UN MAN­DA­TO CON NUE­VO EQUI­LI­BRIO

La Vanguardia - Dinero - - INSTITUCIONES -

Un con­jun­to de paí­ses, a los que lla­ma­mos avan­za­dos, pro­du­ce y con­su­me al­go más de la mi­tad del pro­duc­to in­te­rior bru­to del pla­ne­ta; su po­bla­ción, que re­pre­sen­ta­ba el 30% de la po­bla­ción mun­dial ha­ce se­sen­ta años, no lle­ga aho­ra al 15%, y el de­cli­ve no ha ter­mi­na­do. Esos paí­ses avan­za­dos, me­dian­te una com­bi­na­ción de ex­ce­si­vo op­ti­mis­mo, prác­ti­cas fi­nan­cie­ras irres­pon­sa­bles y una re­gu­la­ción de­fec­tuo­sa, han cau­sa­do una cri­sis fi­nan­cie­ra que ha su­mi­do a bue­na par­te de la eco­no­mía mun­dial en una re­ce­sión cu­yo cos­te, por aho­ra, de­be ser al­go ma­yor del do­ble del PIB anual de un país co­mo Fran­cia.

Ban­cos cen­tra­les, go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les han acu­di­do a asis­tir a los paí­ses más afec­ta­dos; una de esas ins­ti­tu­cio­nes, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), por mo­ti­vos que no ha­cen al ca­so, ne­ce­si­ta un nue­vo director ge­ne­ral. Por una con­ven­ción no es­cri­ta, el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial es un nor­te­ame­ri­cano, el director ge­ne­ral del FMI, un eu­ro­peo (es de­cir, ca­si siem­pre, un fran­cés, un in­glés o un ale­mán); ya ha­ce al­gu­nos años, sin em­bar­go, que los 150 es­ta­dos no eu­ro­peos in­si­núan que qui­zá val­dría la pe­na dar en­tra­da a un can­di­da­to de otro país. Los eu­ro­peos van di­cien­do que sí, pe­ro aho­ra in­sis­ten en que, una vez más, el nue­vo director ge­ne­ral ha de sa­lir de en­tre los su­yos. ¿No les pa­re­ce pa­ra­dó­ji­co?

El prin­ci­pal ar­gu­men­to a fa­vor de un can­di­da­to eu­ro­peo es, pre­ci­sa­men­te, el he­cho de ser la eu­ro­zo­na uno de los pun­tos ál­gi­dos de la cri­sis ac­tual. Pe­ro hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar que el ar­gu­men­to pue­de ser no só­lo irre­le­van­te, sino in­clu­so per­ju­di­cial. Irre­le­van­te, por­que los eu­ro­peos no so­mos los úni­cos que es- ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos con los pro­ble­mas de un área mo­ne­ta­ria: ha­ce mu­chos años, por ejem­plo, que se es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de ir aglu­ti­nan­do las mo­ne­das del con­ti­nen­te asiá­ti­co, y ja­po­ne­ses, in­dios y chi­nos sa­ben tan­to de es­to co­mo no­so­tros.

Si po­día exis­tir la pre­sun­ción de que es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos sa­bían de fi­nan­zas más que el res­to del mun­do, en es­tos mo­men­tos no ca­be du­da de que no po­de­mos dar lec­cio­nes a na­die. Ni los pe­ri­fé­ri­cos –res­pon­sa­bles de ha­ber con­ce­di­do cré­di­tos a ope­ra­do­res hoy in­sol­ven­tes– ni los paí­ses acree­do­res –res­pon­sa­bles de ha­ber pres­ta­do enor­mes su­mas sin preo­cu­par­se de ver­dad de la ca­pa­ci­dad de pa­go de sus deu­do­res– po­de­mos pre­su­mir de acu­men fi­nan­cie­ro. Si de diag­nos­ti­car el pro­ble­ma se tra­ta, se­ría me­jor con­fiar la ta­rea a al­guien neu­tral, que tu­vie­ra la vis­ta me­nos nu­bla­da por los pre­jui­cios.

