Ob­te­ner frío de los ra­yos del Sol

La re­fri­ge­ra­ción so­lar se eri­ge co­mo una al­ter­na­ti­va efi­cien­te, lim­pia y re­no­va­ble pa­ra re­fres­car la vi­vien­da en los me­ses es­ti­va­les

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, es po­si­ble re­fri­ge­rar el ho­gar me­dian­te la ener­gía so­lar. Es­ta tec­no­lo­gía, co­no­ci­da co­mo re­fri­ge­ra­ción so­lar o frío so­lar, es­tá po­co ex­ten­di­da to­da­vía pe­ro los ex­per­tos pro­nos­ti­can que es una de las so­lu­cio­nes ener­gé­ti­cas de ma­yor fu­tu­ro en el ho­gar. Su prin­ci­pal ven­ta­ja res­pec­to a otras re­no­va­bles ra­di­ca en que “el pe­rio­do de má­xi­ma pro­duc­ción coin­ci­de con el de ma­yor de­man­da”, ex­pli­ca Eva Es­pan­yol, téc­ni­ca del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Ener­gia (Icaen). Así en ve­rano, que es cuan­do el sol más aprie­ta y ha­ce más ca­lor, es tam­bién el mo­men­to de má­xi­ma pro­duc­ción. Es­ta cir­cuns­tan­cia no se da ni con la eó­li­ca, que es más irre­gu­lar, ni con la so­lar tér­mi­ca pa­ra ca­le­fac­ción.

La re­fri­ge­ra­ción so­lar es una tec­no­lo­gía que to­da­vía es­tá en pleno pro­ce­so de desa­rro­llo, pe­ro ya es una reali­dad pal­pa­ble en el mer­ca­do. Exis­ten dos ti­po­lo­gías de sis­te­mas: los que se ba­san en pla­cas so­la­res fo­to­vol­tai­cas y los que usan pa­ne­les so­la­res tér­mi­cos. Los pri­me­ros sim­ple­men­te pro­du­cen ener­gía eléc­tri­ca, que es usa­da pa­ra dar co­ber­tu­ra al apa­ra­to de re­fri­ge­ra­ción que se po­see en la vi­vien­da. Sin em­bar­go, la op­ción de ma­yor ren­di­mien­to e im­plan­ta­ción es la se­gun­da. Es­ta se ba­sa en los sis­te­mas de ener­gía so­lar tér­mi­ca pa­ra la ob­ten­ción de agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria y ca­le­fac­ción. A es­tas ins­ta­la­cio­nes se les aña­de un equi­pa­mien­to que trans­for­ma el agua ca­len­ta­da por los pa­ne­les so­la­res en agua o ai­re frío. En es­te sen­ti­do, el frío so­lar no con­di­cio­na a te­ner que usar nin­gún mé­to­do de re­fri­ge­ra­ción en con­cre­to: tan­to va­len los que usan ai­re co­mo los que pre­ci­san de agua.

“Al apro­ve­char las ins­ta­la­cio- nes so­la­res tér­mi­cas –de im­plan­ta­ción obli­ga­to­ria en las nue­vas vi­vien­das–, se con­si­gue me­jo­rar sus­tan­cial­men­te el ren­di­mien­to de di­cha ins­ta­la­ción por­que se ha­ce uso de ella pa­ra cli­ma­ti­zar el ho­gar tan­to en ve­rano co­mo en in­vierno”, ar­gu­men­ta Es­pan­yol. Por otro la­do, con el frío so­lar se pue­den con­se­guir im­por­tan­tes aho­rros en re­fri­ge­ra­ción, una par­ti­da que ca­da vez ga­na más pe­so en las fac­tu­ras de la luz ve­ra­nie­gas. La com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en es­ta tec­no­lo­gía Cli­ma­te­well cuan­ti­fi­ca en has­ta el 85% el aho­rro del con­su­mo eléc­tri­co que se pue­de con­se­guir, aun­que es­ta ci­fra va­ria mu­cho en ca­da ca­so.

Las ins­ta­la­cio­nes de frío so­lar no es­tán pen­sa­das pa­ra cu­brir el 100% de la de­man­da por­que ade­más de no ser po­si­ble –no siem­pre hay ra­dia­ción so­lar– no re­sul­ta ren­ta­ble pues­to que la can­ti-

Al ser una tec­no­lo­gía nue­va, to­da­vía es po­co ren­ta­ble pa­ra el bol­si­llo pe­ro no pa­ra el me­dio am­bien­te

dad de pa­ne­les ne­ce­sa­rios se­ría muy gran­de. “El sis­te­ma es­tá idea­do pa­ra cu­brir la de­man­da ba­se y pa­ra los pi­cos ha­cen fal­ta ener­gías con­ven­cio­na­les de so- por­te”, ex­pli­ca Pe­dro Luis Ro­drí­guez, director ge­ne­ral de Cli­ma­te­well Ibé­ri­ca.

Una vez ins­ta­la­do el sis­te­ma la ener­gía con­su­mi­da sa­le gra­tis, con el con­si­guien­te aho­rro en la fac­tu­ra eléc­tri­ca. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que la ener­gía con­su­mi­da pro­ce­de de una fuente re­no­va­ble, in­fi­ni­ta y lim­pia, al no emi­tir­se dió­xi­do de car­bono en el pro­ce­so de ge­ne­ra­ción de la ener­gía. No obs­tan­te, al tra­tar­se de una tec­no­lo­gía nue­va, su im­plan­ta­ción es to­da­vía po­co ren­ta­ble eco­nó­mi­ca­men­te, aun­que no pa­ra el me­dio am­bien­te. “Los nú­me­ros no son muy bue­nos por­que la in­ver­sión ini­cial es ele­va­da, pe­ro a ma­yor eco­no­mía de es- ca­la me­jor es el ren­di­mien­to”, ex­pli­ca la téc­ni­ca del Icaen. Sin em­bar­go, con el pre­vi­si­ble au­men­to del pre­cio de la fac­tu­ra eléc­tri­ca y a me­di­da que el mer­ca­do va­ya ma­du­ran­do, ca­da vez sal­drá más a cuen­ta. Es­pan­yol cal­cu­la que el pre­cio de una ins­ta­la­ción nue­va es de 90.000 eu­ros, mien­tras que si ya se cuen­ta con una ins­ta­la­ción de ener­gía so­lar tér­mi­ca, la in­ver­sión es de 28.000 eu­ros. Por otro la­do, no exis­ten ayu­das es­pe­cí­fi­cas pe­ro va­len las sub­ven­cio­nes que el Icaen y el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y Aho­rro de la Ener­gía (Idae) ofre­cen pa­ra la ener­gía so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.