¿Có­mo sa­ber si so­mos pro­duc­ti­vos?

Con la mé­tri­ca de pro­duc­ti­vi­dad ob­je­ti­va se ana­li­za, cua­li­fi­ca y cuan­ti­fi­ca el tra­ba­jo del em­plea­do

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Hoy se ha­bla mu­cho de pro­duc­ti­vi­dad, qui­zás por­que en Es­pa­ña es baja res­pec­to a nues­tros com­pe­ti­do­res di­rec­tos, sal­vo en bas­tan­tes sec­to­res in­dus­tria­les, al­go de lo que, por cier­to, se ha­bla po­co. Re­cien­te­men­te, des­de di­ver­sos fren­tes se ha plan­tea­do la ne­ce­si­dad de li­gar la evo­lu­ción de los sa­la­rios a la pro­duc­ti­vi­dad y des­pe­gar­la del IPC. La idea es co­rrec­ta so­bre el pa­pel, pe­ro su ma­te­ria­li­za­ción, muy com­ple­ja, por­que no re­sul­ta un con­cep­to fá­cil de apli­car... Vea­mos. Más allá de la de­fi­ni­ción co­rrien­te –la re­la­ción en­tre el va­lor fi­nal ge­ne­ra­do y el cos­te del re­cur­so– lo cier­to es que en mu­chas oca­sio­nes la pro­duc­ti­vi­dad de un re­cur­so no es fá­cil de me­dir, pues su im­pac­to en los re­sul­ta­dos no siem­pre es vi­si­ble. Si el re­cur­so en cues­tión es una per­so­na, aún re­sul­ta más com­ple­jo, ya que ade­más del cos­te, en­tran en li­za otros fac­to­res di­fí­cil­men­te cuan­ti­fi­ca­bles.

“Un fac­tor fun­da­men­tal que de­ter­mi­na la pro­duc­ti­vi­dad de una per­so­na es el tiem­po que es­tá pro­du­cien­do. Eso, que es de sen­ti­do co­mún, en un en­torno co­mo el ac­tual es a ve­ces di­fí­cil de de­ter­mi­nar”, co­men­ta Joan Pons, con­se­je­ro de­le­ga­do de Wor­kMe­ter. Es­tá con­ven­ci­do de que “los re­cur­sos hu­ma­nos se si­guen ges­tio­nan­do de la mis­ma for­ma que ha­ce 30 años, aun­que aho­ra te­ne­mos nue­vas he­rra­mien­tas, nue­vos me­dios e ini­cia­ti­vas la­bo­ra­les que com­pli­can mu­cho la ges­tión del tiem­po y el es­fuer­zo de las per­so­nas”. Y enu­me­ra al­gu­nos de ellos: “Los equi­pos in­for­má­ti­cos, internet, las re­des so­cia­les, los ho­ra­rios fle­xi­bles, el te­le­tra­ba­jo, el co­rreo elec­tró­ni­co... to­do ne­ce­si­ta tiem­po y al­gu­nas co­sas mu­cha con­cen­tra­ción, y en mu­chas oca­sio­nes no se con­si­gue un en­fo­que su­fi­cien­te ni en­ten­der có­mo se in­vier­te el tiem- po. Se tra­ta de ver có­mo usa es­tos me­dios el tra­ba­ja­dor pa­ra en­ten­der lo que ha­ce. Es­te es el prin­ci­pio de Wor­kMe­ter”.

Sub­ra­ya que es­te sis­te­ma es apli­ca­ble en em­pre­sas o sec­cio­nes dón­de se usen or­de­na­do­res o te­lé­fo­nos más de cua­tro ho­ras al día. Pons ex­pli­ca que se tra­ta de un sis­te­ma que se ins­ta­la fá­cil­men­te en los ter­mi­na­les, que se pa­ga mien­tras se usa – soft­wa­re as a ser­vi­ce– y se co­nec­ta a un ser­vi­dor cen­tra­li­za­do en Wor­kMe­ter. “Con las trans­mi­sio­nes se pue­de sa­ber el tiem­po que se de­di­ca a ca­da apli­ca­ción, pre­via­men­te de­fi­ni­da”. Ca­da em­plea­do tie­ne ac­ce­so a su pro­pia in­for­ma­ción y el je­fe, a la de to­dos. Así, el je­fe con­fec­cio­na un ma­pa de pro­duc­ti­vi­dad con la co­la­bo­ra­ción del em­plea­do, en fun­ción de su per­fil. “El ma­pa es un fil­tro que te di­ce el por­cen­ta­je de ho­ras que de­di­cas a ca­da apli­ca­ción, por ejem­plo a re­des so­cia­les... Así pues, sa­be­mos có­mo dis­tri­bu­ye el tiem­po el em­plea­do, aun­que no su con­te­ni­do, se res­pe­ta la pri­va­ci­dad”, ex­pli­ca. E in­sis­te en la im­por­tan­cia de que sea au­to­má­ti­co, por­que “al ser­lo es ob­je­ti­vo”.

A la pre­gun­ta de si el em­plea­do se sien­te in­ti­mi­da­do, la res­pues­ta es que no, ya que pue­de des­co­nec­tar­lo cuan­do quie­ra, aun­que la des­co­ne­xión se mi­de. “Mu­chas per­so­nas se dis­per­san o pier­den tiem­po, no por ma­la fe o des­preo­cu­pa­ción, sino por el sim­ple he­cho de no ser cons­cien­tes de ello. Lo que los psi­có­lo­gos lla­man efec­to es­pe­jo –ver re­fle­ja­do nues­tro com­por­ta­mien­to en nú­me­ros y mé­tri­cas– pue­de ser po­si­ti­vo pa­ra re­plan­tear há­bi­tos”.

Des­de su ex­pe­rien­cia en la apli­ca­ción del sis­te­ma, Juan Carlos Duar­te, con­sul­tor y director téc­ni­co in­te­ri­no de Pri­va­lia has­ta el 2010, quien lo im­plan­tó en la em­pre­sa de ven­ta por internet, afir­ma; “Cuan­do co­no­cí el sis­te­ma, en fe­bre­ro del 2010, me in­tere­só y pro­pu­se im­ple­men­tar­lo. Em­pe­cé por el de­par­ta­men­to de desa­rro­llo, cu­ya gen­te es­ta­ba to­do el día en el or­de­na­dor. El re­sul­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.