Sony abre du­das so­bre una red se­gu­ra

El ro­bo de mi­llo­nes de da­tos de Pla­yS­ta­tion Net­work, Qrio­city y SOE aler­ta a com­pa­ñías y usua­rios

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Fran­cesc Bra­ce­ro

La mul­ti­na­cio­nal Sony ha pro­ta­go­ni­za­do en las úl­ti­mas se­ma­nas uno de los peo­res gol­pes ima­gi­na­bles a la cre­di­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad en internet, ade­más de per­ju­di­car­se a sí mis­ma en su repu­tación so­bre ser­vi­cios en la red. Una bre­cha de se­gu­ri­dad en ser­vi­do­res de Sony ha pues­to en ma­nos de hac­kers los da­tos de unos 100 mi­llo­nes de usua­rios de tres pla­ta­for­mas: Pla­yS­ta­tion Net­work , de­di­ca­da al jue­go en lí­nea con su vi­deo­con­so­la; Qrio­city, de música y pe­lí­cu­las, y Sony On­li­ne En­ter­tain­ment (SOE), de vi­deo­jue­gos on li­ne por or­de­na­dor. Por si fue­ra po­co, el fias­co le afec­ta en el com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do de las con­so­las, en una lu­cha con la com­pe­ti­ti­va Wii de Nin­ten­do,

En­tre la in­for­ma­ción ro­ba­da hay cuen­tas ban­ca­rias, tar­je­tas, nom­bres, do­mi­ci­lios y con­tra­se­ñas

que en el 2012 lan­za­rá una nue­va má­qui­na, y de la Xbox de Mi­cro­soft, que ha en­can­di­la­do con Ki­nect, su sis­te­ma de con­trol por ges­tos cor­po­ra­les.

Cuen­tas ban­ca­rias, tar­je­tas de cré­di­to, nom­bres, do­mi­ci­lios y con­tra­se­ñas fi­gu­ran en­tre los da­tos ro­ba­dos, sin que por el mo­men­to se ten­ga cons­tan­cia de que na­die ha­ya usa­do esa in­for­ma­ción con fi­nes de­lic­ti­vos.

Los pri­me­ros in­ci­dios de pro­ble­mas em­pe­za­ron el pa­sa­do 20 de abril, cuan­do Pla­yS­ta­tion Net­work de­jó de fun­cio­nar. An­te el enojo de mu­chos usua­rios que no po­dían ac­ce­der a ella, Sony no dio ex­pli­ca­cio­nes so­bre sus pro­ble­mas de se­gu­ri­dad has­ta el 26 de abril, cuan­do ex­pli­có que sus ser­vi­do­res ha­bían si­do ob­je­to de una in­tru­sión ex­ter­na que po­día ha­ber ac­ce­di­do a da­tos pri­va­dos de 75 mi­llo­nes de clien­tes. Por eso, les re­co­men­dó vi­gi­lar los car­gos en sus tar­je­tas y cuen­tas ban­ca­rias.

El 1 de ma­yo, el pre­si­den­te de Sony En­ter­tain­ment, Ka­zuo Hi­rai, ofre­ció dis­cul­pas a sus usua­rios, les pro­me­tió ac­ce­so gra­tuí­to du­ran­te un mes a unos de sus ser­vi­cios pre­mium y les anun­ció que, una vez re­for­za­das las me­di­das de se­gu­ri­dad, las pla­ta­for­mas vol­ve­rían a abrir­se a par­tir de es­ta se­ma­na.

Pe­ro la si­tua­ción era peor de lo que se co­no­cía. Al día si­guien­te de la com­pa­re­cen­cia de Hi­rai, Sony de­tec­tó otra bre­cha de se­gu­ri­dad que afec­ta­ba a las cuen­tas de 24,6 mi­llo­nes de usua­rios de la pla­ta­for­ma Sony On­li­ne En­ter­tain­ment (SOE). Los hac­kers ac­ce­die­ron a da­tos ban­ca­rios de 23.400 clien­tes. De ellos, en Es­pa­ña ha­bía 114 usua­rios de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to y otros 60 que vie­ron com­pro­me­ti­da la pri­va­ci­dad de sus cuen­tas ban­ca­rias.

Los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les y pe­ri­tos pri­va­dos con­tra­ta­dos por Sony ha­lla­ron un ar­chi­vo en sus ser­vi­do­res, em­pla­za­dos en San Die­go (Ca­li­for­nia) con el nom­bre del gru­po ac­ti­vis­ta de hac­kers de­no­mi­na­do Anony­mous y el le­ma “so­mos le­gión”. Es­te gru­po, in­vo­lu­cra­do en ata­ques a webs de em­pre­sas y or­ga­nis­mos ofi­cia­les en de­fen­sa de Wi­kileaks, emi­tió un

El fias­co com­pro­me­te a Sony en la fe­roz lu­cha del vi­deo­jue­go con la Wii de Nin­ten­do y la Xbox de Mi­cro­soft

co­mu­ni­ca­do en el que pro­cla­ma­ba su inocen­cia y de­cía es­tar en con­tra del ro­bo de tar­je­tas de cré­di­to y “preo­cu­pa­dos por la ero­sión de la pri­va­ci­dad”. Los ac­ti­vis­tas es­ta­ban en la lis­ta de sos­pe­cho­sos des­pués de que anun­cia­ran ac­cio­nes con­tra Sony por­que la com­pa­ñía de­nun­ció a un hac­ker que pu­bli­có una for­ma de des­blo­quear su vi­deo­con­so­la. No en vano, sus es­ló­ga­nes son: “No ol­vi­da­mos” y “no per­do­na­mos”

En un mo­men­to en el que mu­chas em­pre­sas es­tán en un pro­ce­so de tran­si­ción pa­ra tras­la­dar sus ser­vi­cios in­for­má­ti­cos a la nu­be, los pro­ble­mas de Sony no ayu­dan a apor­tar con­fian­za. Es­ta mis­ma se­ma­na, una de las gran­des com­pa­ñías de soft­wa­re cor­po­ra­ti­vo, SAP AG, ex­pli­ca­ba que un fa­llo re­cien­te en los ser­vi­cios de compu­tación de Ama­zon ha­ce que al sec­tor le re­sul­te más di­fí­cil con­ven­cer a los clien­tes.

En es­ta oca­sión, se tra­tó de un pro­ble­ma que de­jó fue­ra de ser­vi­cio a pá­gi­nas web en to­do Es­ta­dos Uni­dos. El sec­tor de los ser­vi­cios de compu­tación de ac­ce­so por internet mue­ve en Es­ta­dos Uni­dos unos 68.000 mi­llo­nes de dó­la­res, unos 46.460 mi­llo­nes de eu­ros. En­tre los ana­lis­tas, con­tem­plar aho­ra el es­ce­na­rio de una red in­se­gu­ra se ha con­ver­ti­do en una cues­tión de pru­den­cia.

TO­MOHI­RO OHSUMI / BLOOMBERG

Ka­zuo Hi­zai, director eje­cu­ti­vo de Sony En­ter­taint­ment

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.