Cum­plea­ños in­fe­liz, a los 50 y en Ma­drid

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

eu­ro­pea en el FMI ha si­do so­bre to­do fran­ce­sa: en 66 años ha si­do di­ri­gi­do por fran­ce­ses du­ran­te 34. Fran­cia, con sus uni­ver­si­da­des de éli­te co­mo la mi­ti­fi­ca­da Éco­le Na­tio­na­le d’Ad­mi­nis­tra­tion, es una fá­bri­ca de fun­cio­na­rios de má­xi­mo ni­vel y los ex­por­ta y dis­per­sa por el mun­do, con éxi­to sin­gu­lar en las or­ga­ni­za­cio- nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les.

La can­di­da­tu­ra de Ch­ris­ti­ne La­gar­de se­ría el úl­ti­mo ava­tar de la for­ce de frap­pe fran­ce­sa. La mi­nis­tra de Fi­nan­zas es au­to­ra del me­jor chis­te so­bre la ca­tás­tro­fe fi­nan­cie­ra –“si en vez de Leh­man Brot­hers hu­bie­ran si­do Leh­man Sis­ters, to­do es­to no hu­bie­ra pa­sa­do”– y su ace­ra­do hu­mor feminis- ta apun­ta en la di­rec­ción ade­cua­da. Las fi­nan­zas de al­to ni­vel pú­bli­co y pri­va­do son un co­to ex­ce­si­va­men­te masculino. Se­ría la for­ma me­nos trau­má­ti­ca de rom­per la su­ce­sión de hom­bres blan­cos al fren­te del Fon­do.

La­gar­de, 55 años, un me­tro ochen­ta, in­glés im­pe­ca­ble, es muy im­por­tan­te por­que les di­jo a los ale­ma­nes que su or­gu­llo por el su­pe­rá­vit co­mer­cial es un mer­can­ti­lis­mo après la let­tre. Un ex­ce­den­te co­rrien­te no es bueno en sí: pue­de ocul­tar una de­man­da in­ter­na dé­bil (Ale­ma­nia es­tá en re­gre­sión de­mo­grá­fi­ca). Sin paí­ses con dé­fi­cit no ha­bría otros con su­pe­rá­vit. Fue por­ta­da del Fi­nan­cial Ti­mes. Key­nes, re­su­ci­ta­do.

De vuel­ta a Bret­ton Woods, en 1944, esa era la pre­ten­sión de Key­nes, los des­equi­li­brios co­mer­cia­les eran co­sa de dos –es tan ob­vio que cues­ta es­cri­bir­lo, y es preo­cu­pan­te que An­ge­la Mer­kel no lo en­tien­da– , los paí­ses con ex­ce­den­te tam­bién de­ben co­la­bo­rar au­men­tan­do sa­la­rios y su con­su­mo in­terno y, si fue­ra ne­ce­sa­rio, apre­cian­do su di­vi­sa. Los de­fi­ci­ta­rios, al con­tra­rio. Así el ajus­te del país en dé­fi­cit era me­nor y el re­sul­ta­do glo­bal mu­cho me­nos ma­lo. Was­hing­ton se im­pu­so a Key­nes, a su pro­pues­ta de mo­ne­da mun­dial, el ban­cor, y fi­jó un sis­te­ma mo­ne­ta­rio in­ter­na­cio­nal an­cla­do en el dó­lar, úni­ca di­vi­sa con­ver­ti­ble en oro (al pre­cio fi­jo de 35 dó­la­res por on­za –28,35 gra­mos–, que equi­va­len a 0,888 gra­mos/dó­lar, el mis­mo va­lor que te­nía en 1934 cuan­do Roo­se­velt de­ci­dió sa­lir del Pa­trón Oro pa­ra lu­char con­tra la de­fla­ción). Hoy la on­za ro­za los 1.500 dó­la­res. Un gra­mo cues­ta 52,5 dó­la­res –de­va­lua­dos–.

Los pri­me­ros vein­ti­cin­co años del FMI fue­ron plá­ci­dos, eclip­sa­do por el Ban­co Mun­dial y el Plan Mars­hall de asis­ten­cia a Eu­ro­pa oc­ci­den­tal (con 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res re­par­ti­dos en­tre die­ci­séis paí­ses en­tre los que no es­ta­ba la Es­pa­ña fran­quis­ta, el equi­va­len­te de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res hoy en día –70.000 mi­llo­nes de eu­ros–, can­ti­dad mó­di­ca des­pués de los me­ga­mi­llo­na­rios res­ca­tes ban­ca­rios). Se­gún el his­to­ria­dor de la eco­no­mía, An­gus Mad­di­son, el ca­pi­ta­lis­mo ha te­ni­do cin­co fa­ses. La edad de oro (1950 -1973) es de le­jos el pe­rio­do “más fas­to des-

