¿Qué ha­ce­mos con tan­to ae­ro­puer­to?

El fin de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y de las in­fra­es­truc­tu­ras de­ja co­mo he­ren­cia cin­co ae­ro­puer­tos ca­si va­cíos que han cos­ta­do 1.000 mi­llo­nes de in­ver­sión

La Vanguardia - Dinero - - CONEXIONES - Con­chi Lafraya

Tie­ne al­gún sen­ti­do cons­truir un ae­ro­puer­to por el que ape­nas tran­si­tan via­je­ros? No. Mu­cho me­nos en tiem­pos de cri­sis. Sin em­bar­go, en Es­pa­ña hay en es­tos mo­men­tos al me­nos cin­co ae­ro­puer­tos aca­ba­dos de cons­truir, que su­man más de 1.036 mi­llo­nes de in­ver­sión pri­va­da. Es­tán lo­ca­li­za­dos en Ciu­dad Real, Cas­te­llón, Mur­cia, Te­ruel y Llei­da. To­dos ellos se han inau­gu­ra­do (el de Cas­te­llón, só­lo eso...) o ya es­tán en mar­cha. Cua­tro de ellos na­cie­ron ba­jo la ins­pi­ra­ción de em­pre­sa­rios de su co­mu­ni­dad y apo­ya­dos por las res­pec­ti­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas. El de Llei­da fue de ini­cia­ti­va pú­bli­ca.

Otras co­mu­ni­da­des tam­bién los te­nían en men­te, pe­ro la re- ce­sión eco­nó­mi­ca de­jó esos pro­yec­tos en el ca­mino. Me­jor.

De­no­mi­na­dos ele­fan­tes blan­cos o in­fra­es­truc­tu­ras fan­tas­mas, son en sí mis­mos una nue­va mo­da­li­dad de bur­bu­ja que tar­de o tem­prano es­ta­lla­rá. Se­gui­rán el mis­mo ca­mino tran­si­ta­do por las gran­des ur­ba­ni­za­cio­nes de vi­vien­das no ven­di­das o por las au­to­pis­tas de pea­je por las que no pa­san su­fi­cien­tes vehícu­los. Se­gún los ex­per­tos, con bue­nas co­mu­ni­ca­cio­nes por ca­rre­te­ra o fe­rro­ca­rril, co­mo es el ca­so de Es­pa­ña aho­ra mis­mo, ae­ro­puer­tos a me­nos de 400-500 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia tie­nen una di­fí­cil jus­ti­fi­ca­ción, sal­vo que ten­gan una ma­sa crí­ti­ca de clien­tes im­por­tan­te a un ra­dio de 150 ki­ló­me­tros que los jus­ti­fi­quen.

Se­gún Al­fre­do Soriano Fraguas, ma­na­ging part­ner del ban­co de in­ver­sión Am­bers & Co, “el pro­ble­ma es que son in­fra­es­truc- tu­ras di­se­ña­das en un mo­men­to en que la ofer­ta crea­ba su pro­pia de­man­da”. Aho­ra que es­to no es así, aña­de, “hay una di­so­cia­ción to­tal en­tre lo que de­man­da un mer­ca­do que, ade­más, es más pe­que­ño y es­te ex­ce­so de ofer­ta”.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que se han fi­nan­cia­do con deu­da y ade­más si­guen ha­cien­do fal­ta fon­dos pa­ra man­te­ner­los y ope­rar­los mí­ni­ma­men­te.

En opi­nión de Ofe­lia Be­tan­cor Cruz, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Las Palmas de Gran Ca­na­ria e in­ves­ti­ga­do­ra de Fe­dea, “es evi­den­te que en Es­pa­ña so­bran ae­ro­puer­tos y que no se han rea­li­za­do aná­li­sis de ren­ta­bi­li­dad so­cial pa­ra ver si ge­ne­ra­ban cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y em­pleo”. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­ca, apun­ta, “son cos­tes hun­di­dos”. In­clu­so acep­tan­do ese prin- ci­pio, acla­ra, “ha­bría que ana­li­zar si ope­rar esos ae­ro­puer­tos per­mi­te cu­brir los cos­tes ope­ra­ti­vos va­ria­bles. Si no es así, di­ce, “ha­bría que ce­rrar­los”.

Pa­ra Jo­sé Díaz-Ca­ne­ja, director ge­ren­te del fo­ro PPP, “la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras que en su aná­li­sis eco­nó­mi­co son de­fi­ci­ta­rias pue­de ser ne­ce­sa­ria en ca­so de que aña­dan un va­lor so­cial que com­pen­se el cos­te que su­po-

El ae­ro­puer­to de Ciu­dad Real de Cas­ti­lla-La Man­cha se pu­so en ven­ta an­tes de su inau­gu­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.