LOS MER­CA­DOS Y LA CRI­SIS PE­RI­FÉ­RI­CA

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Es­ta se­ma­na he po­di­do leer en un pres­ti­gio­so dia­rio eco­nó­mi­co in­glés una an­ti­gua fá­bu­la con la que el co­men­ta­ris­ta des­cri­bía la si­tua­ción de la cri­sis fis­cal de los paí­ses de la eu­ro­zo­na que ha afec­ta­do a Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal, y que ame­na­za a otros es­ta­dos, en­tre ellos a Es­pa­ña. La si­tua­ción que la fá­bu­la ex­po­nía era la de un hom­bre que ha­bía si­do con­de­na­do a muer­te por su rey. An­te las sú­pli­cas de cle­men­cia, el mo­nar­ca le di­jo que po­dría sal­var­le la vi­da si en el pla­zo de un año era ca­paz de en­se­ñar a ha­blar a su ca­ba­llo. El con­de­na­do acep­tó y cuan­do le pre­gun­ta­ron por qué ha­bía acep­ta­do res­pon­dió: por­que a lo lar­go de es­te año el rey pue­de mo­rir, yo mis­mo pue­do mo­rir, pe­ro tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que el ca­ba­llo apren­da a ha­blar.

Pues bien, ha­ce un año Gre­cia so­li­ci­tó el res­ca­te in­ter­na­cio­nal y los mi­nis­tros de Fi­nan­zas de la eu­ro­zo­na apro­ba­ron un vo­lu­men de fon­dos de 110.000 mi­llo­nes de eu­ros del fon­do eu­ro­peo de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra (EFSF), de los cua­les el país ya ha re­ci­bi­do la mi­tad. Du­ran­te es­te pe­rio­do y pe­se al plan de res­ca­te, la cri­sis de Gre­cia no ha he­cho más que agra­var­se y los pro­ble­mas del dé­fi­cit fis­cal se han ex­ten­di­do a Ir­lan­da y a Por­tu­gal, paí­ses que tam­bién han re­cu­rri­do al res­ca­te fi­nan­cie­ro de Eu­ro­pa.

El ob­je­ti­vo era que el país se sa­nea­ra y que a par­tir del año 2012 pu­die­ra con­se­guir fi­nan­cia­ción en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les a un cos­te ra­zo­na­ble. A lo lar­go de es­te año, la re­duc­ción del dé­fi­cit no se es­tá con­si­guien­do y la si­tua­ción fi­nan­cie­ra, le­jos de me­jo­rar, ha em­peo­ra­do de tal ma­ne­ra que en es­te mo­men­to la deu­da pú­bli­ca he­le­na a diez años de­be emi­tir­se a ti­pos su­pe­rio­res al 15%, el do­ble de la re­tri­bu­ción que ofre­cían en el mo­men­to de so­li­ci­tar la ayu­da. Es­tas ne­ga­ti­vas cir­cuns­tan­cias ha­cen que de nue­vo sur­ja el ner­vio­sis­mo en los mer­ca­dos y los ana­lis­tas es­pe­cu­len so­bre los dis­tin­tos es­ce­na­rios que pue­den pro­du­cir­se pa­ra dar con la so­lu­ción de la cri­sis grie­ga, en­tre ellas la re­es­truc­tu­ra­ción de su deu­da.

Des­car­tan­do la sa­li­da de Gre­cia del eu­ro, hay dos al­ter­na­ti­vas pa­ra re­es­truc­tu­rar su deu­da: am­pliar ven­ci­mien­tos y sus­pen­der tran­si­to­ria­men­te el pa­go de in­tere­ses, o ha­cer una qui­ta en el va­lor de las emi­sio­nes.

La pri­me­ra al­ter­na­ti­va so­lu­cio­na­ría el pro­ble­ma de li­qui- dez y se ga­na­ría tiem­po has­ta el 2013, año en que con­clu­ye el EFSF, que se sus­ti­tui­rá por el me­ca­nis­mo eu­ro­peo de es­ta­bi­li­dad (ESM). Si se pro­du­je­ra una qui­ta a par­tir de aque­lla fe­cha, se oca­sio­na­ría un ajus­te su­pe­rior pa­ra los te­ne­do­res pri­va­dos de deu­da grie­ga. La se­gun­da, en la que se es­tán so­pe­san­do por­cen­ta­jes de qui­ta des­de un 30% has­ta un 50% del no­mi­nal, ali­via­ría par­cial­men­te las cuen­tas grie­gas, ya que la deu­da pú­bli­ca so­bre el PIB es su­pe­rior al 150%, pe­ro hun­di­ría el sis­te­ma ban­ca­rio grie­go y afec­ta­ría pro­fun­da­men­te al sis­te­ma fi­nan­cie­ro eu­ro­peo, prin­ci­pal­men­te a Ale­ma­nia y Fran­cia, y al pro­pio BCE.

Es­te es­ce­na­rio hoy por hoy es im­pen­sa­ble y en la cum­bre de mi­nis­tros de Fi­nan­zas eu­ro­peos del pró­xi­mo lu­nes y mar­tes, en que se de­ba­ti­rán la re­duc­ción del ti­po de in­te­rés de los fon­dos pres­ta­dos a Ir­lan­da y se ten­dría que apro­bar el res­ca­te de Por­tu­gal, se tra­ta­rán las pro­pues­tas de am­pliar el pa­que­te de res­ca­te a Gre­cia (en torno a 60.000 mi­llo­nes) con la con­di­ción de un plan de ajus­te más rea­lis­ta y sin des­car­tar una ex­ten­sión de los ven­ci­mien­tos de deu­da ni una ca­ren­cia de in­tere­ses. Vol­ve­mos a es­tar de nue­vo al ini­cio de la si­tua­ción, bus­can­do ga­nar tiem­po con un nue­vo plan­tea­mien­to que lo­gre sal­var a Gre­cia.

Ca­da vez se es­tá ha­cien­do más evi­den­te que Es­pa­ña no per­te­ne­ce al mis­mo gru­po que los paí­ses que se han vis­to obli­ga­dos a pe­dir el res­ca­te, pe­ro es­tos epi­so­dios de cri­sis en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos au­men­tan la des­con­fian­za de los mer­ca­dos y per­ju­di­can de for­ma di­rec­ta a la eco­no­mía es­pa­ño­la, au­men­tan­do nues­tra pri­ma de ries­go. Sa­be­mos que la evo­lu­ción bur­sá­til es­ta co­rre­la­cio­na­da al in­cre­men­to del be­ne­fi­cio de las em­pre­sas y a la pri­ma de ries­go país, por lo que un au­men­to del di­fe­ren­cial per­ju­di­ca el avan-

Ca­da vez es más evi­den­te que Es­pa­ña no per­te­ne­ce al mis­mo gru­po que los paí­ses res­ca­ta­dos

ce del ín­di­ce. De ahí que el Ibex se si­túe en es­tos mo­men­tos en el en­torno de los 10.400 pun­tos al­go por en­ci­ma del ni­vel de ha­ce jus­ta­men­te una año. ¿Vol­ve­re­mos a em­pe­zar de nue­vo y se­re­mos ca­pa­ces de re­du­cir la pri­ma de ries­go o de­be­re­mos es­pe­rar un año más? En el fu­tu­ro in­me­dia­to ten­dre­mos la res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.