Un re­tra­to so­cio­ló­gi­co preo­cu­pan­te

Uno de ca­da cua­tro ita­lia­nos co­rre el ries­go de caer en la po­bre­za

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Los úl­ti­mos da­tos del ins­ti­tu­to ita­liano de es­ta­dís­ti­ca (Is­tat), he­chos pú­bli­cos en pa­ra­le­lo a las ad­ver­ten­cias so­bre la deu­da y la sol­ven­cia ban­ca­ria, han con­tri­bui­do a mi­nar la mo­ral na­cio­nal. El re­tra­to que aflo­ra del país es preo­cu­pan­te. Dos he­chos lla­man es­pe­cial­men­te la aten­ción: 1) en el de­ce­nio 2001-2010 Ita­lia ha si­do el país que me­nos ha cre­ci­do de la Unión Eu­ro­pea; 2) 15 mi­llo­nes de ita­lia­nos –uno de ca­da cua­tro ciu­da­da­nos– co­rre el ries­go de caer en la po­bre­za o en la ex­clu­sión so­cial.

Al­gu­nas de es­tas ci­fras –es­pe­cial­men­te la de la po­bre­za– fue­ron con­tes­ta­das por el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Giu­lio Tre­mon­ti. Las con­si­de­ró fla­gran­te­men­te erró­neas o ma­ni­pu­la­das en su in­ter­pre­ta­ción.

Las in­for­ma­cio­nes re­co­gi­das por el Is­tat son con­tun­den­tes. En el 2010, por ejem­plo, el 5,5% de los ita­lia­nos de­cla­ró no ha­ber te­ni­do di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra com­prar la co­mi­da que ne­ce­si­ta­ba. Un 11% re­co­no­ció ha­ber­se pri­va­do de me­di­ca­men­tos, por no po­der pa­gar­los. El 16 por cien­to de­cla­ró ha­ber re­nun­cia­do a com­prar ro­pa pa­ra ves­tir­se.

El aná­li­sis so­cio­ló­gi­co cons­ta­ta una ver­da­de­ra he­mo­rra­gia de pues­tos de tra­ba­jo en el Mez­zo­giorno (la Ita­lia me­ri­dio­nal) y un fuer­te cre­ci­mien­to del des­em­pleo ju­ve­nil. En la fran­ja de edad en­tre los 15 y los 29 años se han per­di­do me­dio mi­llón de pues­tos de tra­ba­jo en los úl­ti­mos dos años. Un as­pec­to muy gra­ve es el de los jó­ve­nes que ni es­tu­dian ni es­tán en for­ma­ción pro­fe­sio­nal ni tra­ba­jan. El úl­ti­mo año es­ta­ban en es­ta si­tua­ción ca­si uno de ca­da cua­tro jó­ve­nes en­tre los 15 y los 29 años (2,1 mi­llo­nes de per­so­nas), con un au­men­to del 6,8% res­pec­to al año pre­ce­den­te.

El Is­tat apun­ta al pa­pel cru­cial de las mu­je­res pa­ra amor­ti­guar los efec­tos de la cri­sis en las fa­mi­lias. Ade­más del pe­so de ocu­par­se de las ta­reas do­més- ti­cas, han su­fri­do en ma­yor me­di­da los efec­tos del pa­ro. Más de una mu­jer de ca­da cin­co ase­gu­ra ha­ber per­di­do su tra­ba­jo de­bi­do a mo­ti­vos fa­mi­lia­res.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo tam­bién el apar­ta­do de­di­ca­do a la eco­no­mía su­mer­gi­da. Se es­ti­ma que el 12,2% de los tra­ba­ja­do­res lo ha­ce sin un con­tra­to le­gal. El fe­nó­meno al­can­za la ma­yor di­men­sión en el sec­tor agrí­co­la, se­gui­do por el comercio, hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción.

In­quie­tan­te re­sul­ta asi­mis­mo la si­tua­ción de los an­cia­nos en una so­cie­dad en pro­ce­so de evi­den­te en­ve­je­ci­mien­to. Se­gún el

Más de dos mi­llo­nes de jó­ve­nes ni es­tu­dian ni cur­san for­ma­ción pro­fe­sio­nal ni tam­po­co tra­ba­jan Ca­si un in­mi­gran­te de ca­da dos tie­ne un ni­vel edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral su­pe­rior al tra­ba­jo que desem­pe­ña

Is­tat, hay en Ita­lia unos dos mi­llo­nes de an­cia­nos prác­ti­ca­men­te aban­do­na­dos a su suer­te. Se tra­ta de per­so­nas en ma­las con­di­cio­nes de sa­lud que no re­ci­ben asis­ten­cia especial y vi­ven con un en­torno fa­mi­liar que no se pue­de ocu­par de ellos. En el sur el pro­ble­ma es más acu­cian­te.

So­bre las con­di­cio­nes de los in­mi­gran­tes se de­tec­tan tam­bién se­rios pro­ble­mas. Ca­si un in­mi­gran­te de ca­da dos tie­ne un ni­vel edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral su­pe­rior al tra­ba­jo que desem­pe­ña. En nú­me­ros ab­so­lu­tos, son 880.000 per­so­nas. En­tre los ita­lia­nos el gra­do de des­fa­se en­tre edu­ca­ción y ti­po de em­pleo no lle­ga ni a la mi­tad. En cuan­to a re­mu­ne­ra­ción, las di­fe­ren­cias son tam­bién no­ta­bles. Los in­mi­gran­tes ga­nan un 24% me­nos, de me­dia. Si son mu­je­res, se lle­ga al 30% de sa­la­rio in­fe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.