La in­fla­ción ame­na­za Amé­ri­ca La­ti­na

Gra­cias al au­men­to de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, la re­gión ha sor­tea­do la cri­sis, pe­ro la ex­pan­sión pue­de de­ri­var en ‘so­bre­ca­len­ta­mien­to’

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eli­sa­bet Sabartés

Una de cal y otra de arena. Des­de la ca­pi­tal me­xi­ca­na, dos de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les que cor­tan el ba­ca­lao eco­nó­mi­co en Amé­ri­ca La­ti­na con­ju­ga­ron días atrás un men­sa­je agri­dul­ce so­bre la evo­lu­ción a cor­to pla­zo del cre­ci­mien­to re­gio­nal. Mien­tras la co­mi­sión eco­nó­mi­ca de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el he­mis­fe­rio (Ce­pal) co­mu­ni­ca­ba eu­fó­ri­cas pers­pec­ti­vas a tra­vés de su exa­men anual so­bre in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) lan­za­ba se­rias ad­mo­ni­cio­nes so­bre el pe­li­gro de un so­bre­ca­len­ta­mien­to que pon­dría en ries­go la ten­den­cia ex­pan­sio­nis­ta que ha per­mi­ti­do a los paí­ses del área sor­tear los efec­tos de la re­ce­sión mun­dial.

No obs­tan­te, am­bas ins­ti­tu­cio­nes coin­ci­dían en el pun­to de par­ti­da: el cre­ci­mien­to del PIB del 6,1% que la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (ALC) ex­pe­ri­men­tó en el 2010 tie­ne su ori­gen fun­da­men­tal en el au­men­to de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, así co­mo la rá- pi­da ex­pan­sión de la de­man­da in­ter­na, las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles de fi­nan­cia­ción y las po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo.

Ba­jo la óp­ti­ca de la Ce­pal, el as­pec­to a ce­le­brar es, pre­ci­sa­men­te, la con­duc­ta be­ne­fi­cio­sa que ha te­ni­do el mer­ca­do de las com­mo­di­ties co­mo des­tino fun­da­men­tal de la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IED) en la zo­na. Se­gún su aná­li­sis pa­ra el año 2010, es­ta es la re­gión del mun­do don­de más cre­ció el por­cen­ta­je de re­cep­ción y emi­sión de re­cur­sos: los in­gre­sos au­men­ta­ron un 40% res­pec­to

El cre­ci­mien­to del PIB de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be tie­ne su ori­gen en las ma­te­rias pri­mas y la de­man­da in­ter­na

al 2009, y aca­ri­cia­ron los 113.000 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que los flu­jos de sa­li­da de IED se cua­dru­pli­ca­ron, y su­pe­raron los 43.000 mi­llo­nes.

“Las ci­fras dan cuen­ta de la cre­cien­te in­ser­ción de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción. Los paí­ses de la re­gión no só­lo si­guen sien­do atrac­ti­vos pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros sino que tam­bién se atre­ven a con­quis­tar otros mer­ca­dos a tra- vés de las trans­la­ti­nas (em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les del área)”, di­jo Ali­cia Bárcena, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va de la Ce­pal.

De acuer­do con el or­ga­nis­mo, Bra­sil fue el ma­yor des­ti­na­ta­rio del ca­pi­tal ex­tran­je­ro, y ab­sor­bió el 43% del to­tal, con 48.462 mi­llo­nes de dó­la­res, que re­pre­sen­tan un sal­to ma­yúscu­lo del 87% res­pec­to a los re­cur­sos que re­ci­bió en el 2009. Le si­guen Mé­xi­co (17.726 mi­llo­nes), Chi­le (15.095 mi­llo­nes ), Pe­rú (7.328 mi­llo­nes), Co­lom­bia (6.760 mi­llo­nes) y Ar­gen­ti­na (6.193 mi­llo­nes). Sin em-

Bra­sil cre­ció un 7,5% en el 2010, pe­ro en los do­ce úl­ti­mos me­ses los pre­cios subie­ron un 6,5%

bar­go, el país de Carlos Slim, la ma­yor fortuna del pla­ne­ta se­gún For­bes, se im­pu­so al gi­gan­te ver­dea­ma­rel­ho co­mo pri­mer ex­por­ta­dor ne­to de re­cur­sos en la re­gión, con in­ver­sio­nes en el ex­te­rior por 12.694 mi­llo­nes de dó­la­res, gra­cias, en­tre otras, a las em­pre­sas del mul­ti­mi­llo­na­rio me­xi­cano.

Pa­ra el 2011, la Ce­pal vis­lum­bra un cre­ci­mien­to de la IED en la zo­na latinoamericana de en­tre el 15% y el 25%. Un as­cen­so más mo­de­ra­do que el del cur­so an­te­rior, aun­que pro­me­te­dor en cual­quier ca­so, vis­ta la caí­da del -7% en las co­rrien­tes de ca­pi­tal ex­tran­je­ro que los paí­ses desa­rro­lla­dos pa­de­cie­ron en el 2010.

El alien­to al­cis­ta lo man­ten­drá, sin du­da, el co­lo­sal ta­lo­na­rio de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar China, si­tua­da ya co­mo la fuer­za de in­ver­sión ex­ter­na que cre­ce a ma­yor ve­lo­ci­dad en la re­gión, con un 90% de sus re­cur­sos de­di­ca­dos a la ex­trac­ción de ma­te­rias pri­mas (hi­dro­car­bu­ros, mi­ne­ría me­tá­li­ca) y ali­men­tos. Los 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res que in­yec­ta­ron las em­pre­sas chi­nas re­pre­sen­tan el 9% del to­tal de la in­ver­sión ex­tran­je­ra y la co­lo­can co­mo el ter­cer in­ver­sio­nis­ta fo­rá­neo en el área, só­lo por de­trás de Es­ta­dos Uni­dos (17%) y Ho­lan­da (13%).

El op­ti­mis­mo, sin em­bar­go, vino a apla­car­lo el FMI con un in­for­me de pers­pec­ti­vas, sub­ti­tu­la­do, ni más ni me­nos: Aten­tos al so­bre­ca­len­ta­mien­to en Amé­ri­ca La­ti­na. En su pre­sen­ta­ción, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, director del de­par­ta­men­to del he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal del FMI, ad­vir­tió que la zo­na “es­tá cre­cien­do más allá de sus po­si­bi­li­da­des, y si no em­pie­za a po­ner los fre­nos y si­gue a es­te rit­mo, las eco­no­mías po­drían ter­mi­nar so­bre­ca­len­tán­do­se”.

De acuer­do con las pros­pec­ti- vas del or­ga­nis­mo, los in­di­cios de po­si­bles ex­ce­sos es­tán sur­gien­do en va­rios ám­bi­tos. En pri­mer lu­gar, una in­fla­ción al al­za en gran par­te de la re­gión por las re­cien­tes subidas en los pre­cios de ali­men­tos y com­bus­ti­bles, y pe­se a que mu­chos ban­cos cen­tra­les han ele­va­do los ti­pos de in­te­rés, aun­que no lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­te­ner las pre­sio­nes de la de­man­da. En se­gun­da ins­tan­cia, el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.