De la sim­ple in­for­ma­ción a la co­mu­ni­ca­ción

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

“La gen­te tie­ne ca­da vez más li­ber­tad en internet y en la em­pre­sa pue­de sen­tir­se en­ce­rra­do, sin ca­pa­ci­dad de crear. Es­to lle­va a no de­di­car sus ca­pa­ci­da­des en be­ne­fi­cio de la em­pre­sa”, co­men­ta Antonio Ruiz Va. En reali­dad, pue­de ha­ber con­tra­dic­cio­nes fla­gran­tes en el seno de una em­pre­sa. David Cua­dra­do plan­tea el ca­so de aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes en que la di­rec­ción in­ten­ta con­tro­lar la in­for­ma­ción. “De en­tra­da, ha­cen política de in­for­ma­ción, no de co­mu­ni­ca­ción. Tra­tan de con­tro­lar un te­ma y des­pués pue­de ha­ber un ca­nal en fa­ce­book en el que es­tán ha­blan­do de él to­dos los tra­ba­ja­do­res, me­nos la di­rec­ción. Ahí si hay co­mu­ni­ca­ción”. La ve­lo­ci­dad en la tec­no­lo­gía siem­pre es mu­cho ma­yor que la ca­pa­ci­dad de cam­bio. Re­cu­rre a la his­to­ria pa­ra afir­mar que “siem­pre ha si­do así, pri­me­ro ti­ra la tec­no­lo­gía, si­gue la so­cie­dad y al fi­nal van las or­ga­ni­za­cio­nes”. Pa­ra Ruiz Va, “al­gu­nas em­pre­sas abren la mano, sim­ple­men­te por­que ven ne­go­cio en ello, pe­ro se­ría me­jor que pen­sa­ran en tér­mi­nos de fe­li­ci­dad. La gen­te es­ta­ría más a gus­to, más dis­pues­ta a dar su ta­len­to por la em­pre­sa y a sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des del clien­te. De­ma­sia­das ve­ces nos ol­vi­da­mos de lo que de­cía Druc­ker, que la em­pre­sa no es­tá pa­ra ha­cer be­ne­fi­cios, sino pa­ra ha­cer clien­tes”. Es­te es el ca­mino y “la in­te­li­gen­cia hu­ma­na nos ad­vier­te de que el mun­do cam­bia y que he­mos de bus­car la es­tra­te­gia más ade­cua­da pa­ra lle­var a ca­bo el cam­bio. No es­cu­char­la es ir en con­tra de la evo­lu­ción”, di­ce An­na Ru­bí. Y Cua­dra­do in­sis­te en la co­mu­ni­ca­ción. “Lo prin­ci­pal es ser ca­paz de huir del au­to­en­ga­ño. El ego de mu­chos di­rec­ti­vos los lle­va a creer que van a im­plan­tar un sis­te­ma nue­vo pa­ra la or­ga­ni­za­ción y que to­dos lo van a acep­tar sin más. Lo más pro­ba­ble es que fra­ca­se...”.

No es un se­cre­to que las es­truc­tu­ras de las em­pre­sas tra­di­cio­na­les in­hi­ben la ima­gi­na­ción y la crea­ti­vi­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.