Ita­lia des­cu­bre que tam­bién es vul­ne­ra­ble

Stan­dard & Poor’s em­peo­ra la pers­pec­ti­va de la deu­da pú­bli­ca y de al­gu­nos ban­cos en una eco­no­mía al ra­len­tí

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eu­se­bio Val

Ita­lia no ha po­di­do elu­dir el in­có­mo­do avi­so. Con un in­ter­va­lo de po­cos días, la agen­cia de ra­ting Stan­dard & Poor’s (S&P) ases­tó un do­ble gol­pe al or­gu­llo de un país que pre­ten­día es­tar en el círcu­lo más vir­tuo­so y sol­ven­te de Eu­ro­lan­dia. Pe­ro la reali­dad es to­zu­da y S&P cons­ta­tó la vul­ne­ra­bi­li­dad ita­lia­na con una re­ba­ja, “de es­ta­ble a ne­ga­ti­va”, de la pers­pec­ti­va, el outlook, tan­to de la deu­da pú­bli­ca co­mo de la sol­ven­cia de va­rios ban­cos y en­tes pro­vin­cia­les y re­gio­na­les.

Aun­que la ad­ver­ten­cia no fue una gran sor­pre­sa, el Go­bierno ita­liano la en­ca­jó con in­cre­du­li­dad y un cier­to des­dén. No es agra­da­ble sen­tir­se miem­bro del club de los vi­gi­la­dos. Des­de que es­ta­lló la cri­sis, en el 2008, Ro­ma ha tra­ta­do siem­pre de con­ven­cer –y au­to­con­ven­cer­se– de que, pe­se a un his­to­rial na­cio­nal no pre­ci­sa­men­te mo­dé­li­co, es­ta vez la co­sas eran di­fe­ren­tes, que el país no es­ta­ba ex­pues­to a los ries­gos de otros y rea­li­za­ba una política de ri­gor, a prue­ba de so­bre­sal­tos. El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Giu­lio Tre­mon­ti, con su vehe­men­cia tran­qui­la y sus mo­dos pro­fe­so­ra­les, ha si­do el prin­ci­pal men­sa­je­ro de la su­pues­ta so­li­dez ita­lia­na.

S&P lla­mó la aten­ción so­bre las dé­bi­les pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to y el ries­go de una “fal­ta de de­ter­mi­na­ción política en la des­re­gu­la­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo y en la in­tro­duc­ción de re­for­mas pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad”. En con­se­cuen­cia, la agen­cia es­ti­mó que las pers­pec­ti­vas de re­duc­ción de la abul­ta­dí­si­ma deu­da pú­bli­ca ita­lia­na “han dis­mi­nui­do”.

La ad­mo­ni­ción se pro­du­jo en una co­yun­tu­ra política de­li­ca- da, no aje­na se­gu­ra­men­te al jui­cio de S&P. El par­ti­do de Silvio Ber­lus­co­ni, el Pue­blo de la Li­ber­tad (PdL), y sus alia­dos de la Li­ga Nor­te su­frie­ron un re­tro­ce­so en la pri­me­ra vuel­ta de las mu­ni­ci­pa­les y po­drían ce­der a la iz­quier­da, si es­ta ga­na el ba­llot­tag­gio en los co­mi­cios de hoy y ma­ña­na, el con­trol de dos ciu­da­des em­ble­má­ti­cas, Mi­lán y Ná­po­les. La pér­di­da de la pri­me­ra po­dría su­po­ner, se­gún al­gu­nos ana­lis­tas, el prin­ci­pio del fin de la alian­za PdL-Le­ga y de la pro­pia ca­rre­ra política de il Ca­va­lie­re.

Co­mo ca­bía es­pe­rar, el Go­bierno con­si­de­ró sin fun­da­men­to las in­quie­tu­des de la agen­cia de ra-

