Se bus­ca ex­pe­rien­cia re­le­van­te

El fe­nó­meno que en el 2008 ini­ció el iPho­ne ha al­can­za­do una di­men­sión in­sos­pe­cha­da

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go a Iña­ki Amate, director de desa­rro­llo glo­bal de Fjord

Las ci­fras son asom­bro­sas y has­ta gran­di­lo­cuen­tes; des­de ju­lio del 2008, no han de­ja­do de cre­cer. A fi­na­les de es­te año, el nú­me­ro de aplicaciones pa­ra mó­vi­les des­car­ga­das lle­ga­rá a 17.700 mi­llo­nes, se­gún la con­sul­to­ra Gart­ner, que com­ple­ta su pro­nós­ti­co con una es­ti­ma­ción de me­dio pla­zo: en el 2014, se­rán 185.000 mi­llo­nes, seis años y me­dio des­pués del lan­za­mien­to de la Ap­pS­to­re de Ap­ple, que en­cen­dió la me­cha de es­ta ex­plo­sión. Otra con­sul­to­ra, IHS Screen Di­gest, ha cal­cu­la­do (véa­se el grá­fi­co) que Ap­ple ha in­gre­sa­do –y com­par­ti­do con los desa­rro­lla­do­res– el 64% de los 6.900 mi­llo­nes de dó­la­res (más de 4.600 mi­llo­nes de eu­ros) que es­te ne­go­cio ha ge­ne­ra­do has­ta fi­na­les del año pa­sa­do. Un por­cen­ta­je que va en au­men­to, y es­to pe­se a que el 81% de las des­car­gas co­rres­pon­de a aplicaciones gra­tui­tas.

La ace­le­ra­ción es tal que mu­chos ana­lis­tas se cues­tio­nan si el rit­mo po­drá man­te­ner­se. Step­ha­nie Bagh­das­sa­rian, de Gart­ner, apos­ti­lla el in­for­me de su au­to­ría se­ña­lan­do que can­ti­dad no equi­va­le a ca­li­dad: “Los desa­rro­lla­do­res de­be­rán ofre­cer una ex­pe­rien­cia de usua­rio su­pe­rior a la ac­tual y acer­car­se a la ri­que­za y per­so­na­li­dad de las aplicaciones web”. Una ma­ne­ra de de­cir que abun­da la me­dio­cri­dad y lo efí­me­ro, y que los si­tios web más mo­der­nos han asi­mi­la­do los me­jo­res ras­gos de las aplicaciones mó­vi­les.

En el 2011, el nú­me­ro de aplicaciones pa­ra mó­vi­les des­car­ga­das lle­ga­rá a 17.700 mi­llo­nes

Lo que es­tá cla­ro es que van a co­exis­tir. El con­cep­to de las app sto­res ya se es­tá ex­ten­dien­do a otros dis­po­si­ti­vos y pla­ta­for­mas, rom­pien­do el duo­po­lio. Ama­zon y Fa­ce­book, por ejem­plo, en lu­gar de co­piar el mo­de­lo ce­rra­do de Ap­ple, pre­pa­ran sus pro­pias tien­das mul­ti­pla­ta­for­ma. Pe­ro los con­su­mi­do­res vi­ven aje­nos a es­tos mo­vi­mien­tos: “Las su­ti­les di­fe­ren­cias en­tre wid­gets, aplicaciones web, aplicaciones na­ti­vas y de­más no sig­ni­fi­can gran co­sa pa­ra ellos, siem­pre que ten­gan un icono que sir­va de pun­to tác-

¿Cuá­les?

Es muy pro­ba­ble que si­gan do­mi­nan­do du­ran­te años, pe­ro –apar­te de las ta­ble­tas, que han cam­bia­do tan­tas co­sas– no ig­no­re­mos a sus com­pe­ti­do­res: hay que to­mar en se­rio a Win­dows Pho­ne, We­bOS o Black­Berry. Cuan­do em­pe­za­mos a ela­bo­rar ser­vi­cios de ban­ca mó­vil, el 40% de los smartp­ho­nes eran iPho­ne, un 30% Black­Berry y el res­to No­kia, con una pe­que­ña cuota de An­droid. Aho­ra, el 47% es iPho­ne, el 30% An­droid, Black­Berry ha pe­ga­do un ba­jón y No­kia se ha eclip­sa­do. Sin em­bar­go, el acuer­do de es­ta con Mi­cro­soft abre nue­vas opor­tu­ni­da­des, y Black­Berry tie­ne mu­cho que de­cir. El su­pues­to di­le­ma pre­sen­ta in­con­ve­nien­tes. Tan­to Ap­ple co­mo Goo­gle tie­nen pro­pen­sión a ejer­cer un con­trol fé­rreo: a los ope­ra­do­res no les gus­ta, por­que te­men que les arre­ba­ten el do­mi­nio so­bre el trá­fi­co de da­tos, y de­ses­pe­ran por en­con­trar una al­ter­na­ti­va, que tal vez po­dría ser Win­dows Pho­ne, más amis­to­so pa­ra ellos. En el ca­so de An­droid, los fa­bri­can­tes ha­cen lo po­si­ble por mar­car sus di­fe­ren­cias: he­mos he­cho al­gu­na ex­pe­rien­cia cu­ya con­clu­sión es que un ter­mi­nal cus­to­mi­za­do vende más que uno es­tán­dar, y ade­más mul­ti­pli­ca el con­su­mo de da­tos, a con­di­ción de que la apli­ca­ción es­té con­ce­bi­da en fun­ción del ser­vi­cio, que real­ce el pa­pel del usua­rio y no só­lo la apa­rien­cia, con ser es­ta muy im­por­tan­te.

