¿SE VUEL­VE A EQUI­VO­CAR EL BCE?

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Doc­tor en Eco­no­mía (UB). Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros (IEAF) en Ca­ta­lun­ya

Con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra arran­ca la tem­po­ra­da de las re­ga­tas. Jun­to a un gru­po de bue­nos ami­gos sue­lo prac­ti­car es­te fan­tás­ti­co de­por­te. El evi­den­te ob­je­ti­vo de las re­ga­tas a ve­la es al­can­zar la me­ta el pri­me­ro. Pe­ro a la me­ta se pue­de lle­gar por ca­mi­nos muy di­fe­ren­tes. La elec­ción del ca­mino equi­vo­ca­do con­lle­va la pér­di­da irre­me­dia­ble de la com­pe­ti­ción.

Ten­go la sen­sa­ción de que el BCE es­tá eli­gien­do el ca­mino erró­neo, es de­cir, po­dría es­tar equi­vo­cán­do­se con el al­za de ti­pos anun­cia­da en mar­zo y eje­cu-

¿Có­mo po­drá ex­pli­car el BCE que re­nun­cia al cre­ci­mien­to pa­ra con­te­ner un po­si­ble re­pun­te in­fla­cio­nis­ta?

ta­da en el mes de abril. Cual­quie­ra de us­te­des po­dría pen­sar que la opi­nión de es­te co­lum­nis­ta ca­re­ce de im­por­tan­cia an­te la ca­pa­ci­dad de to­ma de de­ci­sio­nes de to­do un BCE. No lo crean así. No se­ría la pri­me­ra vez que, al am­pa­ro de una or­to­do­xia mo­ne­ta­ria mal en­ten­di­da, aca­ba co­me­tien­do im­por­tan­tes erro­res.

Re­cuer­den, por ejem­plo, cuan­do en el mes de ju­lio de 2008, in­mer­sos de lleno en la ac­tual cri­sis, de­ci­dió su­bir los ti­pos en 25 pun­tos bá­si­cos, has­ta el 4,25%. In­clu­so, per­sis­tió en su error has­ta oc­tu­bre de 2008, mo­men­to a par­tir del cual ini­ció una sen­da de fuer­tes re­cor­tes. Por el con­tra­rio, la Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. (FED), ha­bía ini­cia­do el des­cen­so de ti­pos de in­te­rés un año an­tes, en sep­tiem­bre de 2007. Es más, cuan­do el BCE de­ci­día su­bir los ti­pos en ju­lio, la FED ya los ha­bía re­cor­ta­do na­da me­nos que en 325 pun­tos bá­si­cos (3,25%). Por tan­to, no se ex­tra­ñen: po­dría vol­ver a equi­vo­car­se otra vez.

FUN­DA­MEN­TOS

En mi opi­nión, exis­ten im­por­tan­tes fun­da­men­tos pa­ra que el BCE re­tra­se el ini­cio de una sen­da al­cis­ta de los ti­pos de in­te­rés.

En pri­mer lu­gar, por­que los da­tos de in­fla­ción, ob­je­ti­vo bá­si­co e irre­nun­cia­ble del BCE, no mues­tran sig­nos de alar­ma. La in­fla­ción sub­ya­cen­te, que mi­de la ten­den­cia a me­dio pla­zo, se en­cuen­tra en 1,2%, ni­vel muy ra­zo­na­ble y muy pró­xi­mo a los mí­ni­mos de los úl­ti­mos 20 años.

En se­gun­do lu­gar, por­que creo que re­sul­ta real­men­te mu­cho más re­le­van­te en el mo­men­to ac­tual con­so­li­dar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, aun­que ello sea a cos­ta de to­mar al­gún ries­go ra­zo­na­ble en lo que a la in­fla­ción res­pec­ta. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los paí­ses eu­ro­peos es­tá sien­do muy dis­par. Los paí­ses del su­does­te de Eu­ro­pa mues­tran cre­ci­mien­tos anémi­cos, pe­ro tam­po­co Fran­cia o Ale­ma­nia mues­tran cre­ci­mien­tos con­tun­den­tes, por lo me­nos de tal mag­ni­tud que su­pon­gan un pe­li­gro pa­ra la in­fla­ción. Una si­tua­ción tan asi­mé­tri­ca co­mo la ac­tual en lo que a cre­ci­mien­to se re­fie­re, re­quie­re de cier­ta fle­xi­bi­li­dad en la de­fi­ni­ción de la política eco­nó­mi­ca.

En ter­cer lu­gar, por­que el al­za de ti­pos de in­te­rés es­tá pro­vo­can­do una in­ten­sa apre­cia­ción del eu­ro, que lle­go a al­can­zar un ni­vel de 1,50 con­tra el dó­lar, aun­que se ha re­la­ja­do al­go a fi­nal de se­ma­na. Un eu­ro tan fuer­te mer­ma la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas eu­ro­peas, di­fi­cul­tan­do sus ex­por­ta­cio­nes y re­du­cien­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en el peor mo­men­to. Es­to es de especial re­le­van­cia en los paí­ses res­ca­ta­dos (Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal), pues su úni­ca vía de cre­ci­mien­to es el sec­tor ex­te­rior. Aho­ga­dos por las im­po­si­cio­nes del FMI y la UE, la apre­cia­ción del eu­ro les cie­rra brus­ca­men­te la úni­ca vía de re­cu­pe­ra­ción. Di­fí­cil lo tie­nen.

En cuar­to lu­gar, el BCE de­be­ría te­ner en cuen­ta los ele­va­dos

Exis­ten im­por­tan­tes fun­da­men­tos pa­ra que el BCE re­tra­se el ini­cio de una sen­da al­cis­ta de los ti­pos de in­te­rés

ni­ve­les de des­em­pleo, que ron­da el 10% de me­dia en Eu­ro­pa y al­can­za un alar­man­te 21% en Es­pa­ña. Es­te al­to des­em­pleo mi­ti­ga­ría los de­no­mi­na­dos “efec­tos de se­gun­da ron­da”, lo que per­mi­te una cier­ta fle­xi­bi­li­dad. Pe­ro ade­más, exis­te un com­po­nen­te so­cial re­le­van­te: en un en­torno de es­te ti­po, ¿có­mo po­drá ex­pli­car el BCE a los ciu­da­da­nos que re­nun­cia al cre­ci­mien­to pa­ra con­te­ner un po­si­ble re­pun­te de la in­fla­ción?

El BCE ha su­ge­ri­do es­ta se­ma­na que po­dría pos­po­ner nue­vas al­zas de sus ti­pos de in­te­rés has­ta el mes de ju­nio. Es­to sig­ni­fi­ca­ría que co­rri­ge, por lo me­nos tem­po­ral­men­te, su rum­bo. Con­fie­mos que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.