LA IN­DE­SEA­BLE PO­LI­TI­ZA­CIÓN DEL FMI

La Vanguardia - Dinero - - INSTITUCIONES -

En el pe­rio­do más re­cien­te, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) ha vuel­to, des­pués de un tiem­po de au­sen­cia, a las pri­me­ras pá­gi­nas de la actualidad in­ter­na­cio­nal. El G-20 le de­vol­vió un pro­ta­go­nis­mo que ha­bía per­di­do, y le en­car­gó la ta­rea de su­per­vi­sar y re­for­zar las po­lí­ti­cas pa­ra sa­lir de la cri­sis. Ade­más, lo re­ca­pi­ta­li­zó sus­tan­cial­men­te. Es­te pro­ta­go­nis­mo re­ci­bió un nue­vo ím­pe­tu cuan­do, en ma­yo del pa­sa­do año, el FMI pa­só a ser uno de los ac­to­res, jun­to con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CE), en los res­ca­tes de va­rios paí­ses de la eu­ro­zo­na. Y ha­ce un par se se­ma­nas el FMI ha vuel­to a las pri­me­ras pá­gi­nas de to­dos los pe­rió­di­cos a raíz de una des­gra­cia­da cir­cuns­tan­cia que afec­tó a su director ge­ren­te, Do­mi­ni­que Strauss-Khan.

La actualidad tan di­ver­sa que he des­cri­to ha cen­tra­do la aten­ción me­diá­ti­ca so­bre es­ta ins­ti­tu­ción y ha des­per­ta­do mu­chos co­men­ta­rios y va­lo­ra­cio­nes. El te­ma in­tere­sa, y por es­to creo que pue­de ser opor­tuno que apor­te al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes de­ri­va­das, en gran par­te, del co­no­ci­mien­to per­so­nal que ten­go de la ins­ti­tu­ción.

Pa­ra si­tuar el te­ma, es pre­ci­so re­se­ñar que el FMI se fun­da en 1944 con el ob­je­ti­vo bá­si­co de im­po­ner una dis­ci­pli­na in­ter­na­cio­nal so­bre la ges­tión de las mo­ne­das y, por tan­to, del sis­te­ma mo­ne­ta­rio in­ter­na­cio­nal en su con­jun­to, fun­da­men­ta­da en la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Se tra­ta­ba de su­pe­rar las vie­jas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas na­cio­na­lis­tas e in­so­li­da­rias en es­te cam­po, a las que mu­chos atri­buían, por lo me­nos en par­te, la cul­pa del es­ta­lli­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El pilar de la es­tra­te­gia ope­ra­ti­va fue, has­ta 1973, el sis­te­ma de ti­pos de cam­bio fi­jos de las mo­ne­das, ba­sa­dos en una pa­ri­dad de ca­da una res­pec­to al dó­lar y al oro que los paí­ses te­nían la obli­ga­ción de man­te­ner. A par­tir de 1978, de­bi­do a la pre­sión de los mer­ca­dos y al in­cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes por par­te de los paí­ses con su­pe­rá­vit de ba­lan­za de pa­gos, es­pe­cial­men­te los eu­ro­peos, el sis­te­ma de pa­ri­da­des se vino aba­jo y fue sus­ti­tui­do por la flo­ta­ción de las mo­ne­das en los mer­ca­dos cam­bia­rios. Las nue­vas re­glas del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, que con los di­ver­sos cam­bios efec­tua­dos en ellas con­ti­núan en vi­gor, pa­sa­ron a ser las de lo­grar que es­ta flo­ta­ción de las mo­ne­das fue­ra lo más lim­pia po­si­ble pa­ra evi­tar las de­va­lua­cio­nes des­lea­les de la pre­gue­rra.

En la actualidad, el FMI cuen­ta con 187 paí­ses miem­bros, es de­cir, es una ins­ti­tu­ción ver­da­de­ra­men­te glo­bal. Es­tá di­ri­gi­do por un Di­rec­to­rio o Jun­ta de Di­rec­to­res ( Exe­cu­ti­ve board), que en la actualidad cuen­ta con 24 directo-

El FMI fue con­ce­bi­do co­mo una ins­ti­tu­ción emi­nen­te­men­te téc­ni­ca, independiente e im­par­cial

res eje­cu­ti­vos. El director ge­ren­te ( ma­na­ging director) es ele­gi­do por los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos, pre­si­de la Jun­ta de Di­rec­to­res y es el je­fe del per­so­nal. Es­ta es­truc­tu- ra, con la ma­yo­ría de los di­rec­to­res re­pre­sen­tan­do a va­rios paí­ses, ya su­gie­re cla­ra­men­te que el FMI fue con­ce­bi­do co­mo una ins­ti­tu­ción emi­nen­te­men­te téc­ni­ca. Los go­bier­nos, re­pre­sen­ta­dos en la ins­ti­tu­ción por los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos, han de­ja­do siem­pre un al­to gra­do de li­ber­tad a la ge­ren­cia y al per­so­nal en el plan­tea­mien­to de los te­mas y en la ges­tión del día a día de la ins­ti­tu­ción. En aras a man­te­ner su in­de­pen­den­cia y ca­rác­ter téc­ni­co, his­tó­ri­ca­men­te se ha bus­ca­do que los di­rec­to­res ge­ren­tes fue­ran per­so­nas de al­to per­fil téc­ni­co, pe­ro es­te en­fo­que se ha trun­ca­do en los úl­ti­mos años con el nom­bra­mien­to de po­lí­ti­cos en ac­ti­vo pa­ra di­ri­gir la ins­ti­tu­ción.