En lu­gar de duo­po­lio, ve­re­mos flo­ra­ción. ¿Qué evo­lu­ción es­pe­ra en los sis­te­mas ope­ra­ti­vos pa­ra mó­vi­les?

Es di­fí­cil de­cir­lo en es­te pre­ci­so mo­men­to, pe­ro en Fjord cree­mos que se va a in­ten­tar que suba a la su­per­fi­cie la in­for­ma­ción con­tex­tual. Es pro­ba­ble que el mo­de­lo de pa­rri­lla del iPho­ne, que to­dos han tra­ta­do de imi­tar, que­de ob­so­le­to. Así co­mo Ap­ple rom­pió con lo exis­ten­te, van a apa­re­cer otros in­ter­fa­ces de usua­rio que pri­vi­le­gien la in­for­ma­ción. Al me­nos, en el cam­po pro­fe­sio­nal, que es el nues­tro.

Sin em­bar­go, Ap­ple y Goo­gle han con­quis­ta­do a los desa­rro­lla­do­res.

Han con­se­gui­do con­ven­cer a una can­ti­dad de desa­rro­lla­do­res pa­ra que tra­ba­jen con sus sis­te­mas ope­ra­ti­vos. Goo­gle tie­ne mi­llo­nes de per­so­nas crean­do pá­gi­nas web pa­ra ali­men­tar su mo­tor de bús­que­da, que es lo que le im­por­ta; y Ap­ple ha con­se­gui­do que otros mi­llo­nes (o los mis­mos) creen aplicaciones pa­ra sus pro­duc­tos, con la idea de que al­gún día ellos tam­bién ga­na­rán di­ne­ro. til pa­ra ac­ce­der a un con­te­ni­do que les apor­te una ex­pe­rien­cia re­le­van­te”, ob­ser­va Tho­mas Hus­son, ana­lis­ta de Fo­rres­ter. En­ten­di­do, pe­ro ¿qué es una ex­pe­rien­cia re­le­van­te?

A pe­sar de lo que su­gie­ren las ci­fras ci­ta­das, só­lo una mi­no­ría de con­su­mi­do­res se apun­ta a la co­rrien­te. Un es­tu­dio de Fo­rres­ter –di­ri­gi­do por Hus­son– so­bre una mues­tra de 25.000 adul­tos eu­ro­peos con­clu­yó que só­lo el 4% de to­dos los usua­rios de mó­vi­les y el 15% de los de smartp­ho­nes des­car­gan una apli­ca­ción al me­nos una vez al mes. Al mis­mo tiem­po, el 21% del to­tal re­co­no­ce que al ele­gir un nue­vo mó­vil pre­gun­ta por las aplicaciones dis­po­ni­bles. Si la tra­yec­to­ria del iPho­ne sir­ve de re­fe­ren­cia, por ca­da uni­dad ven­di­da se han des­car­ga­do, co­mo me­dia, 60 aplicaciones, de las que se usan no más de 15.

Aña­den las pro­li­jas es­ta­dís­ti­cas que la ma­yo­ría de las apli­ca-

El 21% de los usua­rios, al ele­gir un nue­vo mó­vil, pre­gun­ta por las aplicaciones dis­po­ni­bles

cio­nes dis­po­ni­bles son jue­gos, y que al­gu­nos ocu­pan los pri­me­ros pues­tos en el ran­king de ca­da pla­ta­for­ma, pe­ro co­mo con­jun­to no son la ca­te­go­ría más po­pu­lar, ho­nor que co­rres­pon­de a las re­des so­cia­les (Fa­ce­book y Twit­ter), se­gui­das de los mapas. De las vein­te ca­te­go­rías usua­les, las que as­cien­den úl­ti­ma­men­te es­tán re­la­cio­na­das con la ban­ca mó­vil. Y, con el au­ge ac­tual del iPad y otras ta­ble­tas, la fie­bre de las aplicaciones ha to­ma­do un ses­go mul­ti­me­dia y pro­fe­sio­nal.

Es­te fue el con­tex­to de la con­ver­sa­ción con Iña­ki Amate, co­mo se­cue­la de la pre­sen­ta­ción en Bar­ce­lo­na de las aplicaciones desa­rro­lla­das por la con­sul­to­ra Fjord, con las que BBVA y Ban­kin­ter re­nue­van sus ser­vi­cios de ban­ca mó­vil. “En Es­pa­ña, la ban­ca lle­va mu­cho tiem­po aban­de­ran­do los ser­vi­cios on li­ne, por lo que no pue­de sor­pren­der su in­te­rés –ex­pli­ca Amate– en po­si­cio­nar­se en múl­ti­ples pla­ta­for­mas. Es­tas en­ti­da­des, y otra ca­ta­la­na que no es­toy au­to­ri­za­do a nom­brar, han apos­ta­do por desa­rro­llar aplicaciones con­sis­ten­tes en to­dos los pun­tos de in­ter­ac­ción. Es­to, ade­más de op­ti­mi­zar cos­tes de transac­ción, los ayu­da a di­fe­ren­ciar­se fren­te a la com­pe­ten­cia”.

AR­CHI­VO

Iña­ki Amate, director de desa­rro­llo glo­bal de Fjord

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.