Eu­ro­pa en el FMI: una ma­yo­ría al ser­vi­cio de EE.UU.

Des­de su crea­ción en 1944, la he­ge­mo­nía del Vie­jo Con­ti­nen­te en el Fon­do ha si­do más re­tó­ri­ca que real fren­te al po­der ejer­ci­do por el Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nuel Estapé Tous

Eran otros tiem­pos. Es­ta­dos Uni­dos ter­mi­na­ba la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial con una deu­da pú­bli­ca del 150% del PIB por el es­fuer­zo de mi­li­ta­ri­zar su eco­no­mía que de­jó de­fi­ni­ti­va­men­te atrás la Gran De­pre­sión, los prés­ta­mos a los alia­dos, el per­dón a sus deu­do­res y de­bía fi­nan­ciar la re­cons­truc­ción eu­ro­pea... Era la eco­no­mía he­ge­mó­ni­ca, acu­mu­la­ba el 90% de las re­ser­vas de oro del mun­do, su eco­no­mía su­po­nía la mi­tad del PIB mun­dial, era lí­der in­dus­trial sin dis­cu­sión y te­nía un mer­ca­do in­te­rior in­men­so.

Mien­tras Wins­ton Chur­chill se cen­tra­ba en pe­dir que Was­hing­ton per­do­na­ra las cuan­tio­sas deu­das con­traí­das pa­ra fi­nan­ciar la se­gun­da par­te de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial –el Reino Uni­do ca­si que­bra­do–, John May­nard Key­nes, co­mo el sin­di­ca­lis­ta al que la ba­ra­ja só­lo le per­mi­te ir de fa­rol, re­dac­tó una pro­pues­ta so­bre la dis­tri­bu­ción de las cuo­tas de la fu­tu­ra ins­ti­tu­ción. Sin du­da el econo- mis­ta del si­glo vein­te son­rei­ría hoy al re­cor­dar que en 1943 pro­pu­so que el Reino Uni­do tu­vie­ra una cuota de 4.980 mi­llo­nes de dó­la­res (por 4.000 mi­llo­nes de EE.UU.; 3.130 mi­llo­nes pa­ra la de­rro­ta­da Ale­ma­nia, y 1.193 mi­llo­nes pa­ra Fran­cia).

Al fi­nal, EE.UU. des­em­bol­só 2.750 mi­llo­nes de dó­la­res; el Reino Uni­do, 1.300; la Unión So­vié­ti­ca, 1.200; China, 550; Fran­cia 450, y Ho­lan­da 275 mi­llo­nes. La Unión So­vié­ti­ca se re­ti­ró con el ini­cio de la gue­rra fría. Los re­pre­sen­tan­tes de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta no fue­ron in­vi­ta­dos. Tras la lar­guí­si­ma au­tar­quía, el con­tac­to del FMI con la eco­no­mía es­pa­ño­la se pro­du­jo en 1959. Un plan de es­ta­bi­li­za­ción de ma­nual, con de­va­lua­ción, ri­gor mo­ne­ta­rio, ajus­te fis­cal –los fun­cio­na­rios del FMI no pa­gan im­pues­tos–, li­be­ra­li­za­ción y aper­tu­ra al ex­te­rior que pu­so las ba­ses del ma­yor cre­ci­mien­to per cá­pi­ta de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea es­pa­ño­la. Más la ayu­da ines­ti­ma­ble del mi­llón lar­go de emi­gran­tes a Eu­ro­pa que aho­rra­ban có­mo po­dían y cu­yas trans­fe­ren­cias en di­vi­sas eran el ter­cer ren­glón de la ba­lan­za de pa­gos.

La in­fluen­cia de los go­bier­nos eu­ro­peos ha es­ta­do su­bor­di­na­da a Was­hing­ton. Aun­que los eu­ro­peos su­men ca­si el 30% de las cuo­tas, EE.UU. man­te­nía un 16%-17%, su­fi­cien­te pa­ra ve­tar cual­quier pro­pues­ta im­por­tan­te (ma­yo­ría del 85%). No en vano, el director ge­ne­ral del FMI era eu­ro­peo y su nú­me­ro dos era es­ta- dou­ni­den­se. Du­ran­te la su­ce­sión de man­da­tos de Mi­chel Cam­des­sus –“el mer­ca­do siem­pre tie­ne ra­zón”, lle­gó a de­cir du­ran­te los años del fun­da­men­ta­lis­mo neo­li­be­ral– con­ta­ba con un nú­me­ro dos con enor­me po­der y sin­to­nía to­tal con el Te­so­ro de EE.UU., Stan­ley Fis­cher (hoy go­bier­na el Ban­co de Is­rael). La in­fluen­cia

Do­mi­ni­que Strauss-Kahn di­mi­tió el jue­ves co­mo director ge­ren­te del FMI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.