Ker­més de co­lo­res y olo­res fren­te al mar

Un her­mo­so jardín me­di­te­rrá­neo ro­dea la vi­vien­da, si­tua­da en lo al­to de la ur­ba­ni­za­ción Rat Pe­nat, fru­to de una ra­di­cal re­for­ma de una to­rre clá­si­ca

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Có­mo se no­ta que los pro­pie­ta­rios de la ca­sa aman las plan­tas. En­con­tra­ron un jardín par­co de es­pe­cies y mal or­ga­ni­za­do y pa­cien­te­men­te cons­tru­ye­ron otro re­bo­san­te de ver­dor, co­lor y aro­mas. Un jardín muy me­di­te­rrá­neo que pa­re­ce que vue­le so­bre el mar del mis­mo nom­bre.

La cons­truc­ción de seis mu­re-

En el jardín con­vi­ven ár­bo­les or­na­men­ta­les y fru­ta­les y una am­plia va­rie­dad de flo­res

tes de ro­ca­lla per­mi­tió di­vi­dir el ver­gel en otras tan­tas te­rra­zas, la de ma­yor an­chu­ra ta­pi­za­da de cés­ped y don­de se ubi­ca la pis­ci­na

En esas te­rra­zas con­vi­ve una hi­le­ra de ley­lan­dis (una es­pe­cie de ci­prés) con adel­fas blan­cas y ro­sas, fal­sos pi­men­te­ros, ár­bo­les de mi­mo­sas de es­can­da­lo­so ama­ri­llo y dis­tin­tos ti­pos de fru­ta­les, sin ol­vi­dar el de­li­rio po­li­cro­mo que pro­vo­can las dis­tin- tas va­rie­da­des de flo­res. El jardín con­tras­ta con el pai­sa­je que ro­dea la ca­sa, Por un la­do, el pé­treo y aris­co ma­ci­zo del par­que na­tu­ral del Ga­rraf pe­ro de abrup­ta be­lle­za, y, por otro, la in­men­sa fran­ja de mar y li­to­ral que se ex­tien­de des­de Ga­và has­ta el men­cio­na­do ma­ci­zo.

En el jardín y cer­ca­na a la ca­sa se ubi­ca la sau­na, de cu­yo te­ja­do emer­ge una par­te del tron­co y la co­pa de un pino. El res­to del tron­co que­da en el in­te­rior pro­te­gi­do por una fun­da de mam­pos­te­ría pa­ra res­guar­dar­lo del ca­lor y el ex­ce­so de hu­me­dad. Los pro­pie­ta­rios pre­fi­rie­ron pre­ser­var­lo que ta­lar­lo en el mo­men­to de cons­truir la sau­na. En un ex­tre­mo de la pis­ci­na se ubi­ca una chi­me­nea pa­ra dis­fru­tar de una fuente de ca­lor cuan­do se es­tá al ai­re li­bre en in­vierno.

Si­tua­da en lo al­to de la ur­ba­ni­za­ción Rat Pe­nat, la ca­sa ac­tual es fru­to de una re­fun­da­ción y am­plia­ción de una to­rre de es­ti­lo tra­di­cio­nal cons­trui­da ha­ce do­ce años. De ella só­lo se man­tu­vo la es­truc­tu­ra de hor­mi­gón y se fo­rró con un ar­ma­zón que con­fi­gu­ra un pris­ma de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo.

El te­rreno ocu­pa una su­per­fi­cie de 2.000 m2, de los que 800 m2 son de jardín. Por su par­te, la ca­sa su­ma ca­si 600 m2, dis­tri­bui-

La ele­gan­te co­ci­na com­bi­na el ne­gro del gra­ni­to pu­li­do con el ro­ji­zo de los ar­ma­rios de ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes y am­plios ven­ta­na­les pa­ra dis­fru­tar del li­to­ral ma­rino dos, en sen­ti­do de aba­jo arri­ba, en plan­ta a ras de jardín, plan­ta pri­me­ra y plan­ta se­gun­da, es­ta a ras de ca­lle. La plan­ta a ras de jardín al­ber­ga un alar­ga­do es­pa­cio diá­fano en el que ha­lla­mos en pri­mer lu­gar la co­ci­na y el co­me­dor. El gra­ni­to ne­gro pu­li­do de la is­la y las en­ci­me­ras con­tras­ta con el ro­jo te­ja de los mue­bles y el ace­ro de los elec­tro­do­més­ti­cos.

