El FN, ca­ba­llo de Tro­ya sin­di­cal

La ul­tra­de­re­cha fran­ce­sa in­ten­ta in­fil­trar­se en­tre los sin­di­ca­lis­tas pa­ra cap­tar el vo­to obre­ro

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Lluís Uría

cua­tro can­di­da­tos fron­tis­tas. La CGT lo aca­ba­ría ex­pul­san­do de la or­ga­ni­za­ción, jun­to con los 26 com­pa­ñe­ros de su sec­ción. En una car­ta en­via­da a to­dos los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de la Con­fe­de­ra­ción, el pa­trón de la CGT, Ber­nard Thi­bault, les ins­ta­ba a reac­cio­nar con ra­pi­dez y de­ter­mi­na­ción an­te ca­sos se­me­jan­tes: “Es una exi­gen­cia su­pe­rior a cual­quier otra con­si­de­ra­ción, in­clui­da la pér­di­da even­tual de mi­li­tan­tes o ex­cep­cio­nal­men­te la pér­di­da de un sin­di­ca­to. Con los va­lo­res fun­da­cio­na­les de la CGT no se tran­si­ge”. Di­cho, y he­cho.

La pre­sen­cia de sin­di­ca­lis­tas en las lis­tas del FN de las elec­cio­nes can­to­na­les ha dis­pa­ra­do la alar­ma

La ma­yor par­te de los sin­di­ca­tos –CGT, CFDT, FSU, UNSA y So­li­da­rios– fir­ma­ron el 17 de mar­zo una de­cla­ra­ción con­jun­ta en la que ex­pre­sa­ban su de­ter­mi­na­ción de “im­pe­dir la ins­tru­men­ta­li­za­ción del sin­di­ca­lis­mo por el Fren­te Na­cio­nal” y juz­ga­ban las ideas de la ex­tre­ma de­re­cha –par­ti­cu­lar­men­te la de la “pre­fe­ren­cia na­cio­nal” a la ho­ra de con­tra­tar a los tra­ba­ja­do­res– in­com­pa­ti­bles con los va­lo­res de sus sin­di­ca­tos. Las otras cen­tra­les –FO, CFTC y CFE-CGC– ex­pre­sa­ron por su cuen­ta jui­cios pa­re­ci­dos.

Le­jos de ami­la­nar­se an­te la res­pues­ta sin­di­cal, el Fren­te Na­cio­nal de­ci­dió crear una aso­cia­ción –el Círcu­lo Na­cio­nal de De­fen­sa de los Tra­ba­ja­do­res Sin­di­ca­dos (CNDTS)–, con el fin de de­fen­der a los tra­ba­ja­do­res fron­tis­tas y, en par­ti­cu­lar, a aque­llos que tie­nen una mi­li­tan­cia sin­di­cal.

El in­ten­to de in­fil­tra­ción del FN en el mun­do sin­di­cal no es nue­vo. En los años no­ven­ta ya lo bus­có el his­tó­ri­co lí­der de la or­ga­ni­za­ción, Jean-Ma­rie Le Pen, pri­me­ro apli­can­do la tác­ti­ca del en­tris­me en al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les me­no­res y des­pués, tras el fra­ca­so de es­te pri­mer in­ten­to, crean­do al­gu­nos sin­di­ca­tos pro­fe­sio­na­les –en la po­li­cía, en las pri­sio­nes, en los trans­por­tes– que aca­ba­ron sien­do di­suel­tos y de­cla­ra­dos ile­ga­les por el Tri­bu­nal de Ca­sa­ción en 1998. La sen­ten­cia con­si­de­ró con­tra­rio a la ley la crea­ción de sin­di­ca­tos pro­fe­sio­na­les co­mo ins­tru­men­tos de fi­nes po­lí­ti­cos y con­tra­ria al prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de “no dis­cri­mi­na­ción” su ideo­lo­gía. El in­ten­to pa­ra­le­lo del FN, en 1997, de pre­sen­tar can­di­da­tu­ras a las elec­cio­nes a los Con­se­jos de Prud’hommes (equi­va­len­te a las ma­gis­tra­tu­ras de Tra­ba­jo en Es­pa­ña) a tra­vés de una or­ga­ni­za­ción crea­da ad hoc –la CFNT– tro­pe­zó con la mis­ma pie­dra.

Tras es­tos fra­ca­sos, el FN pa­re­ce de­ci­di­do a in­ten­tar de nue­vo la vía de la in­fil­tra­ción. Los mi­li­tan­tes del FN se mues­tran úl­ti­ma­men­te muy ac­ti­vos y, al ca­lor de la cri­sis, se acer­can a las sa­li­das de las fá­bri­cas e in­ten­tan ino­cu­lar su nue­vo dis­cur­so, una mez­cla de re­ce­tas an­ti­sis­te­ma ex­tra­ña­men­te cer­ca­nas a las de la ex­tre­ma iz­quier­da –con­tra la mun­dia­li­za­ción, con­tras las eli­tes, con­tra los pa­tro­nos y los ban­cos, con­tra Eu­ro­pa– y vie­jos pos­tu­la­dos na­cio­na­lis­tas de la ul­tra­de­re­cha, que cul­pa­bi­li­za a los in­mi­gran­tes del pa­ro que su­fren los fran­ce­ses.

De la mis­ma ma­ne­ra que el Fren­te Na­cio­nal ata­ca a los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo in­te­gran­tes del es­ta­blish­ment, cen­su­ra asi­mis­mo a los sin­di­ca­tos, a quie­nes pre­sen­ta co­mo “trai­do­res” a los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res.

Un son­deo del ins­ti­tu­to de opi­nión Ha­rris In­te­rac­ti­ve so­bre la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes can­to­na­les del 20 de mar­zo cons­ta­tó que el FN só­lo ob­tu­vo el 9% de los vo­tos en­tre los sim­pa­ti­zan­tes y mi­li­tan­tes de los sin­di­ca­tos de cla­se, no­ta­ble­men­te por de­ba­jo de la me­dia glo­bal en el país, que fue del 15%. Ello pa­re­ce­ría po­ner en en­tre­di­cho la es­tra­te­gia de Ma­ri­ne Le Pen, si no fue­ra por­que los can­di­da­tos fron­tis­tas cap­ta­ron el 24% del vo­to obre­ro.

AFP/ JOEL SAGET

Ma­ri­na Le Pen, pre­si­den­ta del FN, el pa­sa­do Pri­me­ro de Ma­yo en Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.