Las ma­te­rias pri­mas pier­den el rum­bo

La al­ta vo­la­ti­li­dad de la pla­ta y otros me­ta­les pue­den com­pli­car la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía mun­dial

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eduar­do Ma­ga­llón

Los vai­ve­nes de las ma­te­rias pri­mas vuelven lo­ca a la eco­no­mía. Unas in­ver­sio­nes que se ca­rac­te­ri­za­ban por su es­ta­bi­li­dad y que tra­di­cio­nal­men­te ac­tua­ban co­mo va­lo­res re­fu­gio de in­ver­so­res te­me­ro­sos han co­men­za­do a ju­gar en la li­ga de la es­pe­cu­la­ción y el caos.

A los in­ver­so­res les cues­ta acep­tar que la pla­ta pue­de re­bo­tar un 80% en só­lo tres me­ses y cai­ga a con­ti­nua­ción de for­ma abrup­ta un 27% en só­lo unos días. Ese des­cen­so se da tam­bién en el plo­mo (pier­de un 19% des­de los má­xi­mos de abril), el co­bre (-10%) o el ní­quel (-7%). Unas ba­ja­das en lí­nea con la es­tre­lla en­tre las ma­te­rias pri­mas, el cru­do. El ba­rril ha pa­sa­do es­te año de los 93 dó­la­res a fi­na­les de enero a los 127 a úl­ti­mos de abril pa­ra vol­ver a caer un 13% en só­lo unas jor­na­das. Son unos mo­vi­mien­tos no ap­tos pa­ra car­dia­cos.

Mien­tras al­gu­nos in­ver­so­res y ana­lis­tas ha­blan abier­ta­men­te de que las ma­te­rias pri­mas es­tán in­mer­sas en una bur­bu­ja que pue­de ex­plo­tar en cual- quier mo­men­to, otros sos­tie­nen que aún les que­da re­co­rri­do pa­ra cre­cer.

Es­te­mos de­lan­te de una bur­bu­ja o no, lo cier­to es que la al­ta vo­la­ti­li­dad ori­gi­na una in­fla­ción que se es­tá in­ten­tan­do con­te­ner en zo­nas co­mo Eu­ro­pa con subidas de ti­pos. El en­ca­re­ci­mien­to del pre­cio del di­ne­ro fre­na y ra­len­ti­za la re­cu­pe­ra­ción, en especial en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos co­mo Es­pa­ña. Los ban­cos cen­tra­les son cons­cien­tes de ello, y por eso el lu­nes Jean-Clau­de Tri­chet, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), en nom­bre de los su­per­vi­so­res avi­só de que la “vo­la­ti­li­dad ob­ser­va­da re­cien­te­men­te” en los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas pro­vo­ca “un gran im­pac­to en la in­fla­ción”.

So­fía Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de ma­cro­eco­no­mía de Banc Sa­ba­dell, pre­ci­sa que “se pue­de de­cir que la subida de las ma­te­rias pri­mas no só­lo de­ri­va de la de­man­da fí­si­ca pa­ra la fa­bri­ca­ción, sino que hay un in­te­rés fi­nan­cie­ro”. Aun­que avi­sa que la si­tua­ción no es ho­mo­gé­nea en to­das las ma­te­rias pri­mas.

“¿A qué obe­de­cían las subidas? A que esos me­ta­les ac­tua­ban co­mo in­ver­sión re­fu­gio”, se­ña­la el ex­per­to en ma­te­rias pri­mas de Ba­nif, Fe­li­pe Arri­zu­bie­ta. Has­ta aho­ra, era el oro el que ac­tua­ba co­mo va­lor re­fu­gio. Por eso, la su- bi­da de la pla­ta se de­be ca­si ex­clu­si­va­men­te a mo­vi­mien­tos es­pe­cu­la­ti­vos. Javier Nie­der­leyt­ner, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les (IEB), in­sis­te que “mien­tras el oro es un bien in­ver­sor ha­bi­tual, la pla­ta no”. Ivan Pas­qual, director pa­ra Ibe­ria de Isha­res (Blac­kRock), pre­ci­sa que “la co­rrec­ción de la pla­ta vino pro­pi­cia­da prin­ci­pal­men­te por un au­men­to en el mar­gen ne­ce­sa­rio pa­ra ope­rar en de­ri­va­dos”.

Mu­chos in­ver­so­res com­pran oro y pla­ta pa­ra evi­tar los vai­ve­nes de la in­fla­ción. Lau­ren Romeo es ges­tor del fon­do es­ta­dou­ni­den­se Legg Mason: “Los in­ver­so­res es­tán bus­can­do re­fu­gios an­te la ame­na­za fu­tu­ra de in­fla­ción com­pran­do ac­ti­vos tan­gi­bles co­mo pla­ta y oro, no só­lo en

Mi­na de co­bre El Te­nien­te, ubi­ca­da cer­ca de Ran­ca­gua, en Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.