Fren­te a la co­ci­na, la me­sa del co­me­dor, con so­bre de ro­ble ma­ci­zo. Des­de am­bos es­pa­cios se dis­fru­ta del mar a pla­cer, que se in­ten­si­fi­ca en el ca­so de co­ci­nar una pae­lla o pre­pa­rar una ma­ris­ca­da re­ga­da con un buen vino blan­co. Y ya que ha­bla­mos de vi­nos, la pe­que­ña bo­de­ga, ta­bi­ca­da en su ma­yor par­te con pa­ne­les acris­ta­la­dos y ade­cua­da­men­te cli­ma­ti­za­da, dis­po­ne de ca­pa­ci­dad pa­ra guar­dar 800 bo­te­llas.

A con­ti­nua­ción hay un ín­ti­mo es­pa­cio amue­bla­do con una có­mo­da bu­ta­ca fren­te a un gran ven­ta­nal. Es­tá pen­sa­do pa­ra re­la­jar­se mien­tras se con­tem­pla el pai­sa­je ma­rino. Des­pués el es­pa­cio se en­san­cha con­for­man­do una am­plia zo­na de es­tar, asis­ti­da por un cuar­to de baño com­ple­to.

En otra por­ción de la men­cio­na­da plan­ta, ex­ca­va­da en la ro­ca y con los ex­tre­mos aso­ma­dos al ex­te­rior, se ex­tien­de un es­pa­cio po­li­va­len­te, que pue­de des­ti­nar- se a ga­ra­je o otros usos. En uno de sus ex­tre­mos, aco­ta­do en bue­na par­te por ven­ta­na­les, se ubi­ca un pe­que­ño gim­na­sio pe­ro bien equi­pa­do con apa­ra­tos pro­fe­sio­na­les. En el otro ex­tre­mo, tam­bién pro­fu­sa­men­te ba­ña­do de luz na­tu­ral, se con­cen­tra la zo­na de la­va­do y plan­cha­do de la ro­pa. Un es­pa­cio jo­vial que se di­fe­ren­cia de las tí­pi­cas y so­sas zo­nas de aguas de otras ca­sas.

La pri­me­ra plan­ta con­cen­tra la zo­na de no­che. La sui­te prin­ci­pal in­cor­po­ra cuar­to de baño y ves­ti­dor y des­de la ca­ma se dis­fru­ta a pla­cer del li­to­ral ma­rino. La com­ple­tan dos am­plias ha­bi­ta­cio­nes do­bles asis­ti­das por un com­ple­to cuar­to de baño.

Por úl­ti­mo, la se­gun­da plan­ta, a ras de ca­lle de la ur­ba­ni­za­ción, con­tie­ne un gran sa­lón con vis­tas al mar y cal­dea­do en in­vierno por una chi­me­nea de pie­dra na­tu­ral. Hay tam­bién una es­tan­cia des­ti­na­da aho­ra a des­pa­cho, pe­ro con to­mas de aguas pa­ra ser fá­cil­men­te re­con­ver­ti­da en co­ci­na, y una ha­bi­ta­ción do­ble con baño, ade­más de un baño de cor­te­sía.

Es­ta plan­ta es­tá pen­sa­da pa­ra que pue­da trans­for­mar­se en un apar­ta­men­to independiente den­tro del con­jun­to de la vi­vien­da.

Una de las ra­zo­nes por las que los due­ños es­co­gie­ron la ca­sa es su proximidad al ae­ro­puer­to de El Prat

Des­ti­na­da ac­tual­men­te co­mo pri­me­ra re­si­den­cia, una de las vir­tu­des por la que la es­co­gie­ron sus pro­pie­ta­rios, que cons­tan­te­men­te via­jan por ra­zo­nes de tra­ba­jo, es la proximidad al ae­ro­puer­to de El Prat, a unos diez mi­nu­tos en co­che. La cer­ca­nía a Bar­ce­lo­na la ha­ce asi­mis­mo útil pa­ra quien tra­ba­je en la ciu­dad o sus al­re­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.