EL COS­TE DE NO PO­DER DE­VA­LUAR LA MO­NE­DA

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS -

Se ha des­cri­to co­rrec­ta­men­te que en es­tos mo­men­tos la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá en un pro­ce­so de de­va­lua­ción in­ter­na, que se dis­tin­gue de las de­va­lua­cio­nes tí­pi­cas o ex­ter­nas por­que ha de rea­li­zar­se sin po­der ajus­tar a la baja el va­lor de la mo­ne­da, ya que co­mo ocu­rre aho­ra en Es­pa­ña, se ca­re­ce de una pro­pia. Creo que es in­tere­san­te pro­fun­di­zar en es­ta dis­tin­ción en­tre am­bos ti­pos de de­va­lua­ción pa­ra com­pren­der me­jor lo que im­pli­ca la per­te­nen­cia de Es­pa­ña al eu­ro y lo que es­tá pa­san­do en es­ta eta­pa en el país co­mo con­se­cuen­cia de ello.

Si un país tie­ne una mo­ne­da pro­pia, pue­de de­va­luar­la res­pec­to a las de los de­más. Es­te cam­bio es nor­mal den­tro de los pro­ce­sos de adap­ta­ción del ti­po de cam­bio a las cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes de ca­da país. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el lla­ma­do sis­te­ma de Bret­ton Woods es­ta­ble­ció pre­ci­sa­men­te unas re­glas pa­ra que las de­va­lua­cio­nes fue­ran jus­ti­fi­ca­das y no se con­vir­tie­ran en me­ca­nis­mos pa­ra lo­grar ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas des­lea­les. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) se fun­dó, en 1944, pre­ci­sa­men­te pa­ra su­per­vi­sar es­ta me­cá­ni­ca.

To­das las de­va­lua­cio­nes, tan-

Lo que an­tes era un ata­que a la pe­se­ta, se ha con­ver­ti­do en un ata­que a la sol­ven­cia eco­nó­mi­ca

to las que rea­li­za un país que tie­ne mo­ne­da pro­pia co­mo las que eje­cu­tan paí­ses que no la tie­nen, com­par­ten co­mo cau­sa de­ci­si­va la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad del país afec­ta­do. Es­ta pue­de de­ber­se a ma­las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, que es la cau­sa ha­bi­tual, o a al­gún fe­nó­meno so­bre­ve­ni­do (ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les o gue­rras por ejem­plo). Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que com­par­ten to­das las de­va­lua­cio­nes es que aca­ban sien­do los mer­ca­dos los que em­pu­jan ha­cia ellas, bien pre­sio­nan­do la mo­ne­da a la baja bien ata­can­do la sol­ven­cia del país, co­mo ocu­rre ac­tual­men­te en la zo­na eu­ro.

Hay dos ca­rac­te­rís­ti­cas des­ta­ca­bles de las de­va­lua­cio­nes ex­ter­nas, es de­cir, las de un país con mo­ne­da pro­pia. Sue­len ser rá­pi­das en su eje­cu­ción, aun­que se fra­güen len­ta­men­te, y la car­ga del ajus­te se com­par­te con el res­to del mun­do, es­pe­cial­men­te con los ma­yo­res so­cios comer- cia­les del país, a tra­vés de los flu­jos co­mer­cia­les. Cuan­do se de­va­lúa la mo­ne­da, se ex­por­ta más y se im­por­ta me­nos, con el con­si­guien­te im­pac­to po­si­ti­vo so­bre el pro­pio comercio y ne­ga­ti­vo so­bre el de los so­cios co­mer­cia­les. El que se com­par­ta la car­ga del ajus­te con los de­más ha­ce que las de­va­lua­cio­nes de la pro­pia mo­ne­da sean re­la­ti­va­men­te po­co trau­má­ti­cas si se pre­pa­ran y eje­cu­tan bien.

CIN­CO DE­VA­LUA­CIO­NES

Des­de el Plan de Es­ta­bi­li­za­ción de 1959 has­ta la adop­ción del eu­ro en 1999, Es­pa­ña se vio for­za­da a de­va­luar la pe­se­ta en cin­co oca­sio­nes (1967, 1976, 1982, 1992 y 1993). Con­si­de­ran­do las dos úl­ti­mas co­mo una so­la, ya que fue­ron pro­pi­cia­das por el mis­mo fe­nó­meno de cri­sis den­tro del sis­te­ma mo­ne­ta­rio eu­ro­peo (SME), lle­ga­mos a la con­clu­sión de que Es­pa­ña ha ne­ce­si­ta­do, en pro­me­dio, una de­va­lua­ción de la pe­se­ta ca­da diez años pa­ra re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da.

To­das es­tas han si­do de­va­lua­cio­nes tra­di­cio­na­les y han he­cho el mis­mo re­co­rri­do. Los mer­ca­dos fue­ron in­cre­men­tan­do su des­con­fian­za ha­cia la pe­se­ta has­ta que se que­bró la re­sis­ten­cia y se tu­vo que de­va­luar. En ge­ne­ral, ca­be de­cir en ho­nor a la ver­dad que es­tas de­va­lua­cio­nes fue­ron his­tó­ri­ca­men­te muy efi­ca­ces en reac­ti­var la eco­no­mía a cor­to pla­zo, con me­di­das fis­ca­les y mo­ne­ta­rias de acom­pa­ña­mien­to ge­ne­ral­men­te bas­tan­te bien plan­tea­das. Pe­ro el pro­ble­ma a me­dio y lar­go pla­zo siem­pre ha aca­ba­do sien­do el mis­mo: la com­pe­ti­ti­vi­dad re­cu­pe­ra­da con la de­va­lua­ción de la pe­se­ta se ha vuel­to a per­der por fal­ta de re­for­mas que agi­li­za­ran y mo­der­ni­za­ran la eco­no­mía.

