En un mun­do frac­tu­ra­do

Ra­jan pide que Ale­ma­nia y China sub­sa­nen la fuer­te de­pen­den­cia ex­te­rior de sus eco­no­mías

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - GRIE­TAS DEL SIS­TE­MA Jus­to Ba­rran­co

Un en­sa­yo agudo que hu­ye de sim­pli­fi­ca­cio­nes, lu­ga­res co­mu­nes y cul­pa­bles ha­bi­tua­les pa­ra ex­pli­car los orí­ge­nes de la cri­sis que es­ta­mos vi­vien­do. Y, so­bre to­do, pa­ra evi­tar que se re­pro­duz­ca en un fu­tu­ro bas­tan­te cer­cano. Un li­bro que, ne­ce­sa­ria­men­te, re­sul­ta­rá in­có­mo­do. In­có­mo­do in­clu­so con los que hoy ofre­cen a los de­más día sí y día tam­bién el ca­mino a la per­fec­ción, co­mo el Go­bierno ale­mán. So­bre la ru­ti­lan­te eco­no­mía ale­ma­na, Rag­hu­ram G. Ra­jan –ex eco­no­mis­ta je­fe en­tre los años 2003 y 2007 de ese or­ga­nis­mo que siem­pre ocu­pa pri­me­ras pá­gi­nas lla­ma­do FMI– re­cuer­da en Grie­tas del sis­te­ma que “la eco­no­mía glo­bal es frá­gil por­que la es­ca­sa de­man­da na­cio­nal de los ex­por­ta­do­res tra­di­cio­na­les pre­sio­na a otros paí­ses pa­ra au­men­tar el gas­to”.

Esos otros paí­ses –Es­pa­ña, EE.UU., Reino Uni­do, Gre­cia– se en­deu­dan, y al fi­nal es ne­ce­sa­rio un ajus­te drás­ti­co. Los paí­ses ex­por­ta­do­res tra­di­cio­na­les con es­ca­sa de­man­da na­cio­nal son, por su­pues­to, Ale­ma­nia y Ja­pón, a los que se ha aña­di­do China. Ale­ma­nia y Ja­pón, re­cuer­da, de­pen­den es­truc­tu­ral- men­te del con­su­mo de otros paí­ses. Pa­ra sa­lir rá­pi­da­men­te de la des­truc­ción de la Gue­rra Mun­dial, go­bier­nos y ban­cos in­ter­vi­nie­ron pa­ra crear ex­por­ta­do­res com­pe­ti­ti­vos a ex­pen­sas del con­su­mo fa­mi­liar de sus paí­ses. Pe­ro mien­tras tie­nen un sec­tor ex­por­ta­dor muy efi­cien­te, el orien­ta­do al in­te­rior es muy in­efi­cien­te: ban­cos, mi­no­ris­tas, res­tau­ran­tes o cons­truc­to­ras han li­mi­ta­do la com­pe­ten­cia a tra­vés de su in­fluen­cia en las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les. Y eso re­pre­sen­ta un gran las­tre, de mo­do que pa­ra sa- lir de un ato­lla­de­ro eco­nó­mi­co son to­tal­men­te de­pen­dien­tes de la de­man­da ex­te­rior. Lo peor es que China, avi­sa Ra­jan, ha se­gui­do un ca­mino pe­li­gro­sa­men­te pa­re­ci­do que de­be­rá cam­biar si no quie­re ser más un im­pe­di­men­to que un mo­tor del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial. Y no só­lo ellos, sino en ge­ne­ral los paí­ses que en las úl­ti­mas dé­ca­das han es­ca­pa­do del sub­de­sa­rro­llo me­dian­te las ex­por­ta­cio­nes son par­te de un des­equi­li­brio di­fí­cil de arre­glar que se ha agra­va­do cuan­do es­tos paí­ses, tras la hu­mi­llan­te cri­sis fi­nan­cie­ra asiá­ti­ca de los 90, de­ci­die­ron acu­mu­lar di­vi­sas.

To­das las frac­tu­ras que de­ta­lla Ra­jan en es­te li­bro es­tán muy li­ga­das. Otras de esas grie­tas son la cre­cien­te de­sigual­dad so­cial en EE.UU. y su en­de­ble red de pro­tec­ción so­cial. Lle­va­ron a su Go­bierno a fo­men­tar ac­ti­va­men­te el en­deu­da­mien­to de su po­bla­ción, a alen­tar una ex­plo­sión de cré­di­to que du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po in­sos­te­ni­ble ofre­ció la de­man­da que ne­ce­si­ta­ba el res­to del mun­do tras el

EL ES­LA­BÓN DÉ­BIL.

des­ca­la­bro de las pun­to­com y la nu­la apor­ta­ción de paí­ses co­mo Ale­ma­nia o Ja­pón.

El ca­so, co­mo re­cuer­da Ra­jan, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Chicago, es que EE.UU. no pue­de per­mi­tir­se re­ce­sio­nes lar­gas por­que ape­nas tie­ne pro­tec­ción pa­ra los pa­ra­dos, así que to­dos los paí­ses sa­ben que so­bre­rreac­cio­na­rá a las cri­sis. Y una vez que la eco­no­mía de EE.UU. fue inun­da­da de di­ne­ro ex­te­rior pa­ra fi­nan­ciar sus dé­fi­cits, por su­pues­to que los ban­que­ros te­nían in­cen­ti­vos dis­tor­sio­na­dos, so­ber­bia y erro­res, di­ce Ra­jan. Pe­ro so­bre to­do, di­ce, reac­cio­na­ron a la de­ci­di­da in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal a fa­vor de la ex­pan­sión. El Go­bierno y su política con­tri­bu­ye­ron a que los ries­gos pa­re­cie­ran más atrac­ti­vos de lo de­bi­do y re­pri­mie­ron al mer­ca­do a la ho­ra de dis­ci­pli­nar­se. In­clu­so ban­cos cen­tra­les ex­tran­je­ros in­vir­tie­ron en la deu­da de Fred­die Mac y Fan­nie Mae por la pro­tec­ción im­plí­ci­ta del Go­bierno, sin mi­rar ries­gos.

No se tra­ta de amor­da­zar a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, cu­yas in­no­va­cio­nes han ayu­da­do a crear eco­no­mías di­ná­mi­cas y ge­ne­ra­do opor­tu­ni­da­des en to­do el mun­do, di­ce Ra­jan, pe­ro sí de co­rre­gir los pro­fun­dos des­equi­li­brios acu­mu­la­dos. Es ne­ce­sa­rio que Ale­ma­nia y China re­for­men su eco­no­mía pa­ra no ser tan de­pen­dien­tes del ex­te­rior, que los ban­cos se­pan que la pró­xi­ma vez se les pue­de de­jar caer y que en EE.UU. dis­mi­nu­ya la de­sigual­dad –que ge­ne­ra más de­sigual­dad– y se cree una red so­cial más re­sis­ten­te. No es tra­ba­jo pa­ra dos días.

Vis­ta aé­rea de la fa­lla de San An­drés, en Ca­li­for­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.