tí­cias es­te da­nés que li­de­ró las mi­sio­nes del FMI en Is­lan­dia y en Gre­cia. La con­se­cuen­cia de es­te diag­nós­ti­co es igual de di­rec­ta, co­mo se re- fle­ja en el pro­to­co­lo de acuer­do en­tre el FMI y la UE con el Go­bierno so­cia­lis­ta por­tu­gués, al que se han su­ma­do los dos par­ti­dos de de­re­chas, PSD y CDS, lo que ga­ran­ti­za su eje­cu­ción con in­de­pen­den­cia del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes del 5 de ju­nio. “El Go­bierno ace­le­ra­rá su pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes”, se afir­ma en el memorándum que fi­ja las con­di­cio­nes del cré­di­to de 78.000 mi­llo­nes de ayu­da ex­ter­na.

El ob­je­ti­vo de la ven­ta de las par­ti­ci­pa­cio­nes es­ta­ta­les es ob­te­ner al me­nos 5.500 mi­llo­nes, con la pre­vi­sión de pri­va­ti­zar ya es­te año al com­ple­to la eléc­tri­ca, EDP, en la que el Es­ta­do tie­ne el 25%, y la em­pre­sa ges­to­ra de la red ener­gé­ti­ca, REN, así co­mo la com­pa­ñía aé­rea TAP. El Go­bierno de Lis­boa de­be se­ña­lar otras dos em­pre­sas pa­ra pri­va­ti­zar en 2012, pa­ra lo que se ba­ra­ja la po­si­bi­li­dad de que enaje­ne sus par­ti­ci­pa­cio­nes en la pe­tro­le­ra Galp, Águas de Por­tu­gal y la trans­por­ta­do­ra de car­ga fe­rro­via­ria. Las des­in­ver­sio­nes tam­bién in­clu­yen la ra­ma de se­gu­ros de la Cai­xa Ge­ral de De­pó­si­tos, las em­pre­sas pú­bli­cas mu­ni­ci­pa­les y los go­bier­nos re­gio­na­les de Ma­dei­ra y las Azo­res.

La Cai­xa Ge­ral, la prin­ci­pal en­ti­dad fi­nan­cie­ra por­tu­gue­sa, con­ti­nua­rá sien­do pú­bli­ca, lo que se pue­de con­ver­tir en una ba­za en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio reali- zar nue­vos pla­nes de ajus­te. De mo­men­to, el Go­bierno es­gri­me el man­te­ni­mien­to de la Cai­xa en el sec­tor pú­bli­co co­mo uno de los lo­gros de la ne­go­cia­ción.

Sin em­bar­go, el pri­mer mi­nis­tro Jo­sé Só­cra­tes no ha po­di­do man­te­ner uno de los ins­tru­men­tos que más ha de­fen­di­do en los úl­ti­mos años, a pe­sar de las re­so­lu­cio­nes eu­ro­peas en con­tra y de con­flic­ti­vos pro­ce­sos co­mo el de la com­pra por Te­le­fó­ni­ca de la ope­ra­do­ra bra­si­le­ña Vi­vo. Y es que el FMI y la UE han obli­ga­do a Por­tu­gal a eli­mi­nar los de­re­chos es­pe­cia­les, a tra­vés de la lla­ma­da ac­ción de oro, que el Es­ta­do po­seía en Por­tu­gal Te­le­com y la eléc­tri­ca EDP.

“Si Por­tu­gal no con­si­guie­se man­te­ner en el te­rri­to­rio na­cio­nal y en ma­nos por­tu­gue­sas una sig­ni­fi­ca­ti­va ca­pa­ci­dad de de­ci­sión en sec­to­res es­tra­té­gi­cos de la eco­no­mía, co­mo por ejem­plo el fi­nan­cie­ro, el ener­gé­ti­co, el del agua y las co­mu­ni­ca­cio­nes, su in­fluen­cia y au­to­no­mía po­lí­ti­cas es­ta­rían más li­mi­ta­das y se­ría más di­fí­cil con­tro­lar nues­tro des­tino co­mo na­ción independiente”, se afir­ma­ba en el li­bro de 2007 Eco­no­mía por­tu­gue­sa, me­jor es po­si­ble, de An­tó­nio Men­do­nça Pin­to, ase­sor del so­cia­lis­ta Jorge Sam­paio du­ran­te su eta­pa de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca lusa.

A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­dió en Es­pa­ña, el Es­ta­do por­tu­gués man­tu­vo cier­ta pre­sen­cia en em­pre­sas es­tra­té­gi­cas, des­pués del in­ten­so pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes rea­li­za­do en­tre 1989 y 2001, que le per­mi­tió re­cau­dar el equi­va­len­te a 22.500 mi­llo­nes de eu­ros. Se tra­ta­ba de la vuel­ta

En el pa­que­te es­tán EDP, la ae­ro­lí­nea TAP, el ges­tor ener­gé­ti­co REN y, qui­zás, Galps y Aguas de Por­tu­gal

atrás de las na­cio­na­li­za­cio­nes rea­li­za­das en 1974 y 1975, den­tro de lo que se co­no­ce co­mo el PREC, Pro­ce­so Re­vo­lu­cio­na­rio en Cur­so, la fa­se de do­mi­nio co­mu­nis­ta tras la re­vo­lu­ción de los cla­ve­les.

Aho­ra, an­te la nue­va ola de pri­va­ti­za­cio­nes, la gran du­da re­si­de en los in­gre­sos que po­drá cap­tar Por­tu­gal, en un mo­men­to en el que no apa­re­ce pre­ci­sa­men­te co­mo un país atrac­ti­vo pa­ra los in­ver­so­res. Se­gún la agen­cia Lusa, em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo Ibe­ria, Aber­tis e Iber­dro­la es­tu­dian con­cu­rrir. El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Viei­ra da Sil­va, ya ha ad­ver­ti­do que “es pre­ma­tu­ro” ha­blar de pre­cios. Son pri­va­ti­za­cio­nes con­tra­rre­loj y tal vez de sal­do.

MA­RIO PROENCA / BLOOMBERG NEWS

El em­bal­se de Al­que­va en el Gua­dia­na, cer­ca de Mou­ra, pro­pie­dad de EDP, una de las com­pa­ñías a pri­va­ti­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.