El cam­peón de los chips mue­ve fi­cha

Nue­vo pro­ce­so de fa­bri­ca­ción con el que pue­de ade­lan­tar­se un par de años a los pla­nes de la com­pe­ten­cia

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Pa­ra des­cri­bir su es­tra­te­gia tec­no­ló­gi­ca, In­tel sue­le em­plear una ex­pre­sión que tie­ne su gra­cia: tic-toc: los años pa­res ac­tua­li­za la ar­qui­tec­tu­ra de sus mi­cro­pro­ce­sa­do­res (tic) y los im­pa­res pro­ce­de a re­no­var el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción (toc). Así lo ha ve­ni­do ha­cien­do du­ran­te su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes, con una ca­den­cia bie­nal que man­tie­ne vi­va así la lla­ma­da ley de Moo­re –por Gor­don Moo­re, su co­fun­da­dor–, se­gún la cual el nú­me­ro de tran­sis­to­res en un chip se du­pli­ca ca­da dos años.

En el año 2011, el turno co­rres­pon­de a toc y, en apli­ca­ción de es­te ci­clo, In­tel va a em­pe­zar es­te año la pro­duc­ción en vo­lu­men de chips que, gra­cias a un in­no­va­dor pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, au­men­ta­rán un 37% el ren­di­mien­to so­bre la ge­ne­ra­ción ac­tual, y ba­ja­rán a la mi­tad el con­su­mo de ener­gía. Con es­tas dos me­jo­ras sus­tan­cia­les, ad­quie­re una ven­ta­ja de en­tre año y me- dio y dos años so­bre sus com­pe­ti­do­res, que aún se de­ba­ten en la ge­ne­ra­ción an­te­rior.

La mi­nia­tu­ri­za­ción es la cla­ve de ca­si to­do en es­ta in­dus­tria. Si echa­mos una mi­ra­da atrás, ve­re­mos có­mo los pri­me­ros or­de­na­do­res por­tá­ti­les de los años se­ten­ta (con pro­ce­sa­do­res 4004, an­te­rio­res a la fa­mi­lia x86) in­te­gra­ban 2.250 tran­sis­to­res, que en­ton­ces pa­re­cían mu­chos; los ac­tua-

Se­gún In­tel, cien mi­llo­nes de sus nue­vos tran­sis­to­res ca­ben en la ca­be­za de un al­fi­ler, gra­cias a su den­si­dad

les lle­van 3.000 mi­llo­nes de tran­sis­to­res o más. Di­ce In­tel que 100 mi­llo­nes de sus nue­vos tran­sis­to­res ca­ben en la ca­be­za de un al­fi­ler, gra­cias a su den­si­dad de 32 na­nó­me­tros fren­te a la de 22 nm (un na­no­me­tro es la mil­mi­llo­né­si­ma frac­ción del me­tro).

Es­te es el an­cho de ca­da lí­nea de cir­cui­to del transistor; cuan­to más fi­na es más pe­que­ños son los tran­sis­to­res, más ca­ben en un chip, más al­ta es su ve­lo­ci­dad y más ba­jo es su con­su­mo de elec­tri­ci­dad. Que el con­su­mo fue­ra al­to po­día acep­tar­se co­mo con­tra­par­ti­da de la po­ten­cia en los or­de­na­do­res de so­bre­me­sa –y, aun­que me­nos, en los ser­vi­do­res–, pe­ro no es dis­cul­pa­ble en los por­tá­ti­les y los nue­vos dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Pre­ci­sa­men­te en es­tos úl­ti­mos se en­cuen­tra la de­bi­li­dad es­tra­té­gi­ca de In­tel.

El lí­der tie­ne so­bra­dos mo­ti­vos pa­ra apu­rar el pa­so. Los mi­cro­pro­ce­sa­do­res Ivy Brid­ge en­tra­rán en pro­duc­ción en la se­gun­da mi­tad del 2011, y las pri­me­ras má­qui­nas po­drían lle­gar al mer­ca­do en el pri­mer tri­mes­tre del 2012: ha­brá pa­sa­do un año des­de los pro­duc­tos ba­sa­dos en Sandy Brid­ge, la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción has­ta aho­ra. ¿A qué vie­ne es­te ace­le­rón del tic-toc? No es­tá di­cho ofi­cial­men­te, pe­ro el si­guien­te pa­so pa­re­ce que se­ría tras­la­dar es­ta tec­no­lo­gía a sus pro­ce­sa­do­res es­pe­cia­li­za­dos en por­tá­ti­les, y pe­ne­trar con ellos en las ta­ble­tas y en los smartp­ho­nes.

Es­te es el re­to con el que Paul Otellini, pre­si­den­te de In­tel, quie­re cul­mi­nar su ca­rre­ra. La com­pa­ñía hoy por hoy se sien­te có­mo­da con su 80,3% de cuota de mer­ca­do en los pro­ce­sa­do­res pa­ra PC, y el anun­cio le otor­ga una ven­ta­ja adi­cio­nal so­bre su com­pe­ti­dor, AMD. Pa­ra el año 2013, In­tel es­ta­ría en vís­pe­ras de pa­sar a la si­guien­te ge­ne­ra­ción, de 14 na­nó­me­tros.

Di­fe­ren­te es el pa­no­ra­ma en los smartp­ho­nes y ta­ble­tas, dos ca­te­go­rías en as­cen­so en las que In­tel es un ilus­tre au­sen­te. Aquí do­mi­nan los pro­ce­sa­do­res cons­trui­dos so­bre una ar­qui­tec­tu­ra dis­tin­ta, di­se­ña­da por la com­pa­ñía bri­tá­ni­ca ARM, adop­ta­da por to­dos los fa­bri­can­tes y con la que in­clu­so Mi­cro­soft –so­cio de In­tel de to­da la vi­da– se ha aso­cia­do pa­ra desa­rro­llar una ver­sión light de Win­dows.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.