La agen­cia de ra­ting Stan­dard & Poor’s du­da del com­pro­mi­so po­lí­ti­co pa­ra rea­li­zar las re­for­mas Al­gu­nos ban­cos han si­do ad­ver­ti­dos por una con­cen­tra­ción ex­ce­si­va de su ne­go­cio en Ita­lia Tre­mon­ti pre­pa­ra otro pa­que­te de ajus­te por va­lor de 40.000 mi­llo­nes en los pró­xi­mos tres años

ting. Tre­mon­ti emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que sub­ra­yó que “co­mo ha de­mos­tra­do en los años pa­sa­dos, Ita­lia ha si­do y se­rá un país con re­cur­sos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos su­fi­cien­tes pa­ra po­der res­pec­tar siem­pre los com­pro­mi­sos adop­ta­dos”. La no­ta hi­zo tam- bién mu­cho hin­ca­pié en que “se pue­de ex­cluir ab­so­lu­ta­men­te el ries­go de una po­si­ble pa­rá­li­sis política”. Pa­ra­le­la­men­te a es­ta dia­léc­ti­ca, pa­ra re­la­ti­vi­zar el ve­re­dic­to de S&P, se fil­tró la opi­nión de los ana­lis­tas chi­nos (el gi­gan­te asiá­ti­co aca­pa­ra el 13 por cien­to de la deu­da ita­lia­na), se­gún los cua­les las du­das so­bre Ita­lia son in­fun­da­das.

El pró­xi­mo pa­so, ló­gi­co, de S&P era re­ba­jar la pers­pec­ti­va pa­ra los ban­cos ita­lia­nos. Los ad­ver­ti­dos fue­ron cua­tro ins­ti­tu­tos de cré­di­to –In­te­sa San Pao­lo, Me­dio­ban­ca, Bnl y Fin­do­mes­tic–, así co­mo la Ca­ja de De­pó­si­tos y Prés­ta­mos, el ban­co de­pen­dien­te de Co­rreos y 12 en­tes re­gio­na­les y lo­ca­les, en­tre ellos las re­gio­nes de Si­ci­lia, Emi­lia-Ro­ma­na y Um­bría, las pro­vin­cias de Man­tua, An­co­na y Ro­ma, ayun­ta­mien­tos co­mo los de Bo­lo­nia y Gé­no­va. Un ti­rón de ore­jas, pues, con un am­plio im­pac­to geo­grá­fi­co. No se sal­va ni el nor­te ni el sur ni el cen­tro.

In­tere­san­te en el ra­zo­na­mien­to de S&P es el ar­gu­men­to de que los ban­cos avi­sa­dos pre­sen­tan una con­cen­tra­ción ex­ce­si­va de su ne­go­cio y de los ries­gos en la pro­pia Ita­lia; son de­ma­sia­do ita­lo­cén­tri­cos, sin que vean com­pen­sa­da es­ta reali­dad con una ma­sa crí­ti­ca su­fi­cien­te en el ex­tran­je­ro, ca­paz de amor­ti­guar even­tua­les di­fi­cul­ta­des in­ter­nas. Tam­bién se re­pro­cha a al­gu­nos en­tes una vin­cu­la­ción de­ma­sia­do es­tre­cha con el Go­bierno.

La si­tua­ción ita­lia­na es cu­rio­sa por­que en el pe­rio­do ál­gi­do de la epi­de­mia de las hi­po­te­cas sub­pri­me, es­ta de­pen­den­cia del mer­ca­do na­cio­nal era con­si­de­ra­da una ven­ta­ja, por el po­co ries­go que com­por­ta­ba an­te los “ac­ti­vos tó­xi­cos” o la even­tual fu­ga de aho­rra­do­res. Aquel fac­tor po­si­ti­vo se ha tor­na­do aho­ra en ne­ga­ti­vo, en una vul­ne­ra­bi­li­dad no­ta­ble en el ca­so de que las con­di­cio­nes em­peo­ra­ran en Ita­lia.

Tre­mon­ti, mien­tras, pro­si­gue con pu­ño de hie­rro su política de con­ten­ción del gas­to, una te­ra­pia do­lo­ro­sa que tie­ne un ele­va­do cos­te po­lí­ti­co. El mi­nis­tro de Eco­no­mía pre­pa­ra un nue­vo pa­que­te de ajus­te, por va­lor de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos tres años. Se abo­li­rán en­tes de du­do­sa uti­li­dad, se apli­ca­rá la ti­je­ra a dis­cre­ción en to­dos los ám­bi­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción y se re­for­za­rá la lu­cha con­tra la eva­sión tri­bu­ta­ria. El ob­je­ti­vo si­gue sien­do con­se­guir el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio en el 2014.

Más allá de las ad­ver­ten­cias so­bre la sol­ven­cia del Es­ta­do y de

Los ban­cos ita­lia­nos es­tán en el pun­to de mi­ra de las agencias de ra­ting. S&P ha re­ba­ja­do la pers­pec­tiv

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.