El ba­lan­ce de la ac­tua­ción del FMI en sus 65 años de vi­da no es fá­cil de ha­cer. La ma­yo­ría de los ana­lis­tas sol­ven­tes lo con­si­de­ran po­si­ti­vo, aun­que na­tu­ral­men­te con erro­res y tro­pie­zos que, en ge­ne­ral, han re­ci­bi­do más pu­bli­ci­dad que los acier­tos. En tan di­la­ta­do pe­rio­do de tiem­po, lleno de trans­for­ma­cio­nes y de nue­vos

El pró­xi­mo director de­be ser una per­so­na que pue­da di­ri­gir con una vi­sión glo­bal y sin ata­du­ras po­lí­ti­cas

re­tos, el FMI se ha en­con­tra­do con pro­ble­mas nue­vos a los que no le ha si­do fá­cil ha­cer fren­te. Des­ta­ca­ré tres. En pri­mer lu­gar, la ne­ga­ti­va de al­gu­nos paí­ses, es- pe­cial­men­te China, de se­guir las re­glas de flo­ta­ción lim­pia de sus mo­ne­das. Es­te te­ma ha crea­do mu­cha frus­tra­ción en el FMI y enor­mes pro­ble­mas de des­equi­li­brios en la eco­no­mía mun­dial. El se­gun­do pro­ble­ma im­por­tan­te con el que se ha en­fren­ta­do el FMI ha si­do el de te­ner que adap­tar la es­truc­tu­ra de re­pre­sen­ta­ción y go­bierno de la ins­ti­tu­ción a los cam­bios de po­der en la eco­no­mía glo­bal. En es­te te­ma se ha avan­za­do al­go, pe­ro muy por de­trás de lo que exi­gi­ría dar la im­por­tan­cia que tie­nen a las gran­des po­ten­cias emer­gen­tes.

Pe­ro el pro­ble­ma in­me­dia­to que me pa­re­ce más preo­cu­pan­te es que el FMI en­tre en una es­pi­ral de po­li­ti­za­ción. Co­mo he in­di­ca­do más arri­ba, fue con­ce­bi­do y per­ci­bi­do co­mo una ins­ti­tu­ción emi­nen­te­men­te téc­ni­ca, independiente e im­par­cial. Pre­ci­sa­men­te por es­ta per­cep­ción de que de­bía ser independiente, el FMI siem­pre re­ci­bió crí­ti­cas de que es­ta­ba de­ma­sia­do in­fluen­cia­da por Es­ta­dos Uni­dos, su ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio. Es cu­rio­so que es­tas crí­ti­cas pro­ce­die­ran so­bre to­do de Eu­ro­pa, que aho­ra ha de­cla­ra­do su de­re­cho a se­guir te­nien­do la je­fa­tu­ra de la ins­ti­tu­ción pa­ra po­der ma­ne­jar me­jor, des­de ella y se­gún pro­pias de­cla­ra­cio­nes, los in­tere­ses de Eu­ro­pa. El es­pí­ri­tu y la le­tra de es­ta de­cla­ra­ción son una gra­ve ame­na­za pa­ra el fu­tu­ro de la in­de­pen­den­cia e im­par­cia­li­dad del FMI.

La cri­sis de la eu­ro­zo­na es­tá sien­do un re­to di­fí­cil pa­ra es­ta ins­ti­tu­ción. Re­cor­de­mos que, en su ini­cio, se que­ría man­te­ner al FMI al mar­gen de los pro­ble­mas del eu­ro. Pos­te­rior­men­te, se re­cla­mó su pre­sen­cia, pe­ro en un pa­pel cla­ra­men­te su­bor­di­na­do al de los po­lí­ti­cos eu­ro­peos. Em­pu­ja­do por los in­tere­ses de es­tos, el FMI ha par­ti­ci­pa­do, por ejem­plo, en unos pla­nes de res­ca­te téc­ni­ca­men­te muy de­fi­cien­tes y que re­le­gan a un jue­go de ni­ños aque­llos pla­nes de ajus­te que va­lie­ron al FMI tan­tas crí­ti­cas por su pre­ten­di­da se­ve­ri­dad. Creo que, des­gra­cia­da­men­te, el des­con­cier­to po­lí­ti­co que acom­pa­ña la cri­sis del eu­ro ha con­ta­mi­na­do el FMI.

La elec­ción del nue­vo director ge­ren­te del FMI, en sus­ti­tu­ción del di­mi­sio­na­rio Strauss-Khan, es un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra que el FMI re­cu­pe­re la ini­cia­ti­va y la in­de­pen­den­cia que le co­rres­pon­den y que ne­ce­si­ta pa­ra su ac­tua­ción. Por es­to, creo que el pró­xi­mo director ge­ren­te del FMI de­be ser la per­so­na más sol­ven­te y pre­pa­ra­da pa­ra el car­go, sea eu­ro­pea o no, sea hom­bre o mu­jer. Y, al mis­mo tiem­po, de­be ser una per­so­na que, por su vo­ca­ción y an­te­ce­den­tes, pue­da di­ri­gir la ins­ti­tu­ción con una vi­sión glo­bal y sin ata­du­ras po­lí­ti­cas.

AU­DE GUERRUCCI / AFP

Con su di­mi­sión co­mo director ge­ren­te, Do­mi­ni­que Strauss-Khan ha abier­to el debate so­bre la po­li­ti­za­ción del FMI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.