Ir­lan­da no ad­mi­te su in­sol­ven­cia

La so­cie­dad re­co­no­ce la im­po­si­bi­li­dad de de­vol­ver los cré­di­tos pe­ro se nie­ga a acep­tar el es­tan­ca­mien­to ge­ne­ral

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Mar­ta Alemany

La Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da se vio sa­cu­di­da es­te mes, no por otra cri­sis eco­nó­mi­ca sino por dos vi­si­tas más que sig­ni­fi­ca­ti­vas. La rei­na Eli­sa­beth II de In­gla­te­rra se per­so­nó an­te la ca­pi­tal, lo que co­rri­gió el pa­sa­do his­tó­ri­co tur­bu­len­to que se­pa­ró a los dos paí­ses y re­afir­mó los la­zos de re­la­ción eco­nó­mi­ca ac­tua­les que los unen. El se­gun­do fue el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Obama, que vino a dis­fru­tar de las pin­tas de cer­ve­za. Po­co des­pués de la de­gus­ta­ción, el pre­si­den­te dio un dis­cur­so pú­bli­co en Co­lle­ge Green, en el cen­tro de Du­blín, de­lan­te de una gran mul­ti­tud. En­tre otras co­sas, alen­tó a los ciu­da­da­nos di­cien­do que “los me­jo­res días pa­ra Ir­lan­da aún es­tán por lle­gar. No de­jéis de lu­char”. Y ven­drán, lo que na­die sa­be es cuán­do ni có­mo.

In­mer­sos en la in­cer­ti­dum­bre, los ciu­da­da­nos no lle­gan a de­fi­nir la si­tua­ción eco­nó­mi­ca exac­ta en la que se en­cuen­tra el país. En es­te sen­ti­do, el pe­rio­dis­ta Ewan McKen­na tu­vo unas pa­la­bras con Di­ne­ro. “A di­fe­ren­cia de Por­tu­gal y Gre­cia, pe­se a que la eco­no­mía ir­lan­de­sa lan­gui­de­cía se­guía sien­do su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des so­cia­les”, di­jo. Y nú­me­ros no le fal­tan pa­ra dar­le ra­zón.

El mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Mi­chael Noo­nan, de­cla­ró al The Irish In­de­pen­dent, su más “ab­so­lu­ta con­fian­za en el in­cre­men­to de las ex­por­ta­cio­nes”, las cua­les, el pri­mer cua­tri­mes­tre de es­te año han au­men­ta­do un 9,1% se­gún el Irish Ex­por­ters As­so­cia­tion (IEA). Es­te por­cen­ta­je se su­ma a otro 8 por cien­to en los sec­to­res tec­no­ló­gi­co y fi­nan­cie­ro. Pre­ci­sa­men­te, Ernst & Young afir­mó el pa­sa­do jue­ves en un es­tu­dio que la in­ver­sión di­rec­ta ex­tran­je­ra por nue­vos pro­yec­tos cre­ció un 36% el 2010, lo que se de­be tra­du­cir en la crea­ción de 6.000 pues­tos de tra­ba­jo por las mul­ti­na­cio­na­les ex­tran­je­ras a lo lar­go de los dos pró­xi­mos años se­gún el Na­tio­nal Irish Bank. Los me­dios ir­lan­de­ses anun­cian des­truc­cio­nes de pues­tos de tra­ba­jo –co­mo los 70 de­bi­dos al cie­rre del su­per­mer­ca­do Ne­nagh– que van pa­ra­le­los a la crea­ción de otros.

Va­rias ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ir­lan­de­sas han au­gu­ra­do 700 nue­vos em­pleos a fi­na­les de es­te año y Deuts­che Bank, si tras­la­da fi­nal­men­te una de sus se­des a Ir­lan­da, crea­rá otros 100. Por otro la­do, el pri­mer mi­nis­tro ir­lan­dés, En­da Kenny, ase­gu­ró que el Go­bierno quie­re po­ten­ciar, en­tre otros, el sec­tor del tu­ris­mo; un mer­ca­do que ya ha ido al al­za en un 8,6% du­ran­te el pri­mer cua­tri­mes­tre de es­te año, se­gún afir­ma la Ofi­ci­na Cen­tral de Es­ta­dís­ti­cas ir­lan­de­sa. Así pues, ¿cuál es el pro­ble­ma? “El pro­ble­ma real es que he­mos da­do de­ma­sia­do di­ne­ro a los ban­cos pa­ra que no se fue­ran a la quie­bra”, res­pon­dió McKen­na.

En tér­mi­nos de in­yec­ción de ca­pi­tal, el Go­bierno ir­lan­dés ha da­do al An­glo Irish Bank 29.300 mi­llo­nes de eu­ros, ci­fra que pue­de in­cre­men­tar­se has­ta los 34.300 en el peor de los ca­sos. Otra en­ti­dad fi­nan­cie­ra, el Allied Irish Banks (AIB) ne­ce­si­ta otros 20.500 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra que no des­apa­rez­ca. Pe­ro el Go­bierno no de­be pa­gar só­lo a sus ban­cos. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), los paí­ses de la Eu­ro­zo­na y la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­pe­ran que Ir­lan­da de­vuel­va el cré­di­to con­ce­di­do de 85.000 mi­llo­nes de eu­ros a un in­te­rés del 5,8%. Y ya só­lo es­te mes, el país de­be de­vol­ver a la Co­mi­sión Eu­ro­pea los 3.000 mi­llo­nes de eu­ros a un in­te­rés del 3,53%. Y pues­tos a ha­blar de ci­fras, no se pue­den ol­vi­dar otros 30 mi­llo­nes in­ver­ti­dos en pre­pa­ra­ti­vos y dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad pa­ra las dos vi­si­tas de Es­ta­do.

In­cier­to el fu­tu­ro, los ir­lan­de­ses so­la­men­te ven que el Go­bierno de­be acep­tar que el país no pue­de con to­do. Kenny con­si­guió un he­cho his­tó­ri­co con la vi­si­ta real, pe­ro só­lo su­pu­so unos días de ol­vi­do ciu­da­dano. Ya lo di­jo el pe­rio­dis­ta: “Lo más tris­te es que da igual lo que lle­gue a cre­cer la eco­no­mía, por­que no te­ne­mos su­fi­cien­te di­ne­ro ni pa­ra dar­lo a los ban­cos ni tam­po­co pa­ra de­vol­ver el cré­di­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.