“No nos re­sig­na­mos a per­der pe­so”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Abier­ta la ca­rre­ra por la su­ce­sión de Do­mi­ni­que Strauss-Kahn al fren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), el de­cli­ve eco­nó­mi­co de Eu­ro­pa en re­la­ción con el res­to del mun­do es su gran obs­tácu­lo pa­ra con­se­guir que el nue­vo director pro­ce­da de sus fi­las. Pe­ro las au­to­ri­da­des eu­ro­peas nie­gan que sea un ar­gu­men­to vá­li­do. “No nos re­sig­na­mos a per­der pe­so”, afir­ma desafian­te Mi­chel Bar­nier, co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Mer­ca­do In­te­rior, mien­tras sos­tie­ne en su mano un preo­cu­pan­te grá­fi­co ela­bo­ra­do por el Go­bierno bri­tá­ni­co y ba­sa­do en las pro­yec­cio­nes del FMI. Aun­que en el año 2010 ha­bía cua­tro eco­no­mías eu­ro­peas en­tre las ma­yo­res del pla­ne­ta (Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Fran­cia e Ita­lia) ca­da dé­ca­da que pa­sa pier­den po­si­cio­nes en es­te top ten, des­apa­re­cien­do de él pri­me­ro Ita­lia (2020) y lue­go Fran­cia (2050), pa­ra dar pa­so a Mé­xi­co e In­do­ne­sia. “La po­si­ción re­la­ti­va de Eu­ro­pa de­pen­de de no­so­tros y de lo que ha­ga el res­to del mun­do”, ar­gu­men­ta Bar­nier. Aho­ra fal­ta te­ner un plan pa­ra cam­biar ese grá­fi­co. que no po­dría pa­gar du­ran­te mu­cho tiem­po más sus deu­das.

No ha­bía so­lu­cio­nes ad hoc, y la si­tua­ción des­bor­dó al res­to de so­cios, en par­ti­cu­lar a Ale­ma­nia, que, mo­vi­da por in­tere­ses elec­to­ra­les, apla­zó has­ta ma­yo del 2010 la apro­ba­ción de un plan de res­ca­te pa­ra tra­tar de ayu­dar a Ate­nas y de es­ta­bi­li­zar la eu­ro­zo­na, víc­ti­ma de la on­da ex­pan­si­va grie­ga.

Aun­que en los úl­ti­mos me­ses se han to­ma­do me­di­das co­mo crear un fon­do pa­ra paí­ses en apu­ros (inexis­ten­te en la ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal del eu­ro), en­du­re­cer sus re­glas pre­su­pues­ta­rias,

La UE y los go­bier­nos “han di­la­pi­da­do su cre­di­bi­li­dad con res­pues­tas inade­cua­das y tar­días”

po­ner a die­ta a las eco­no­mías de la pe­ri­fe­ria y res­ca­tar a al­gu­nas de ellas (Ir­lan­da y Por­tu­gal), la cri­sis de deu­da no ce­sa.

Zsolt Dar­vas, in­ves­ti­ga­dor del cen­tro de es­tu­dios bru­se­len­se Brue­gel, se­ña­la tres ra­zo­nes pa­ra es­te fra­ca­so. En el te­rreno po­lí­ti­co, las au­to­ri­da­des “han si­do más reac­ti­vas que proac­ti­vas, di­la­pi­dan­do su cre­di­bi­li­dad dan­do res­pues­tas inade­cua­das y tar­días al ini­cio de la cri­sis”. Ade­más, “han evi­ta­do ad­mi­tir la po­si­bi­li­dad de una in­sol­ven­cia y tra­ta­do el pro­ble­ma co­mo una me­ra fal­ta de li­qui­dez tem­po­ral”. Tam­po­co se ha ac­tua­do so­bre “la in­ter­de­pen­den­cia en­tre la cri­sis so­be­ra­na y ban­ca­ria”, se­ña­la Dar­vas en un en­sa­yo so­bre los pros y con­tras de que un país de la eu­ro­zo­na de­cla­re la quie­bra.

Es­te es pre­ci­sa­men­te el es­ce­na­rio al que aho­ra se en­fren­tan los go­bier­nos de la zo­na eu­ro: asu­mir que el plan de ajus­te fis­cal pa­ra Gre­cia ha fra­ca­sa­do y que no pue­de asu­mir el pa­go de su enor­me deu­da pú­bli­ca. Eu­ro­pa ju­ró al mun­do que eso nun­ca ocu­rri­ría en su unión mo­ne­ta­ria... Pe­ro di­cen los eco­no­mis­tas que la po­si­bi­li­dad de que un país ten­ga que de­cla­rar­se en quie­bra en al­gún mo­men­to es tan es­tric­ta co­mo las le­yes fí­si­cas: si al­go es in­sos­te­ni­ble, se cae­rá por su pro­pio pe­so.

Aho­ra el re­to de la eu­ro­zo­na es que esa caí­da sea lo más or­de­na­da po­si­ble pa­ra evi­tar, pri­me­ro, el des­mo­rono del sec­tor ban­ca­rio grie­go y, des­pués, el con­ta­gio a otros paí­ses cu­ya sol­ven­cia tam­bién es­tá en cues­tión aun­que en dis­tin­to gra­do (Ir­lan­da y Por­tu­gal). De có­mo se apro­ve­che es­ta “bue­na cri­sis” de­pen­de­rá que las pro­fe­cías so­bre el des­mem­bra­mien­to de la eu­ro­zo­na si­gan a raya, co­mo en es­tos me­ses, o vuel­van a sa­cu­dir sus ci­mien­tos: la vo­lun­tad política de exis­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.