RE­CU­PE­RA­CIÓN Y RE­TRA­SO EX­POR­TA­DOR

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal han si­do las pri­me­ras víc­ti­mas de la cri­sis de des­con­fian­za que se ha adue­ña­do de la zo­na del eu­ro en los úl­ti­mos me­ses. Aun así, los res­pec­ti­vos res­ca­tes no han tran­qui­li­za­do a los mer­ca­dos, que ven que es­tos paí­ses tie­nen un pro­ble­ma de sol­ven­cia y no só­lo de li­qui­dez. Tan­to es­tos tres paí­ses co­mo otros vul­ne­ra­bles no so­me­ti­dos a res­ca­te re­ci­ben, sin em­bar­go, el men­sa­je de que de­ben a dia­lo­gar so­bre sus pre­su­pues­tos re­du­cien­do su gas­to pú­bli­co, de­ben im­pul­sar pri­va­ti­za­cio­nes, de­ben mo­de­rar sa­la­rios y li­gar­los a los in­cre­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad y no a la in­fla­ción y de­ben tra­tar de re­lan­zar la eco­no­mía so­bre la ba­se de la ex­por­ta­ción a paí­ses con de­man­da en ex­pan­sión ya que el con­su­mo in­te­rior no se ex­pan­sio­na­rá su­fi­cien­te­men­te por las me­di­das de aus­te­ri­dad que se de­ben apli­car.

A par­tir de ahí se plan­tean dos cues­tio­nes: ¿cuá­les son los mer­ca­dos con de­man­da en ex­pan­sión y ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las de bie­nes o ser­vi­cios? y ¿cuál es la com­pe­ti­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra que te­ne­mos pa­ra ha­cer de la ex­por­ta­ción un mo­tor de ex­pan­sión?

La pri­me­ra de las cues­tio­nes es re­la­ti­va­men­te fá­cil de con­tes­tar. El mun­do cre­ce hoy a dos ve­lo­ci­da­des. Los mer­ca­dos emer­gen­tes cre­cen mu­cho y los paí­ses desa­rro­lla­dos que has­ta aho­ra su­po­nían el grue­so del comercio mun­dial, mu­cho me­nos. El au­men­to de los ti­pos de in­te­rés del BCE va a agra­var el freno al con­su­mo que se di­se­ña­ba en la zo­na eu­ro al tiem­po que la re­duc­ción del gas­to pú­bli­co que el pre­si­den­te Obama ha te­ni­do que acep­tar –pa­ra aco­mo­dar­se a las exi­gen­cias de un Con­gre­so en ma­nos de los re­pu­bli­ca­nos– ha­cen que Eu- ro­pa y EE.UU. no sean los me­jo­res mer­ca­dos so­bre los que ba­sar la ex­pan­sión a tra­vés de la ex­por­ta­ción y con­vie­ne re­cor­dar que son los paí­ses de la UE mas pró­xi­mos –in­clui­do Por­tu­gal– los que has­ta aquí han aco­gi­do el grue­so de las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las. Un eu­ro so­bre­va­lo­ra­do que nos

Las ex­por­ta­cio­nes de mer­can­cías no han con­se­gui­do se­guir con el rit­mo al que cre­ce el comercio mun­dial

per­mi­te aba­ra­tar los su­mi­nis­tros de pe­tró­leo no es, ade­más, lo me­jor pa­ra es­ti­mu­lar nues­tras ex­por­ta­cio­nes al área dó­lar, en don­de se ubi­can nues­tros mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Pe­ro si las ex­por­ta­cio­nes in­ma­te­ria­les es­pa­ño­las (el tu­ris­mo so- bre to­do) se com­por­tan muy bien, las ex­por­ta­cio­nes de mer­can­cías no han con­se­gui­do se­guir con el rit­mo al que cre­ce el comercio mun­dial, con lo que si la ex­por­ta­ción es­pa­ño­la lle­gó a su­po­ner el 2% de las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les, en el 2010 ha caí­do has­ta el 1,6%, que es la ci­fra

Es­pa­ña se si­túa aho­ra en el lu­gar 18.º de la cla­si­fi­ca­ción de ex­por­ta­do­res mun­dia­les

más baja des­de que en­tra­mos en la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea ha­ce aho­ra 25 años. En el 2010, la ex­por­ta­ción es­pa­ño­la cre­ció un 8% has­ta al­can­zar los 245.000 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro es­ta ci­fra de au­men­to pa­li­de­ce an­te los in­cre­men­tos ex­pe­ri­men­ta­dos por China (31% has­ta al­can­zar los 1.578 mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res), EE.UU. (21% has­ta si­tuar­se en los 1.278 mi­les de mi­llo­nes), Ale­ma­nia (13% has­ta al­can­zar 269.000 mi­llo­nes) o Ja­pón (con un in­cre­men­to del 33% has­ta los 770.000 mi­llo­nes). Es­pa­ña se si­túa en el lu­gar 18º de la cla­si­fi­ca­ción de ex­por­ta­do­res mun­dia­les muy por de­trás de los lu­ga­res que ocu­pa en otros ran­kings eco­nó­mi­cos.

Te­ne­mos, pues, una ex­por­ta­ción re­la­ti­va­men­te atra­sa­da y si a ello aña­di­mos que una par­te im­por­tan­te de nues­tra ex­por­ta­ción la rea­li­zan mul­ti­na­cio­na­les ins­ta­la­das en Es­pa­ña que pue­den des­lo­ca­li­zar­se y cam­biar de pla­ta­for­ma ex­por­ta­do­ra cuan­do les con­ven­ga, po­de­mos con­cluir que ha­brá que tra­ba­jar mu­cho y bien pa­ra que la ex­por­ta­ción es­pa­ño­la sal­ga de su re­tra­so re­la­ti­vo y per­mi­ta ayu­dar a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca por la que to­dos sus­pi­ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.