El mer­ca­do es­pa­ñol de PC se hun­de

Nue­ve de las diez mar­cas lí­de­res su­fren una se­ria caí­da de la de­man­da

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go a Al­ber­to Ruano, director ge­ne­ral de Tos­hi­ba Es­pa­ña

De­pen­dien­do de la fuente que se con­sul­te, las ci­fras pue­den va­riar al­go, pe­ro no la ten­den­cia ni la inequí­vo­ca con­clu­sión: el mer­ca­do es­pa­ñol de PC se ha hun­di­do nue­va­men­te en el pri­mer tri­mes­tre, per­dien­do un ter­cio de su va­lor en do­ce me­ses. Un 35,2% se­gún IDC, un 30,8% se­gún Gart­ner. Los an­ti­guos del sec­tor no re­cuer­dan una cir­cuns­tan­cia pa­re­ci­da, ni si­quie­ra du­ran­te la cri­sis de 1993. Se veía ve­nir, por­que en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do las ven­tas ca­ye­ron ca­si un 20%, en un mo­men­to nor­mal­men­te ex­pan­si­vo. En re­su­men: el año 2010 fue de más a me­nos y aca­bó mal; el 2011 ha em­pe­za­do muy mal.

Un des­cen­so de es­ta mag­ni­tud no pa­re­ce que pue­da acha­car­se ex­clu­si­va­men­te a cau­sas lo­ca­les, di­cen los con­sul­to­res, pe­ro de po­co sir­ve con­so­lar­se con la ba­ja­da del 17,8% re­gis­tra­da en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, que coin­ci­de ca­si exac­ta­men­te con la de los tres mer­ca­dos más gran­des (Reino Uni­do, Ale­ma­nia y Fran­cia). Lo que preo­cu­pa es que los con­su­mi­do­res son re­ti­cen­tes a la com­pra de or­de­na­do­res, y las em­pre­sas –de las que se es­pe­ra una pron­ta reanu­da­ción de su gas­to in­for­má­ti­co– no han he­cho ac­to de pre­sen­cia a lo lar­go del pri­mer tri­mes­tre.

Mien­tras otras con­sul­to­ras mi­den el mer­ca­do en uni­da­des

En el pri­mer tri­mes­tre, el mer­ca­do es­pa­ñol de PC ha per­di­do un ter­cio de su va­lor en do­ce me­ses

des­pa­cha­das –no es lo mis­mo que ven­di­das– los in­for­mes de GfK se ba­san en un pa­nel de mi­no­ris­tas. Sal­van­do es­ta di­fe­ren­cia de mé­to­do, el va­lor de las ven­tas en el tri­mes­tre fue de 634 mi­llo­nes de eu­ros, un 5% me­nos que en igual pe­rio­do del 2010, con caí­da sis­te­má­ti­ca de los pre­cios. Re­ce­sión más de­fla­ción.

En con­so­nan­cia, el ci­clo de vi­da de la ba­se ins­ta­la­da se es­ti­ra, y el ex­ce­den­te de in­ven­ta­rios del 2010 se ha li­qui­da­do só­lo par­cial­men­te de enero a mar­zo, por lo que se­gui­rá pe­san­do so- Han vi­vi­do años sin in­ver­tir en in­for­má­ti­ca y es­tán em­pe­zan­do a ac­tua­li­zar su par­que; en es­ta me­di­da soy un po­co op­ti­mis­ta.

¿Só­lo un po­co?

Só­lo un po­co por­que pa­ra­le­la­men­te, en el con­su­mo, al­gu­nas mar­cas lo es­tán pa­san­do mal y, con tal de su­mar vo­lu­men, es­tán dis­pues­tas a dar unos pre­cios con los que sus em­pre­sas ape­nas pue­den sub­sis­tir. En el mer­ca­do pro­fe­sio­nal, don­de tie­nes que ofre­cer bue­nas má­qui­nas con cin­co años de ga­ran­tía y so­por­te, pues ahí no en­tran. Pa­re­ce in­creí­ble que ha­ya quien pien­se que lo im­por­tan­te es la cuota de mer­ca­do.

Pa­re­ce ser una ac­ti­tud pa­sa­je­ra...

Vie­ne de le­jos; cier­tas po­lí­ti­cas co­mer­cia­les han dis­tor­sio­na­do el mer­ca­do. Di­ría que al­gu­nos han en­ga­ña­do al con­su­mi­dor pin­tán­do­le unas pres­ta­cio­nes que el net­book no tie­ne. Han ca­ni­ba­li­za­do ven­tas de por­tá­ti­les sa­cri­fi­can­do már­ge­nes, y aho­ra los net­books su­fren la com­pe­ten­cia de las ta­ble­tas. Pe­ro el mi­no­ris­ta le cues­ta mu­cho de­cir­le al con­su­mi­dor que los net­books y las ta­ble­tas son com­ple­men­tos de otras má­qui­nas más se­rias...y más ca­ras.

