EQUI­LI­BRIS­MOS EN EL GOL­FO

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA -

En la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, los me­ga­pro­yec­tos ener­gé­ti­cos es­tán de mo­da. Y no só­lo en lo re­fe­ren­te al pe­tró­leo y el gas. Tam­bién en el cam­po de la efi­cien­cia, la ener­gía so­lar y la nu­clear. El boom de­mo­grá­fi­co, la ur­ba­ni­za­ción ma­si­va, el enor­me gas­to pú­bli­co en in­fra­es­truc­tu­ras, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el au­men­to de los in­gre­sos han lle­va­do a una es­ca­la­da sin pre­ce­den­tes del con­su­mo de ener­gía en la re­gión, es­pe­cial­men­te en los paí­ses pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de pe­tró­leo, que en los úl­ti­mos años se han be­ne­fi­cia­do de unos al­tos pre­cios del ba­rril.

De he­cho, en al­gu­nos de es­tos paí­ses las ta­sas de au­men­to del con­su­mo ener­gé­ti­co han su­pe­ra­do las del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, aca­rrean­do la pa­ra­do­ja de una re­la­ti­va es­ca­sez de pro­duc­tos pe­tro­le­ros, así co­mo fre- cuen­tes apa­go­nes y caí­das de ten­sión du­ran­te el ve­rano.

Ku­wait, Qa­tar y Ara­bia Sau­dí se si­túan en­tre los diez pri­me­ros en el ran­king mun­dial de paí­ses que en los úl­ti­mos 20 años han ex­pe­ri­men­ta­do un ma­yor au­men­to por­cen­tual en el con­su­mo de pe­tró­leo, con Ku­wait y Qa­tar ocu­pan­do el pri­mer y se­gun­do pues­to (se­gui­dos por China e In­dia en ter­cer y cuar­to lu­gar). No en vano, de 1990 al 2009, en el con­jun­to de Orien­te Me­dio di­cho con­su­mo se ha du­pli­ca­do. Pién­se­se que du­ran­te el mis­mo pe­rio­do el con­su­mo de pe­tró­leo en Eu­ro­pa y Eu­ra­sia dis­mi­nu­yó un 17%, mien­tras que el de Amé­ri­ca del Nor­te cre­ció un 13%.

El gran au­men­to en el con­su­mo de ener­gía en Orien­te Me­dio ha pro­vo­ca­do ya una re­duc­ción de las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo. Cu­rio­sa­men­te, las de­fi­cien­cias de su­mi­nis­tro eléc­tri­co han con­tri­bui­do a agra­var aún mas di­cha con­trac­ción, por tres mo­ti­vos: 1) el au­men­to del con­su­mo de fuel en cen­tra­les de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca, 2) el in­cre­men­to del uso de ge­ne­ra­do­res de dié­sel por par­ti­cu­la­res, y 3) el au­men­to en el con­su­mo de ga­so­li­na re­la­cio­na­do con un he­cho lla­ma­ti­vo: las caí­das de ten­sión y los apa­go­nes em-

Las ex­pec­ta­ti­vas son que las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo si­gan dis­mi­nu­yen­do en los pró­xi­mos años

pu­jan a las fa­mi­lias a in­ten­tar ali­viar el so­fo­can­te ca­lor con el ai­re acon­di­cio­na­do de sus vehícu­los, que man­tie­nen en cir­cu­la­ción has­ta que vuel­ve la elec­tri­ci­dad.

Y las ex­pec­ta­ti­vas son que las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo si­gan dis­mi­nu­yen­do en los pró­xi­mos años. Al­go que po­dría tra­du­cir­se en un au­men­to de los pre­cios del ba­rril, lo que a su vez po­dría oca­sio­nar una caí­da de la de­man­da mun­dial y un re­afir­ma­mien­to de los paí­ses con­su­mi­do­res en la ur­gen­te ne­ce­si­dad de re­du­cir su de­pen­den­cia del pe­tró­leo.

Por otra par­te, las au­to­ri­da­des de los paí­ses del Gol­fo son cons­cien­tes de que ase­gu­rar la es­ta­bi­li­dad so­cial y política de sus es­ta­dos pa­sa por sa­tis­fa­cer la de­man­da cre­cien­te de ener­gía, pe­ro tam­bién por man­te­ner unos pro­gra­mas de go­bierno muy de­pen­dien­tes de los in­gre­sos del pe­tró­leo, lo que su­po­ne un di­fí­cil ejer­ci­cio de equi­li­brio. Pa­ra su­pe­rar es­tas di­fi­cul­ta­des, los go­ber­nan­tes y las gran­des pe­tro­le­ras es­ta­ta­les han au­nan­do es­fuer­zos. Ello ex­pli­ca el com­pro­mi­so de par­ti­ci­pa­ción de di­chas com­pa­ñías en di­ver­sos pro­yec­tos de ener­gías re­no­va­bles y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Las éli­tes di­ri­gen­tes sa­ben que, a pe­sar de las gran­des re­ser­vas de pe­tró­leo y gas que sus paí­ses ate­so­ran, el au­men­to del con­su­mo do­més­ti­co de am­bos hi­dro­car­bu­ros no es la so­lu­ción pa­ra cal­mar el ya hoy preo­cu­pan­te cli­ma de ines­ta­bi­li­dad política y so­cial, ni una vía que con­duz­ca a una me­jo­ra de las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas. No ig­no­ran que el gas na­tu­ral es más va­lio­so pa­ra crear nue­vos sec­to­res in­dus­tria­les de gran va­lor aña­di­do que di­ver­si­fi­quen sus eco­no­mías, o co­mo mer­can­cía que ex­por­tar, que pa­ra ser que­ma­do en plan­tas de pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad. Y tam­bién sa­ben que el uso de de­ri­va­dos del pe­tró­leo pa­ra ali­men­tar cen­tra­les eléc­tri­cas re­per­cu­ti­rá en unos in­gre­sos más ba­jos en con­cep­to de ex­por­ta­cio­nes.

Por tan­to, no que­da más re­me­dio que uti­li­zar otras fuen­tes de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca, co­mo la so­lar y la nu­clear. Y, ade­más de es­ta di­ver­si­fi­ca­ción de las fuen­tes de pro­duc­ción, tam­bién se ha­ce ne­ce­sa­rio ges­tio­nar la de­man­da me­jo­ran­do la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Pe­ro es­tá por ver có­mo es­tos paí­ses pue­den me­jo­rar­la cuan­do los pre­cios es­tán sub­ven­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.