China ne­ce­si­ta una Eu­ro­pa independiente

Pe­kín quie­re que se con­so­li­de el pro­yec­to de la UE en un mun­do mul­ti­po­lar don­de EE.UU. ten­ga me­nos po­der

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isi­dre Am­brós

La Unión Eu­ro­pea cons­ti­tu­ye una reali­dad muy com­ple­ja de asi­mi­lar por par­te de China, la prin­ci­pal po­ten­cia asiá­ti­ca. Pro­du­ce una mez­cla de ad­mi­ra­ción y sub­es­ti­ma­ción, pe­ro en nin­gún ca­so in­di­fe­ren­cia. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos tiem­pos, y co­mo con­se­cuen­cia de las ini­cia­ti­vas adop­ta­das por los pro­pios eu­ro­peos, se des­pren­de una pér­di­da de pe­so, de in­fluen­cia, de Eu­ro­pa en la re­gión asiá­ti­ca. Una reali­dad que se pal­pa tan­to en el ám­bi­to po­lí­ti­co co­mo en el eco­nó­mi­co.

“En es­tos mo­men­tos, de­bi­do a nues­tra in­ca­pa­ci­dad por ha­blar con una so­la voz y no dis­po­ner de un ejér­ci­to eu­ro­peo, se pue­de de­cir que ya so­mos una po­ten­cia de se­gun­da di­vi­sión. Pe­ro si no re­sol­ve­mos pron­to es­tas ca­ren­cias, a la vez que In­dia y China se con­so­li­dan co­mo po­ten­cias, pa­sa­re­mos a ser de ter­ce­ra di­vi­sión en unos po­cos años”, se­ña­la un di­plo­má­ti­co eu­ro­peo.

Uno de los úl­ti­mos ejem­plos acer­ca de la pér­di­da de in­fluen­cia de Eu­ro­pa lo cons­ti­tu­ye la pug­na que se ha des­en­ca­de­na­do es­ta mis­ma se­ma­na por la di­rec­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), tras la di­mi­sión de su director ge­ren­te, Do­mi­ni­que Strauss-Khan, a cau­sa de un es­cán­da­lo se­xual. Una vein­te­na de paí­ses emer­gen­tes re­cla­man que se pon­ga fin al his­tó­ri­co pac­to, se­gún el cual el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial tie­ne que ser de na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se y el del FMI, eu­ro­peo. La ba­ta­lla no ha he­cho más que em­pe­zar. Qui­zás en es­ta oca­sión, Eu­ro­pa man­ten­ga es­te pri­vi­le­gio, he­re­da­do de los acuer­dos de Bre­ton Woods, tras el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro se­gu­ra­men­te no se­rá por mu­cho tiem­po.

En es­te sen­ti­do, China, en es­tos mo­men­tos la se­gun­da po­ten­cia mun­dial, ob­ser­va a Eu­ro­pa en­tre la ne­ce­si­dad y el or­gu­llo de po­der de­mos­trar su for­ta­le­za y su ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia.

“Eu­ro­pa es co­mo esa per­so­na gran­de y fuer­te que siem­pre nos ha im­pre­sio­na­do y que aho­ra, que es­tá en­fer­ma, los chi­nos apro­ve­cha­mos su de­bi­li­dad pa­ra be­ne­fi­ciar­nos”, co­men­ta Ying, una li­cen­cia­da en Eco­nó­mi­cas. Es­ta es la reali­dad que se des­pren­de de las úl­ti­mas ini­cia­ti­vas chi­nas, co­mo pue­den ser la com­pra de Vol­vo por par­te de la fir­ma au­to­mo­vi­lís­ti­ca Chery, o la ad­qui­si­ción de im­por­tan­tes pa­que­tes de deu­da grie­ga y es­pa­ño­la.

Y es que en los úl­ti­mos tiem­pos Pe­kín le ha per­di­do el res­pe­to a la vie­ja Eu­ro­pa. Han in­flui­do en ellos la com­bi­na­ción del po­der emer­gen­te de China y la de­bi­li­dad e in­ca­pa­ci­dad de­mos­tra­da por los lí­de­res eu­ro­peos pa­ra re­sol­ver sus pro­pias di­fe­ren­cias y ha­blar con una so­la voz en tiem-

Agen­tes de se­gu­ri­dad es­pe­ran la sa­li­da del pri­mer mi­nis­tro chino Wen Jia­bao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.