40 años achi­can­do el transistor

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA -

Es­ta­ba es­cri­to que los tran­sis­to­res se­rían ca­da vez más pe­que­ños y los pro­duc­tos que se fa­bri­ca­rían con ellos se­rían más po­ten­tes y re­la­ti­va­men­te más ba­ra­tos. Pe­ro, ¿cuán­do tro­pe­za­rán con los lí­mi­tes de la fí­si­ca? No aho­ra, des­de lue­go. En el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción con­ven­cio­nal, la se­cuen­cia de pro­duc­ción de un chip co­mien­za con un del­ga­dí­si­mo sus­tra­to de si­li­cio, so­bre el que se van de­po­si­tan­do ca­pas de ma­te­ria­les con fun­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra li­to­gra­fiar, so­bre ellos, la geo­me­tría que han de te­ner los cir­cui­tos en las dos di­men­sio­nes del plano. De­pen­dien­do del es­ta­do de la car­ga eléc­tri­ca, in­clu­so cuan­do el transistor se cie­rra y que­da en po­si­ción off, si­gue pa­san­do co­rrien­te, una fu­ga re­si­dual que, cuan­do se mul­ti­pli­ca por mi­llo­nes de tran­sis­to­res, re­du­ce la vi­da de la ba­te­ría, el pun­to fla­co de to­do gad­get elec­tró­ni­co.

Pa­ra con­tro­lar es­ta su­ma de pro­ble­mas, la in­dus­tria per­si­gue una den­si­dad ca­da vez ma­yor del ca­nal que atra­vie­san los cir­cui­tos en ca­da transistor. El nue­vo pro­ce­so de In­tel mo­di­fi­ca la geo­me­tría pla­na aña­dien­do una ale­ta ver­ti­cal –por tan­to, en tres di­men­sio­nes– con el fin de mi­ti­gar la pér­di­da de co­rrien­te ce­rran­do el ca­nal por tres la­dos en lu­gar de uno. De ahí el nom­bre que re­ci­be es­ta tec­no­lo­gía, tri-ga­te. Com­pa­ra­do con un an­ces­tro de 1971, es­te nue­vo pro­ce­sa­dor se­rá 4.000 ve­ces más rá­pi­do, y el con­su­mo de ca­da uno de sus mi­les de mi­les de mi­llo­nes de tran­sis­to­res se­rá 5.000 ve­ces in­fe­rior. Son nú­me­ros que im­pre­sio­nan, pe­ro nin­gu­na co­mo es­te: en 40 años, el pre­cio por transistor ha caí­do 50.000 ve­ces.

La ven­ta­ja de es­ta ar­qui­tec­tu­ra es su me­nor con­su­mo de ener­gía, leit­mo­tiv de las nue­vas es­tra­te­gias. Y, se­gún in­sis­ten­tes ver­sio­nes que cir­cu­lan, Ap­ple po­dría te­ner la lla­ve.

Tan­to el iPho­ne co­mo el iPad lle­van mi­cro­pro­ce­sa­do­res de di­se­ño pro­pio, cu­ya pro­duc­ción in­dus­trial ha si­do en­co­men­da­da a Sam­sung. Mer­ced a es­to y a las me­mo­rias que su­mi­nis­tra a Ap­ple, la com­pa­ñía co­rea­na ha da­do un sal­to es­pec­ta­cu­lar en el ran­king de la in­dus­tria (ver grá­fi­co adjunto). Pe­ro Sam­sung es al mis­mo tiem­po un re­ñi­do com­pe­ti­dor de Ap­ple, lo que ha crea­do una si­tua­ción anó­ma­la. Por otro la­do, los or­de­na­do­res Mac lle­van pro­ce­sa­do­res In­tel, pe­ro se di­ce que Ap­ple con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de uni­fi­car to­dos sus pro­duc­tos en una pla­ta­for­ma co­mún, lo que en al­gún mo­men­to de­be­ría sig­ni­fi­car que In­tel pier­da esa po­si­ción.

O tal vez no. Una se­gun­da ver­sión de la se­ma­na pa­sa­da pre­di­ca que las dos com­pa­ñías es­ta­rían ne­go­cian­do un acuer­do por el cual In­tel pa­sa­ría a ocu­par el lu­gar de Sam­sung co­mo con­tra­tis­ta de fa­bri­ca­ción de Ap­ple, lo que con­si­guien­te­men­te im­pli­ca­ría asu­mir una li­cen­cia de ARM, pa­ra los pró­xi­mos mo­de­los de iPho-

La com­pa­ñía hoy por hoy se sien­te có­mo­da con su 80,3% de cuota de mer­ca­do en los pro­ce­sa­do­res pa­ra PC

ne e iPad. Es­te se­ría un cam­bio ra­di­cal, que sue­na bas­tan­te plau­si­ble tras la de­man­da que ha in­ter­pues­to Ap­ple con­tra Sam­sung por vio­la­ción de pa­ten­tes. Pa­ra rom­per el con­tra­to con los co­rea­nos, ne­ce­si­ta dis­po­ner de una al­ter­na­ti­va, e In­tel tie­ne ca­pa­ci­dad, es de fiar y, ade­más, no es un com­pe­ti­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.