Veo que no le gus­tan las ta­ble­tas

Sí que me gus­tan, Tos­hi­ba vende ta­ble­tas, pe­ro re­co­noz­co que tie­nen mu­chas la­gu­nas... y mu­cho gan­cho. No obs­tan­te, nin­gu­na mar­ca pue­de re­nun­ciar a es­ta ca- te­go­ría; he­mos vis­to el boom ini­cial, y aho­ra va­mos a es­pe­rar a ver qué ha­cen las ope­ra­do­ras; gra­cias a ellas des­pe­gó el mer­ca­do de los net­books y po­dría pa­sar lo mis­mo con las ta­ble­tas. Per­so­nal­men­te, creo mu­cho en el pa­pel de las ta­ble­tas en la es­cue­la, gra­cias a su ven­ta­ja de co­nec­ti­vi­dad.

¿Por qué po­ne tan­ta con­fian­za en el mer­ca­do de la edu­ca­ción?

Por­que la es­cue­la ne­ce­si­ta po­ner­se al día tec­no­ló­gi­ca­men­te, por­que esas he­rra­mien­tas las va a en­con­trar el alumno en su fu­tu­ro em­pleo, y tam­bién por­que me gus­ta ha­cer mar­ca. Pre­fie­ro que los ni­ños ten­gan un por­tá­til an­tes que una con­so­la. bre los pre­cios. Una ano­ma­lía ines­pe­ra­da fue in­tro­du­ci­da por In­tel, que tras lan­zar en enero una nue­va fa­mi­lia de pro­ce­sa­do­res, la re­ti­ró tem­po­ral­men­te días an­tes de que las gran­des mar­cas pu­sie­ran a la ven­ta sus pri­me­ros pro­duc­tos.

Otra fuente de con­fu­sión es la dan­za de ca­te­go­rías. Den­tro del re­tro­ce­so ge­ne­ral, los por­tá­ti­les han re­sis­ti­do bien, ga­nan­do pun­tos por­cen­tua­les en el to­tal. Los net­books –por­tá­ti­les de ba­jas pres­ta­cio­nes y pan­ta­llas de no más de 12 pul­ga­das– han per­di­do esos pun­tos y al­guno más, que pa­re­cen ha­ber be­ne­fi­cia­do a la mo­da de las ta­ble­tas. Por cier­to, las con­sul­to­ras de pri­me­ra fi­la no su­man en el mis­mo cómpu­to las ta­ble­tas (esen­cial­men­te, el iPad de Ap­ple y el Ga­laxy Tab de Sam­sung), con el ra­zo­na­ble ar­gu­men­to de que no son fun­cio­nal­men­te com­pa­ra­bles.

La ba­ta­lla de las mar­cas ad­quie­re dra­ma­tis­mo, con el pul­so de Acer y HP en lo al­to del po­dio. Acer co­me­tió en el 2010 el error de so­bre­di­men­sio­nar su apues­ta por los net­books y los pre­cios ba­jos, y ha vis­to su li­de­raz­go re­du­ci­do a la mí­ni­ma ex­pre­sión, muy le­jos de los do­ce pun­tos de ven­ta­ja de fi­na­les del 2009. Tam­po­co acer­tó con la ga­ma HP, su má­xi­mo ri­val, que se ha que­da­do a un pal­mo de dis­tan­cia.

En se­gun­do plano, si­gue avan­zan­do Sam­sung, que pa­re­ce te­ner a ti­ro el ter­cer pues­to, has­ta aho­ra en ma­nos de Asus. Por su la­do, los Mac de Ap­ple han fre­na­do su ca­rre­ra del 2010, pe­ro se han me­ti­do en el quin­te­to de ca-

En es­tos mo­men­tos, na­die se atre­ve a afir­mar que las ci­fras van a me­jo­rar en el se­gun­do tri­mes­tre

be­za. Es sin­to­má­ti­co que la mar­ca china Le­no­vo –es­pe­cia­li­za­da en clien­tes cor­po­ra­ti­vos y prác­ti­ca­men­te au­sen­te del seg­men­to de con­su­mo– sea la úni­ca de las diez prin­ci­pa­les que ha ce­rra­do el pri­mer tri­mes­tre con ci­fras po­si­ti­vas, con lo que ha lo­gra­do des­bor­dar la po­si­ción del en­sam­bla­dor es­pa­ñol Ticnova, que tie­ne se­des en Reus, Cer­dan­yo­la y Tai­wán.

¿Me­jo­ra­rá el pa­no­ra­ma cuan­do se co­noz­can las ci­fras del se­gun­do tri­mes­tre? Hoy por hoy, na­die se atre­ve a afir­mar­lo, pe­ro tam­po­co a ne­gar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.