El li­de­raz­go eu­ro­peo ha si­do más no­mi­nal que real, el Te­so­ro de EE.UU. siem­pre ha si­do más in­flu­yen­te

de el pun­to de vis­ta del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, con una ta­sa anual del 2,93%. Des­pués, el or­den neo­li­be­ral, en­tre 1973 y 1998 (1,33%). De 1870 a 1913, el cre­ci­mien­to mun­dial fue del 1,30%. La El FMI ce­le­bró la asam­blea anual y su 50.º aniver­sa­rio en Ma­drid, sep­tiem­bre-oc­tu­bre de 1994. Cum­plea­ños in­fe­liz. Ya en­ton­ces los in­dig­na­dos! (avant la let­tre) por la deu­da del ter­cer mun­do y las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les del FMI y del Ban­co Mun­dial acam­pa­ban en la Cas­te­lla­na, le­jos, muy le­jos, del re­cin­to fe­rial don­de so­cia­li­za­ban mi­nis­tros de Fi­nan­zas, go­ber­na­do­res de ban­cos cen­tra­les, di­rec­ti­vos de la ban­ca pri­va­da, al­tos fun­cio­na­rios, pren­sa... Se in­te­rrum­pió el dis­cur­so del Rey. Más im­por­tan­te: los go­bier­nos ri­cos acor­da­ron un au­men­to de re­cur­sos cu­ya dis­tri­bu­ción no sa­tis­fa­cía a po­bres y emer­gen­tes. La dis­cu­sión fue du­rí­si­ma. Los po­bres reunie­ron rá­pi­da­men­te más de un 15% de los vo­tos, mi­no­ría que blo­queó el los ri­cos. Un año des­pués, los ri­cos fue­ron más ge­ne­ro­sos.

dik­tat

de Gran De­pre­sión y las gue­rras mun­dia­les lo re­du­je­ron al 0,91% anual en­tre 1913 y 1950. El cre­ci­mien­to más ba­jo (0,53%) co­rres­pon­dió cu­rio­sa­men­te al na­ci­mien­to y ex­pan­sión del ca­pi­ta­lis­mo (1820-1870).

Ni­xon anu­ló la con­ver­ti­bi­li­dad del dó­lar en oro en agos­to de 1971. La co­ti­za­ción de las di­vi­sas pa­só a fi­jar­se a dia­rio en los mer­ca­dos en 1973. Tras la de­va­lua­ción del dó­lar, los pro­duc­to­res de pe­tró­leo tri­pli­ca­ron sus pre­cios y esa enor­me trans­fe­ren­cia de ri­que­za se de­po­si­tó en los ban­cos oc­ci­den­ta­les. Des­de en­ton­ces, son los ban­cos pri­va­dos quie­nes crean di­ne­ro al con­ce­der prés­ta­mos. El di­ne­ro en bi­lle­tes es pu­ra cues­tión de con­fian­za, na­da lo res­pal­da. Em­pie­za a ro­dar y agran­dar­se la bo­la de deu­da pri­va­da y pú­bli­ca has­ta la mons­truo­sa di­men­sión de 2009-2010.

El FMI alen­tó la política de re­ci­clar los pe­tro­dó­la­res de­po­si­ta­dos en la ban­ca oc­ci­den­tal pa­ra con­ce­der prés­ta­mos a los paí­ses en desa­rro­llo. En­tre 1980 y 1982, Paul Volc­ker ele­vó los ti­pos de in­te­rés has­ta el 22% pa­ra do­ble­gar la in­fla­ción en EE.UU. La deu­da de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos era in­so­por­ta­ble y Mé­xi­co abrió una ca­de­na de im­pa­gos. El FMI re­for­zó su pa­pel y ges­tio­nó las deu­das a cam­bio de ajus­tes mo­ne­ta­rios y fis­ca­les y sa­cri­fi­cios so­cia­les. El do­ble ra­se­ro era evi­den­te. El pro­ble­ma no era res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de los deu­do­res, pe­ro se sal­vó a los acree­do­res exi­mién­do­les de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad o cos­te.

En 1982, las deu­das de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le y Ve­ne­zue­la a los tres ban­cos citados se si­tua­ban en­tre el 150% y el 175% del ca­pi­tal de Cha­se Man­hat­tan, del Bank of Ame­ri­ca o de Ci­ti­bank. Sin el FMI, hu­bie­ran que­bra­do. En 1997, en la cri­sis del sud­es­te asiá­ti­co se re­pi­tió la his­to­ria. Diez años más tar­de han vuel­to a so­cia­li­zar­se pér­di­das y a car­gar cos­tes so­bre los me­nos “cul­pa­bles”. La His­to­ria es­tá ra­ya­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.