Por­tu­gal, la cri­sis sin cu­ra

El ve­cino ibé­ri­co afron­ta los más ne­gros au­gu­rios eco­nó­mi­cos de to­do el mun­do desa­rro­lla­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - An­xo Lugilde

Por­tu­gal vi­ve un ve­ra­ni­llo elec­to­ral, un pe­rio­do de cier­ta tre­gua an­te la in­mi­nen­te ba­ja­da a los in­fier­nos que su­pon­drá la in­ter­ven­ción de su eco­no­mía por la Unión Eu­ro­pea (UE), el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). Es­ta se­ma­na el ve­cino ibé­ri­co re­ci­bió los pri­me­ros 6.100 mi­llo­nes de eu­ros de los 78.000 del res­ca­te ex­te­rior, mien­tras es­tá a la es­pe­ra de que las elec­cio­nes del pró­xi­mo do­min­go acla­ren có­mo se com­pon­drá el Go­bierno que de­be apli­car el plan im­pues­to a cam­bio de esa ayu­da ex­ter­na.

La in­cer­ti­dum­bre política re­sul­ta enor­me, con los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos empatados en las en­cues­tas, si bien con una li­ge­ra ven­ta­ja de los con­ser­va­do­res del PSD, li­de­ra­dos por Pas­sos Coel­ho, so­bre los so­cia­lis­tas del PS del ac­tual pri­mer mi­nis­tro, Jo­sé Só­cra­tes. En me­dio de es­ta con- fu­sión, hay una cer­te­za. Los por­tu­gue­ses afron­ta­rán un oscuro fu­tu­ro in­me­dia­to. Y no se tra­ta de un pro­duc­to del pe­si­mis­mo na­cio­nal lu­so, de esa al­ma sui­ci­da so­bre la que re­fle­xio­nó Mi­guel de Una­muno, sino del frío re­sul­ta­do del cru­ce de la re­cien­te evo­lu­ción eco­nó­mi­ca con las es­tric­tas me­di­das que va a te­ner que apli­car el nue­vo Go­bierno.

La OCDE aca­ba de pro­nos­ti­car que Por­tu­gal se­rá el úni­co país desa­rro­lla­do en re­ce­sión en el 2012, con una caí­da de su PIB del 1,5%, tras la del 2,1% pre­vis­ta pa­ra es­te año. Mien­tras Gre­cia e Ir­lan­da co­men­za­rán a sa­lir del po­zo en el pró­xi­mo ejer­ci­cio, el úl­ti­mo país en ser in­ter­ve­ni­do se­gui­rá pos­tra­do se­gún es­tas pre­vi­sio­nes, coin­ci­den­tes con las de la UE. Am­bas anun­cian una nue­va al­za del des­em­pleo, que ya al­can­za al 12,4% de la po­bla­ción ac­ti­va, un ni­vel es­tra­tos­fé­ri­co pa­ra los usos lu­sos.

“¿Qué ha­cer? ¿Qué es­pe­rar? Por­tu­gal ha atra­ve­sa­do otras cri­sis, pe­ro en ellas nun­ca nos fal­ta­ron ni los hom­bres de va­lor y ca­rác­ter, ni el di­ne­ro ni el cré­di­to. Hoy cré­di­to no te­ne­mos y di­ne­ro, tam­po­co. Por lo me­nos, el Es­ta­do no lo tie­ne. Y de esos hom­bres tam­po­co los hay. De mo­do que es­ta cri­sis me pa­re­ce la peor y sin cu­ra”. Es­te diag­nós­ti­co no es na­da re­cien­te, sino de 1891, obra de uno de los más ge­nia­les es­cri­to­res por­tu­gue­ses, Eça de Quei­roz, el au­tor de Los ma­yas. La vi­gen­cia de sus apre­cia­cio­nes asom­bra, al igual que su­ce­de con las afir­ma­cio­nes de The Eco­no­mist de aque­llos años fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do la re­vis­ta bri­tá­ni­ca ex­pli­ca­ba que Por­tu­gal ha­bía vi­vi­do por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des, lo que le ha­bía abo­ca­do a la ban­ca­rro­ta, una si­tua­ción que se re­pi­tió en la dé­ca­da si­guien­te y en la de 1920, lo que con­vir­tió en lon­ge­vo dic­ta­dor a un pro­fe­sor de fi­nan­zas de la Uni­ver­si­dad de Coim- bra, Sa­la­zar. Y en 1978 y 1983 el co­lap­so de las cuen­tas pú­bli­cas por­tu­gue­sas pro­vo­có las in­ter­ven­cio­nes del FMI.

“Ne­gro, bai­rro (ba­rrio) ne­gro”, can­ta­ba Jo­sé Afon­so en uno de sus más es­tre­me­ce­do­res fa­dos, mag­ní­fi­ca­men­te ver­sio­na­do por Ma­ri­za. En esa can­ción se pro­cla­ma que “sin pan, no hay so­sie­go”. Sin em­bar­go, los tres pla­nes de ajus­te apli­ca­dos du­ran­te los úl­ti­mos do­ce me­ses y el que aho­ra se va eje­cu­tar ba­jo su­per­vi­sión in­ter­na­cio­nal no han pro­vo­ca­do una

Só­lo los co­mu­nis­tas cues­tio­nan la con­ti­nui­dad en el eu­ro, mien­tras una even­tual sa­li­da pro­vo­ca pá­ni­co

gran con­tes­ta­ción so­cial. Sí hu­bo una no­ve­do­sa mo­vi­li­za­ción ju­ve­nil en mar­zo, la de la ge­ne­ra­ción pre­ca­ria, que pue­de ver­se co­mo un pre­ce­den­te del 15-M es­pa­ñol.

Más allá de la ato­nía, los por­tu­gue­ses son muy cons­cien­tes del mo­men­to de­ci­si­vo que vi­ve el país. Se per­ci­be al in­te­rro­gar­les so­bre la co­yun­tu­ra política y eco­nó­mi­ca. Sea en un ca­fé del cen­tro de Lis­boa, en la al­dea nor­te­ña de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.