Fun­cio­na­rio del mun­do

La ONU ofre­ce va­can­tes la­bo­ra­les en ám­bi­tos y des­ti­nos di­ver­sos, pe­ro aún po­cos es­pa­ño­les se atre­ven

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

Mi­les de es­pa­ño­les as­pi­ran a ser fun­cio­na­rios. Pe­ro po­cos se plan­tean con­ver­tir­se en tra­ba­ja­do­res de las Na­cio­nes Uni­das, una or­ga­ni­za­ción que em­plea al­re­de­dor del mun­do a unos 40.000 tra­ba­ja­do­res de 192 paí­ses. A fi­na­les de 2010, en la Se­cre­ta­ría de las Na­cio­nes Uni­das só­lo ha­bía 329 fun­cio­na­rios es­pa­ño­les, y otros 182 en Fon­dos y Pro­gra­mas.

Los re­qui­si­tos de idio­ma y mo­vi­li­dad ex­pli­can qui­zá es­ta es­ca­sa pre­sen­cia, a pe­sar de la va­rie­dad de fun­cio­nes y des­ti­nos y sus in­tere­san­tes con­di­cio­nes la­bo­ra­les. En abril, una Mi­sión de Re­clu­ta­mien­to y Con­tra­ta­ción de las Na­cio­nes Uni­das vi­si­tó Ma­drid y Bar­ce­lo­na pa­ra dar a co­no­cer las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de la or­ga­ni­za­ción en­tre los pro­fe­sio­na­les es­pa­ño­les. El ob­je­ti­vo era iden­ti­fi­car, es­pe­cial­men­te, can­di­da­tos pa­ra pues­tos pro­fe­sio­na­les (ni­ve­les P-2, P-3, P-4 y P-5) y di­rec­ti­vos (D-1). Pa­ra es­tos pues­tos se re­quie­re una ex­pe­rien­cia la­bo­ral de en­tre tres y quin­ce años en ám­bi­tos co­mo in­ge­nie­ría, me­di­ci­na, en­fer­me­ría, se­gu­ri­dad, li­ci­ta­cio­nes, ges­tión de re­cur­sos hu­ma­nos, lo­gís­ti­ca, ta­reas hu­ma­ni­ta­rias o ges­tión de in­for­ma­ción, en­tre otros cam­pos.

Y es que, aun­que la en­tra­da na­tu­ral al sis­te­ma de la ONU es un pro­gra­ma de exá­me­nes que da ac­ce­so a pues­tos P1 y P2, se pue­de ac­ce­der a pues­tos su­pe­rio­res a tra­vés de los con­cur­sos de va­can­tes que se pu­bli­can en la web de la ONU (http://ca­reers.un.org) y de ca­da uno de sus Fon­dos y Pro­gra­mas. Una vez lo­ca­li­za­da la va­can­te que in­tere­se, de­be cu­brir­se un per­fil y una so­li­ci­tud y, en ca­so de ser pre­se­lec­cio­na­do, pre­pa­rar­se pa­ra un ti­po de prue­ba muy con­cre­ta: la entrevista de com­pe­ten­cias an­te un tri­bu­nal.

La va­rie­dad de agencias y se­des de la ONU ha­ce re­la­ti­va­men­te fá­cil que, una vez den­tro de sis­te­ma, sus pro­fe­sio­na­les pue­dan ir mo­vién­do­se ha­cia las agencias y des­ti­nos que más les in­tere­se. Otro gran atrac­ti­vo son sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les: la re­mu­ne­ra­ción cons­ta de un sa­la­rio ba­se en­tre 37.000 y 121.000 dó­la­res anua­les se­gún el ni­vel, más un im­por­tan­te com­ple­men­to que va­ría se­gún el des­tino (véa­se el grá­fi­co) y que si­túa la ma­yo­ría de sa­la­rios to­ta­les en­tre los 70.000 y los 200.000 dó­la­res, aun­que en al­gu­nos paí­ses pue­den su­pe­rar los 300.000. Los sa­la­rios de la ONU sue­len es­tar exen­tos de im­pues­tos y, ade­más, se com­ple­tan con un pa­que­te de be­ne­fi­cios so­cia­les que in­clu­yen des­de gas­tos de tras­la­do has­ta ayu­das al al­qui­ler, ade­más de ju­bi­la­ción obli­ga­to­ria a los 62 años.

BLOOMBERG

Se­de de la ONU en Nue­va York, don­de se con­cen­tra par­te de las va­can­tes la­bo­ra­les de la or­ga­ni­za­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.