EL CO­BRE ES­TÁ EN MA­NOS DE LA DE­MAN­DA CHINA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Con­se­je­ro de­le­ga­do de La Farga Group. Es in­ge­nie­ro in­dus­trial e in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co.

El co­bre, co­mo otros me­ta­les no fé­rri­cos (alu­mi­nio, cinc, es­ta­ño, plo­mo y ní­quel), co­ti­za en mer­ca­dos or­ga­ni­za­dos des­de el si­glo XIX. Se tra­ta de mer­ca­dos de fu­tu­ros y co­mo ta­les, ini­cial­men­te su pro­pó­si­to fue el de ase­gu­rar el pre­cio del co­bre pa­ra en­tre­gas fu­tu­ras, tan­to pa­ra pro­duc­to­res co­mo con­su­mi­do­res, ya que co­mo otras ma­te­rias pri­mas, exis­te un de­ca­la­je tem­po­ral en­tre la pro­duc­ción del bien y la en­tre­ga fí­si­ca al clien­te. La más im­por­tan­te bol­sa de me­ta­les en vo­lu­men y en an­ti­güe­dad en el mun­do es el Lon­don Me­tal Ex­chan­ge (LME), fun­da­da en 1.877, aun­que con an­te­ce­den­tes que se re­mon­tan has­ta el si­glo XVI. El co­bre co­ti­za, ade­más, en el Com­mo­dity Ex­chan­ge (Co­mex) de Nue­va York y el Shang­hai Fu­tu­res Ex­chan­ge (SFE), sien­do es­te el mer­ca­do con el cual se va­lo­ran to­dos los pro­duc­tos de co­bre en China.

Efec­ti­va­men­te, China se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en el prin­ci­pal con­su­mi­dor mun­dial de co­bre, y ha to­ta­li­za­do un con­su­mo de más de sie­te mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­bre. A di­fe­ren­cia de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, el flu­jo y el pre­cio se ven in­fluen­cia­dos por los abo­nos e im- pues­tos al mer­ca­do ex­te­rior que con­tro­la el Es­ta­do y en es­te sen­ti­do, el mer­ca­do mun­dial no fun­cio­na de ma­ne­ra efi­cien­te de acuer­do a las le­yes de la ofer­ta y la de­man­da. Un so­lo agen­te pue­de lle­gar a com­prar el 39% del con­su­mo mun­dial, por lo que su in­fluen­cia es cla­ve. El com­por­ta­mien­to del mer­ca­do chino pue­de dis­tor­sio­nar el mer­ca­do mun­dial.

El efec­to es­pe­cu­la­ción tam­bién pla­nea so­bre es­te pre­cia­do me­tal. Co­mo ejem­plo de su vo­la­ti­li­dad, el 24 de di­ciem­bre del 2008, en ple­na cri­sis fi­nan­cie­ra, el co­bre co­ti­za­ba a 1.974 eu­ros/to­ne­la­da. Al má­xi­mo se lle­gó, es­te mes de fe­bre­ro, con un pre­cio de 7.550 eu­ros/t, y el pa­sa­do 11 de ma­yo co­ti­za­ba a 6.081 eu­ros/t. Por es­ta ra­zón, el co­bre se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro vin­cu­la­do al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es­te he­cho tam­bién in­tro­du­ce vo­la­ti­li­dad al sis­te­ma, ya que a pe­sar de no ser un va­lor re­fu­gio co­mo el oro, es un va­lor atrac­ti­vo pa­ra los in­ver­so­res.

Hoy en día, el fu­tu­ro tec­no­ló­gi­co de­pen­de del co­bre, y es­te fac­tor es­tá lle­van­do a que su de­man­da in­cre­men­te y por tan­to tam­bién su pre­cio. Un país desa­rro­lla­do es­tá con­su­mien­do en­tre 8 y 9 kg de co­bre por per­so­na, mien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.