En­tre vio­len­cia y mo­ra­to­ria

Ate­nas pla­nea la po­si­bi­li­dad de alar­gar los pla­zos de ven­ci­mien­to de la deu­da

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Es una de dos: o una mo­ra­to­ria en la que pa­gan los acree­do­res o van a en­fren­tar­se a los grie­gos de ma­ne­ra muy dura”, di­jo Des­pi­na Spa­nov, vi­ce­pre­si­den­te del sin­di­ca­to del sec­tor pú­bli­co Adedy, con 400.000 afi­la­dos, en su ofi­ci­na en el cen­tro de Ate­nas. “Ya no aguan­ta­re­mos mu­cho más”, aña­dió. Fue­ra, en la pla­za Sin­tag­ma, policías an­ti­dis­tur­bios se ha­bían en­zar­za­do ho­ras an­tes con unos ma­ni­fes­tan­tes, mien­tras los téc­ni­cos de la mi­sión de la Troi­ka –la Unión Eu­ro­pea (UE), el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI)-en­tra­ban y sa­lían de los mi­nis­te­rios co­lin­dan­tes.

Pe­ro la ver­da­de­ra gue­rra por Gre­cia se li­bra 2.000 ki­ló­me­tros al nor­te en Frank­furt, Bruselas y Ber­lín. Por un la­do, es­tán los lí­de­res po­lí­ti­cos eu­ro­peos, ca­da vez me­nos dis­pues­tos a car­gar el res­ca­te de Gre­cia a sus con­tri­bu­yen­tes sin po­der de­mos­trar que los acree­do­res va­yan a com­par­tir la car­ga. Jean-Clau­de Junc­ker, el pri­mer mi­nis­tro de Lu­xem­bur­go, defiende una “re­es­truc­tu­ra­ción blan­da” so­bre los 340.000 mi­llo­nes de eu­ros de deu­da grie­ga en la que los te­ne­do­res de bo­nos grie­gos ten­drían que acep­tar un alar­ga­mien­to de los pla­zos de ven­ci­mien­to. Es­to equi­val­dría en tér­mi­nos le­ga­les a una mo­ra­to­ria. Pe­ro de las más sua­ves.

Al­gu­nos lí­de­res fran­ce­ses y ho­lan­de­ses tam­bién han de­ja­do en­tre­ver que el si­guien­te pa­so se­rá una re­es­truc­tu­ra­ción blan­da, una vez que se ha­ya pac­ta­do un nue­vo plan de ajus­te, ne­ce­sa­rio pa­ra dar luz ver­de a la pró­xi­ma lí­nea de cré­di­tos, unos 12.000 mi­llo­nes de eu­ros, del pa­que­te de 110.000 mi­llo­nes acor­da­do con la UE y el FMI en abril del 2010. Aun­que to­dos sa­ben que es­to no se­rá su­fi­cien­te y que Gre­cia ne­ce­si­ta­rá otros 50.000 o 60.000 mi­llo­nes só­lo pa­ra lle­gar vi­va al 2013.

Al otro la­do del fren­te de gue­rra, el BCE se opo­ne fu­rio­sa­men­te a una re­es­truc­tu­ra­ción por blan­da que fue­ra, en gran par­te por­que el BCE es la en­ti­dad que más deu­da grie­ga tie­ne en sus ba­lan­ces. Mien­tras los ban­cos eu­ro­peos pri­va­dos han des­car­ga­do su enor­me in­ver- sión en bo­nos he­lé­ni­cos, el BCE se ha vis­to obli­ga­do a acep­tar­los co­mo ga­ran­tía pa­ra ava­lar la fi­nan­cia­ción que ha otor­ga­do a los ban­cos grie­gos, en­ti­da­des que, sin el apo­yo del ban­co cen­tral, es­ta­rían en quie­bra.