Es­ta his­to­ria ex­pli­ca que Es­pa­ña aco­gie­ra el eu­ro con en­tu­sias­mo, es­pe­cial­men­te por par­te de su cla­se política. En reali­dad, las de­va­lua­cio­nes de la pe­se­ta ha- bían te­ni­do un éxi­to efí­me­ro y el país ha­bía de­ja­do de creer en ellas. Se con­si­de­ró que el eu­ro era un va­lor se­gu­ro que ale­ja­ba el es­pec­tro de más de­va­lua­cio­nes y que con­se­gui­ría fi­nal­men­te la dis­ci­pli­na eco­nó­mi­ca que nun­ca se ha­bía lo­gra­do a tra­vés de ellas.

Es­tas ex­pec­ta­ti­vas no se han vis­to cum­pli­das. Una vez más, se ha to­pa­do con los mis­mos pro­ble­mas: la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía, agra­va­da por las cri­sis de la cons­truc­ción y la fi­nan­cie­ra, y el em­ba­te de los mer­ca­dos. Lo que nor­mal­men­te era un ata­que a la mo­ne­da es­pa­ño­la, la pe­se­ta, se ha trans­for­ma­do en al­go más gra­ve: un ata­que a la sol­ven­cia eco­nó­mi­ca del país. La pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa, que siem­pre es la mo­ne­da pro­pia, no exis­te y por es­to el ata­que es aho­ra más pro­fun­do, co­mo es­ta­mos com­pro­ban­do en to­da la pe­ri­fe­ria de Eu­ro­pa.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de de­va­luar una inexis­ten­te mo­ne­da pro- pia, a Es­pa­ña y de­más paí­ses afec­ta­dos nos les que­da otra op­ción que re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da y la con­fian­za de los mer­ca­dos in­ter­na­men­te (de ahí el nom­bre de de­va­lua­ción in­ter­na) a tra­vés de un plan de ajus­te. La re­duc­ción de cos­tes res­pec­to a ter­ce­ros paí­ses que se con­si­gue con una de­va­lua­ción de la mo­ne­da, de­be lo­grar­se, a fal­ta de es­ta, con una fuer­te com­pre­sión in­ter­na de cos­tes que pa­sa por una inevi­ta­ble fa­se de re­ce­sión o, en el me­jor de los ca­sos, de es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía.

PRO­CE­SOS COS­TO­SOS

Las de­va­lua­cio­nes in­ter­nas, co­mo la que es­tá atra­ve­san­do Es­pa­ña, son pro­ce­sos cos­to­sos, de fuer­te im­pac­to so­cial y lar­gos. Son cos­to­sos por­que no se pue­de com­par­tir la car­ga con los de­más co­mo en la de­va­lua­ción de la pro­pia mo­ne­da. Es más, la ac­tual cri­sis del eu­ro de­mues­tra que la ayu­da fi­nan­cie­ra de los so­cios, cuan­do es ne­ce­sa­ria, se con­si­gue en con­di­cio­nes ver­da­de­ra­men­te leo­ni­nas. El im­pac­to so­cial es muy du­ro por­que, an­te la in­fle­xi­bi­li­dad de los sa­la­rios, el cos­te más im­por­tan­te pa­ra las em­pre­sas, el pe­so del ajus­te aca­ba tra­du­cién­do­se en una enor­me ex­pul­sión de mano de obra ha­cia el pa­ro. Y la de­va­lua­ción in­ter­na to­ma mu­cho tiem­po por­que la aus­te­ri­dad que re­quie­re se tra­du­ce en ne­go-

Las de­va­lua­cio­nes in­ter­nas, co­mo la que atra­vie­sa Es­pa­ña, son pro­ce­sos cos­to­sos y de fuer­te im­pac­to so­cial

cia­cio­nes y in­ter­mi­na­bles.

Es­pa­ña ha par­ti­ci­pa­do en to­dos los sis­te­mas cam­bia­rios de la pos­gue­rra: el de pa­ri­da­des de Bret­ton Woods, el de flo­ta­ción, el me­ca­nis­mo de cam­bios del SME y, des­de 1999, co­mo in­te­gran­te del eu­ro. En to­dos los ca­sos, he­mos tro­pe­za­do con la mis­ma pie­dra: la pér­di­da pro­gre­si­va de com­pe­ti­ti­vi­dad res­pec­to al res­to del mun­do y la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar­la a tra­vés de una de­va­lua­ción, cu­yos efec­tos se han vuel­to a des­va­ne­cer al ca­bo de unos años.

Es­ta pie­dra en la que tro­pie­za una y otra vez la eco­no­mía es­pa­ño­la es su in­ca­pa­ci­dad, co­mo he se­ña­la­do en va­rios ar­tícu­los an­te­rio­res, de re­for­mar­se y ho­mo­lo­gar­se con las eco­no­mías avan­za­das. El eu­ro de­be­ría ha­ber­nos con­ven­ci­do de una vez por to­das de que no hay re­me­dios má­gi­cos. Ha­ber­lo creí­do nos es­tá cos­tan­do muy ca­ro.

en­fren­ta­mien­tos

CH­RIS RATCLIFFE / BLOOMBERG

Con la in­cor­po­ra­ción a la dis­ci­pli­na del eu­ro, Es­pa­ña ya no pue­de de­va­luar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.