LA IN­TER­CO­NE­XIÓN GA­SIS­TA CON EU­RO­PA

La Vanguardia - Dinero - - CONEXIONES -

Des­de el 2007 es el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ena­gás y, con an­te­rio­ri­dad, pre­si­dió la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Gas, Se­di­gas

La pe­nín­su­la Ibé­ri­ca es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ser la en­tra­da es­tra­té­gi­ca del gas na­tu­ral por el sur de Eu­ro­pa. Con­ta­mos con las in­fra­es­truc­tu­ras, los su­mi­nis­tra­do­res y las com­pa­ñías ne­ce­sa­rias. ¿Qué im­pi­de en­ton­ces que es­to sea una reali­dad?

So­mos el país eu­ro­peo con más plan­tas de re­ga­si­fi­ca­ción. En ellas se re­ci­be gas na­tu­ral li­cua­do de más de diez pro­ce­den­cias di­fe­ren­tes, lo que equi­va­le a de­cir que te­ne­mos uno de los su­mi­nis­tros más di­ver­si­fi­ca­dos del mun­do. Es­to nos si­túa en una po­si­ción muy ven­ta­jo­sa, no só­lo pa­ra cu­brir nues­tra de­man­da na­cio­nal de gas sino, tam­bién, pa­ra apor­tar­le a la Unión Eu­ro­pea el 5% de su con­su­mo. Sin em­bar­go, es­ta po­si­bi­li­dad con­ti­núa a día de hoy li­mi­ta­da, a fal­ta de las in­ter­co­ne­xio­nes y ga­so­duc­tos trans­fron­te­ri­zos ne­ce­sa­rios pa­ra trans­por­tar ese gas por el con­ti­nen­te.

Es­te es un te­ma en el que Ca­ta­lun­ya pue­de desem­pe­ñar un pa­pel re­le­van­te. El pro­yec­to de ma­yor en­ver­ga­du­ra en es­ta ma­te­ria es el ga­so­duc­to Mid­cat, que per­mi­ti­ría mul­ti­pli­car ex­po­nen­cial­men­te el flu­jo de gas des­de Es­pa­ña a la Unión Eu­ro­pea a tra­vés de los Pi­ri­neos. Pe­se a tra­tar­se de un pro­yec­to de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra Ca­ta­lun­ya y pa­ra to­da la pe­nín- su­la Ibé­ri­ca, y a pe­sar de los es­fuer­zos de nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes y de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía, es­te pro­yec­to to­da­vía no ha si­do apro­ba­do, mien­tras otros paí­ses se han lan­za­do a com­pe­tir en la ca­rre­ra del gas.

La Unión Eu­ro­pea quie­re sa­car ade­lan­te su gran pro­yec­to Na­buc­co, un ga­so­duc­to con mi­ras a

Nues­tro país de­be apro­ve­char la gran opor­tu­ni­dad de las in­ter­co­ne­xio­nes con Eu­ro­pa

la di­ver­si­fi­ca­ción y a la in­de­pen­den­cia del gas ru­so. Pa­ra no per­der su po­si­ción en el mer­ca­do eu­ro­peo, Ru­sia ha reac­cio­na­do con otros dos pro­yec­tos: el South Stream en aso­cia­ción con Ita­lia y al que se ha ad­he­ri­do Fran­cia, y el North Stream, con el que trans­por­ta­rá su gas a Eu­ro­pa a tra­vés del Bál­ti­co.

Sin em­bar­go, la si­tua­ción que atra­vie­san al­gu­nos paí­ses del Nor­te de Áfri­ca y Orien­te Pró­xi­mo, así co­mo la re­cien­te tra­ge­dia ocu­rri­da en Ja­pón, con las con­si­guien­tes con­se­cuen­cias pa­ra el mer­ca­do ener­gé­ti­co mun­dial, han reavi­va­do el debate so­bre la se­gu­ri­dad de su­mi­nis­tro y han he-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.