Si no hay otro re­me­dio, los ban­cos eu­ro­peos más ex­pues­tos –fran­ce­ses, ale­ma­nes, bel­gas– se con­si­de­ran más o me­nos en con­di­cio­nes pa­ra la qui­ta sua­ve de una re­es­truc­tu­ra­ción blan­da. BNP Pa­ri­bas, uno de los más ex­pues­tos a una sus­pen­sión de pa­gos, con 5.000 mi­llo­nes de eu­ros en bo­nos, ha di­cho que “po­dría- mos aguan­tar” un alar­ga­mien­to de pla­zos. Y en la mis­ma si­tua­ción se en­cuen­tran en­ti­da­des co­mo Com­merz­bank y So­cié­té Gé­né­ral. Pe­ro los ban­cos grie­gos po­drían ver­se fuer­te­men­te afec­ta­dos por una re­es­truc­tu­ra­ción ya que les co­rres­pon­de más del 20% de la deu­da so­be­ra­na. Y si no se quie­re la quie­bra de to­da la ban­ca grie­ga, el BCE ten­drá que acep­tar in­de­fi­ni­da­men­te bo­nos ba­su­ra co­mo ga­ran­tía, mi­nan­do sus pro­pios ba­lan­ces.

Lo que to­dos los ar­qui­tec­tos del tam­ba­lean­te ras­ca­cie­los eu­ro­peo quie­ren evi­tar es el es­ce­na­rio ex­tre­mo. Se­gún Ca­pi­tal Eco­no­mics, exis­te una re­mo­ta po­si­bi­li­dad de que una “re­es­truc­tu­ra­ción blan­da” desate “in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a quien es­té ex­pues­to y que eso pro­vo­que la con­ge­la­ción del mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio”. Las con­se­cuen­cias “po­drían ser más ca­tas­tró­fi­cas que el co­lap­so de Leh­man Brot­hers”, ad­vir­tió el mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, la se­ma­na pa­sa­da. Un in­di­cio de la con­fu­sión que rei­na en Eu­ro­pa: ha­ce tres se­ma­nas Schäu­ble fil­tró que apo­ya­ba la re­es­truc­tu­ra­ción blan­da.

Mien­tras tan­to, la úl­ti­ma pro-

Só­lo pa­ra lle­gar al 2013, el país ne­ce­si­ta en­tre 50.000 y 60.000 mi­llo­nes más, aña­di­dos a los 110.000 pac­ta­dos El BCE es la en­ti­dad con más deu­da grie­ga y ten­drá que asu­mir más pa­ra evi­tar que quie­bre la ban­ca he­lé­ni­ca

pues­ta del mi­nis­tro de Fi­nan­zas ho­lan­dés, Jan Kees de Ja­ger, pa­ra ace­le­rar la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas e in­mue­bles grie­gos es “la crea­ción de una es­pe­cie de nue­vo Treuhan­dans­talt”, se­gún Bar­clays Ca­pi­tal. El Treuhan­dans­talt era el hol­ding que ges­tio­nó la pri­va­ti­za­ción de los ac­ti­vos de la ex RDA en 1990, apro­ban­do la ven­ta de mi­les de em­pre­sas y el des­pi­do de unos 2,5 mi­llo­nes de em­plea­dos. En el ca­so de los ac­ti­vos grie­gos, se­ría ges­tio­na­do por un hol­ding cu­yo con­se­jo ten­dría se­de en Bruselas y en el cual los grie­gos se­rían mi­no­ri­ta­rios. De Ja­ger “re­co­no­ció que se­ría di­fí­cil de acep­tar tan­to pa­ra el go­bierno co­mo pa­ra la opo­si­ción grie­ga pe­ro que no era el mo­men­to pa­ra te­ner en cuen­ta sen­si­bi­li­da­des po­lí­ti­cas”, re­su­me Bar­clays. En el nú­cleo eu­ro­peo es la úni­ca for­ma de ase­gu­rar­se de que los grie­gos ha­gan lo que de­ben.

Pe­ro, en Ate­nas, hay gen­te que te­me que los úl­ti­mos ata­ques con cóc­te­les mo­lo­tov sean el ini­cio de una nue­va ola de vio­len­cia política. Y al­gu­nos re­cuer­dan el mo­men­to más dra­má­ti­co del Treuhan­dans­talt, cuan­do en 1991 el pre­si­den­te Detlev Rh­wed­der fue aba­ti­do a ti­ros por el gru­po te­rro­ris­ta Baa­der Mei­nohof.

KOS­TAS TSIRONIS / BLOOMBERG

El pri­mer mi­nis­tro, Gior­gos Pa­pan­dreu, im­po­ten­te an­te la cri­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.