La per­te­nen­cia a un país de la eu­ro­zo­na –un país im­pli­ca­do en la cri­sis– de­be ha­cer sos­pe­char, se di­ga lo que se di­ga, de la in­de­pen­den­cia del can­di­da­to; en especial en mo­men­tos ba­jos del pro­yec­to eu­ro­peo, en que el com­po­nen­te na­cio­nal pe­sa mu­chí­si­mo más que el eu­ro­peo. Na­die pen­sa­ría en con­fiar la di­rec­ción del Fon­do a un can­di­da­to de un país muy en­deu­da­do: ¿se su­po­ne que uno que ven­ga de uno de los gran­des acree­do­res va a ser más neu­tral? ¡Cla­ro que no! Se su­po­ne, eso sí, que de­fen­de­rá los in­tere­ses de los acree­do­res; pe­ro eso no lle­va­rá –no es­tá lle­van­do– a una so­lu­ción más jus­ta. Al con­tra­rio: al pre­ten­der tras­la­dar to­das las pér­di­das de la cri­sis a los deu­do­res, es­tá po­nien­do a al­guno de es­tos en una si­tua­ción in­so­por­ta­ble, y por ello la per­te­nen­cia a un país eu­ro­peo pue­de ser per­ju­di­cial. Un can­di­da­to de un país ter­ce­ro po­dría mos­trar una ma­yor im­par­cia­li­dad y lle­gar a una so­lu­ción más acep­ta­ble por to­dos.

Por des­gra­cia, a es­tos ar­gu­men­tos a fa­vor de un can­di­da­to no eu­ro­peo se opo­nen tres con­si­de­ra­cio­nes, es­pú­reas por na­tu­ra­le­za, pe­ro de ma­yor pe­so que los ar­gu­men­tos en la prác­ti­ca. El pri­me­ro, y el me­nos im­por­tan­te, es que la ce­sión del Fon­do lle­va­ría a pe­dir que el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial de­ja­ra de ser nor­te­ame­ri­cano, lo que sin du­da des­per­ta­ría un re­cha­zo in­me­dia­to por par­te del Con­gre­so. La se­gun­da es que el can­di­da­to de­be­ría te­ner el apo­yo ex­plí­ci­to de los paí­ses cen­tra­les de la eu­ro­zo­na: sin ese apo­yo, su ca­pa­ci­dad de de­ci­sión se­ría nu­la, aun­que lo apo­ya­ran China o In­dia. La ter­ce­ra, y la más im­por­tan­te, es que los cri­te­rios de se­lec­ción no es­tán ni mu­cho me­nos cla­ros: el director ideal es una mez­cla de téc­ni­co y po­lí­ti­co que ra­ras ve­ces se pro­du­ce (Mi­chel Cam­des­sus fue un éxi­to).

Los paí­ses ter­ce­ros de­be­rían con­cen­trar sus es­fuer­zos en el Di­rec­to­rio del Fon­do, en pre­pa­rar un per­fil y un pro­ce­di­mien­to ade­cua­dos, y en ob­te­ner el com­pro­mi­so for­mal de los miem­bros del Di­rec­to­rio de apli­car­lo en cuan­to ex­pi­re el man­da­to del pró­xi­mo director ge­ne­ral.

En cuan­to a es­te, es ca­si se­gu­ro que se­rá, una vez más, eu­ro­peo. Pe­ro no nos ha­ga­mos ilu­sio­nes: Bra­sil, China, In­dia y Ru­sia han pu­bli­ca­do una car­ta pi­dien­do que ter­mi­ne ese co­to ce­rra­do. Hay mu­chas ra­zo­nes por las que Eu­ro­pa se es­tá con­vir­tien­do en al­go ca­da día me­nos re­le­van­te en la es­ce­na mun­dial; la pér­di­da de pe­so de­mo­grá­fi­co y eco­nó­mi­co es só­lo una de ellas: la ver­da­de­ra cau­sa es­tá en la im­po­si­bi­li­dad de tras­cen­der los in­tere­ses más pe­des­tres; los mo­men­tos en que Eu­ro­pa ha pa­re­ci­do re­na­cer de sus ce­ni­zas se han ca­rac­te­ri­za­do por la ge­ne­ro­si­dad de sus ciu­da­da­nos. Esa ge­ne­ro­si­dad no pue­de ser sus­ti­tui­da por el em­pe­ño en afe­rrar­se a si­llo­nes que ya no nos co­rres­pon­den.

JIM LO SCALZO / EPA

In­te­rior del edificio del FMI en Was­hing­ton, Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.